Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 abril 2015

145305_previewLa bodega Lagar de Cervera,integrada en el grupo La Rioja Alta, acaba de presentar la nueva añada 2014 de su albariño y lo hace luciendo una renovada presentación -etiqueta y cápsula- que destaca por la nitidez y elegancia de un conjunto actualizado y acorde con la magnífica calidad de este vino elaborado en O Rosal (Pontevedra).

Una cosecha que el enólogo Ángel Suárez califica como “típicamente gallega” que permitió retrasar al máximo el inicio de la vendimia para completar, en el momento óptimo, la selección y recolección manual de la uva albariño en las fincas propiedad de la bodega de Rías Baixas.

El resultado es un vino que sobresale por su gran intensidad aromática y, especialmente, por la riqueza de matices varietales que disfrutamos en la copa. Fresco, carnoso, untuoso, complejo y muy equilibrado, este nuevo Lagar de Cervera 2014 resulta óptimo para disfrutar junto a cualquier aperitivo, así como con mariscos, pescado, ensaladas, arroces de pescado, aves, quesos frescos, etc. Un gran albariño de Rías Baixas especialmente elegante: por dentro y por fuera.

FUENTE: Alimarket Alimentación. 23.4.2015

Anuncios

Read Full Post »

Vamos a fijarnos en dos bodegas (probablemente las únicas) de la Rioja Alta que tienen en común, además de elaborar vinos de muy alta calidad, el hecho de estar formadas por pequeños  socios accionistas; esto es, que no responden a las típicas estructuras empresariales bodegueras al uso dentro de la DOC Rioja. Hablamos de VALENCISO Y TOBELOS.
bodega-valenciso-valentin-encisoCOMPAÑÍA BODEGUERA DE VALENCISO es el empeño personal, profesional, vital, de  Luis Valentín y Carmen Enciso. Hablar de Valenciso, de Luis y Carmen, es hablar de personas, de sentido común, de criterio, de profesionalidad y buen hacer. Pero quizá el término de referencia en su caso sea honradez. Quien esto escribe, conocedor de  la prehistoria de su proyecto, puede asegurar no saber de otro caso en que la creación de una bodega se haya efectuado tan sopesada, tan cuidadosa y acertadamente.

Avalados por sus trayectorias  en B. Palacios de Laguardia, en un punto decidieron  (con todas las dudas del mundo)   jugarse su pasado, presente y futuro y lanzarse en un proyecto: aglutinar amigos, conocidos y otros amantes del vino en una suerte de financiación marginal de pequeños accionistas  (que después se llamaría  ‘crowdfunding’).  Primeras añadas  en el mercado -con mucho trabajo y éxito evidente- sin bodega física; hasta que en 2006 empezaron ya a elaborar en su flamante bodega todavía sin terminar, en Ollauri.

Hay que decir que existen muy pocos lugares en La Rioja con el encanto especial que se respira en Ollauri. Sin duda, el enclave donde se asienta la bodega es idílico: natural, romántico, hermoso en la serenidad del paisaje; recogido y, a la vez, a  mano de todos sitios; un lugar perfecto para vinos que aspiran a la perfección.

Tuvieron claro que no querían dinero fácil,  trabajaban a largo plazo y la rentabilidad que iban a obtener las personas que entraban en el proyecto iba a ser parca (más o menos lo que siempre ha sido plantar viñas desde un punto de vista histórico).

Controlan y trabajan sus producciones, que son pequeñas, de una dimensión abarcable por sus personas… para ofrecer al mercado un único vino; concepto igualmente único que salta y supera todos los clichés al uso bodeguero de producir un montón de etiquetas diferentes.  Aquí radica lo más difícil, a la vez que es el factor diferencial de su bodega; se la juegan cada cosecha. Y la verdad que los resultados son realmente encomiables.

El vino ahora mismo en el mercado es Valenciso reserva 2008, presenta intenso color rojo cereza picota, de capa alta. En nariz es limpio, con una  frutalidad profunda, envuelta en nítidos especiados de buen roble. Aparecen notas de frutos silvestres, engarzados con otras que recuerdan a sotobosque umbrío (retamas, plantas aromáticas) con leves toques lácteos.

En boca, el vino es acariciante en la entrada.  Suave, sedoso; sabores que provocan sensaciones placenteras que trascienden a lo puramente táctil;  taninos vigorosos que regalan el paladar en el paso de boca con una fresca presencia frutal, con justa acidez en equilibrio (lo cual se corresponde con la añada). Final de boca donde prima la elegancia.  Vino con carácter, sin concesiones, auténtico, como pueden ser los riojas de antes y de ahora.

El vino tiene su embrujo: aúna en su fina estructura un paisaje sápido que evoca el terruño, la naturaleza, la belleza  de La Rioja y su impronta sensorial.

gerente2BODEGAS Y VIÑEDOS TOBELOS se encuentra en Briñas; y el edificio de la bodega, desde su emplazamiento espectacular a modo de avanzadilla en lo más al norte de La Rioja,  cual mascarón de proa desafía las Conchas de Haro, allá donde los Montes Obarenes  se transforman en la Sierra Cantabria.

Ricardo Reinoso es el hacedor de tal empeño. Después de ganar experiencia en otras bodegas, decidió fundar una distinta, aglutinando personas con inquietudes pero que no podían crearla por sí mismas. Y las captó, manejando el concepto de rentabilidad económico-social (también una suerte de ‘crowdfunding’)  y con unos principios claros:
Hacer buenos  vinos Invierto, sí, pero luego no me pidas más dinero Repartir dividendos cuando sea posible (realidad cumplida en los últimos años)
A día de hoy -y después de la que ha caído y está cayendo-  el proyecto no solo ha sobrevivido sino que se ha asentado y funciona. ¿Factores de éxito? La experiencia y tiento medido de Ricardo, quien tenía muy claro:
La dimensión de la bodega para que fuera factible poder conseguir la inversión Segmentos de precios de los vinos en consonancia con lo que se ofrece en Rioja Cuidar los mercados exteriores
A lo anterior se debe añadir, por supuesto, el acierto lúcido de asentar la bodega en un enclave realmente de impresión, como es Briñas y su paisaje impactante y con raigambre histórica sobre el río Ebro,  en la entrada a La Rioja, mirando de frente los farallones de San Felices y su asentamiento romano; y con el  Toloño vigilante a la otra orilla del río.

Se debe añadir igualmente la infraestructura técnica de la bodega; y la importancia fundamental de las viñas de los alrededores que aportan uvas con savia de la margen izquierda del Ebro y rioja alta; uvas marcadas por la autenticidad del ambiente geoclimático donde medran.

En fin, decir que su vino ‘top’ Leukade le fue presentado al rey emérito Juan Carlos hace poco, cuando estuvo comiendo en el Echaurren de Ezcaray. El vino catado en esta ocasión, Tobelos Garnacha 2010,  con fruta del microclima y terreno únicos de San Vicente de la Sonsierra, presenta un bonito color rojo granate; limpio y de capa media.

En nariz se manifiestan discretos aromas de frutos rojos en sazón, golosos; notas de monte bajo mediterráneo (tomillo, hinojo); guindas en alcohol; caramelo y un punto entre polen y resina sobre un fondo especiado de maderas finas.

En boca, el carácter es de una suavidad sutil: textura, sabores, experiencia táctil agradable. Frutal en el paso de boca y acidez que conforma un final amplio y redondo con taninos pulidos. Retronasal con recuerdos de toffe. Vino honrado, versátil, fácil de beber y de disfrutar.

Para quien quiera guardar botellas, es seguro que el vino transitará en el tiempo, llegando a acercarse a esos perfiles clásicos de vinos finos de rioja. No olvidemos que la garnacha jugaba un papel importante junto a la tempranillo en el éxito de lo que ha llegado a ser La Rioja en sus vinos de guarda.

Que el éxito continúe derramando chorros de pasión en forma de vino para estas dos bodegas, especiales en su conformación.

FUENTE. larioja.com.  24.4.2015

Fuente original.

http://blogs.larioja.com/a-ojo-de-buen-cubero/2015/04/24/dos-eran-dos-y-las-dos-eran-buenas/

 

Read Full Post »

Portada-monolito-192x300

Es la decisión que ha tomado el pleno del Consejo Regulador hasta que se resuelva “por vía jurídica y no solo administrativa” sobre la sanción muy grave recibida por Pablo del Villar, presidente de la DO Rueda, a causa de la expulsión de tres catadores del comité de certificación del Consejo.

El acuerdo llega tras la petición en contrario realizada por la Junta de Castilla y León, a través de la directora general del Instituto Tecnológico Agraria (Itacyl) y viceconsejera de Agricultura, María Jesús Pascual. Dicen que Pablo del Villa debe dejar de ser vocal y Presidente de la DO por considerar “resolución firme” la sanción por falta muy grave (de 31.000 euros) que había recibido mediante resolución administrativa. A partir de aquí, la Junta pedía hace pocas semanas que se cumpla el Reglamento y se celebren nuevas elecciones en el seno de la entidad, al tiempo que pedía se nombre un vocal que sustituya a Del Villar y un presidente interino.

Agroinformacion.com06092012_201933Santiago Mora, director general del Consejo Regulador, puntualiza que la Junta no puede cesar a Del Villar sino que “a partir de la interpretación que desde el Gobierno autonómico hacen de la resolución, consideran que el Presidente ya está cesado a causa de esa sanción. Es decir, son discrepancias desde el punto de vista jurídico”. Pero, por el momento, “el Presidente no está cesado, mantiene su vocalía y los consejos se continúan celebrando”.

En todo caso, Mora reconoce que este conflicto sin fin no está para nada beneficiando a la DO “pues deberían hablar de nosotros por la buena campaña que hemos tenido, por los proyectos que tenemos en marcha y no por una cuestión que es más política que otra cosa”. Y cierto es que el posicionamiento de la Junta no ha hecho más que echar leña al fuego, “pero nosotros no dejamos de ser un ente público tutelado por al Junta”.

La cuestión es que para la institución la resolución administrativa recibida por Pablo del Villar es una resolución en firme que se debe ejecutar, mientras por parte de los servicios jurídicos del Consejo arguyen que “no es firme judicialmente y cabe recurso”. De hecho, la sanción fue recurrida hace meses ante lo contencioso, paralizando hasta ahora el supuesto cese, “y está en los tribunales pendiente de valoración y resolución por parte de un juez”. En esto apoyan la defensa de Del Villar, y es donde radica la diferencia determinante con el Gobierno regional. Así lo aclara Santiago Mora. “El Consejo ha valorado la comunicación recibida, se ha leído, discutido y, en principio, lo entienden de diferente manera y se deja todo como está. La resolución no es firme judicialmente y es ahí donde radica la duda pues los reglamentos del Consejo dicen claramente que esa resolución ha de ser firme por vía judicial”. Aunque dicho esto también reconoce que no saben qué pasará, pendientes ahora de que la Junta reaccione a partir de esta decisión.

A la espera de que se produzca, también hace un par de semanas, en las páginas de El Mundo de Valladolid, a través de nuestro compañero Fernando Lázaro, el abogado de la defensa pedía la nulidad de la resolución por incumplimiento de los procedimientos administrativos, y añadía que la sanción afectaba al Consejo Regulador y no al Presidente, además de que la notificación de la Junta debería ir firmada por la consejera, quien lo nombra, y no por la viceconsejera.

Respecto a los hechos denunciados, de los que nos hemos hecho eco en Proensa.com, recordemos que Pablo del Villar fue acusado el pasado año de graves injerencias en los órganos de control de Consejo Regulador, denunciando que se estaban certificando vinos “de baja calidad”, a la vez que se le responsabilizaba del despido del secretario del Consejo, Ramón Bocos, por ser crítico con la actitud de la nueva directiva, y de haber apartado, temporalmente, a tres catadores del panel de cata de Rueda por sus bajas puntuaciones.

FUENTE: proensa.com –   Por |19 de abril de 2015.

Read Full Post »

Es el vino italiano más famoso fuera de las fronteras del país mediterráneo; sin embargo, hablar bien de él es un verdadero desafío porque no existe un producto más denostado que este singular frizzante.

la-foto

Sí, es italiano y burbujeante, pero muchos de los lambruscos que figuran en las estanterías de los supermercados ni están elaborados en el país de la bota ni proceden de la fermentación natural. El mercado español está invadido por botellas oscuras etiquetadas con los colores de la bandera verde, blanca y roja, junto a términos como amabile rosato frizzante. Una conocida cadena de supermercados ofertaba, no hace mucho, con la marca (inventada para la ocasión) Piccolo Giovanni, y al ‘módico’ precio de 1,50 euros, un vino con estas características: nombre italiano, etiqueta tricolor e incluso un cartel de reclamo con el texto “vino rosato Lambrusco”. En el etiquetado de la botella en cuestión, la palabra lambrusco no aparecía por ningún sitio y el líquido se trataba de un (sub) producto vinícola embotellado en España, cuya principal característica era, precisamente, su mayor carencia. Un fraude. Ésta es la lacra que persigue a este peculiar vino.

Naturalmente, los italianos tampoco son inocentes, ya que en este país mediterráneo también se producen muchos de estos falsos lambruscos casi en exclusiva para los mercados hispanos y estadounidenses, llevando el made in Italy como marchamo.

[Img #6926]

Si la pasta italiana es el alimento más conocido y preferido a nivel mundial, y el vino lambrusco marida a la perfección con ella, ¿por qué no se ha cuidado como se debía este binomio? Probablemente la respuesta habría que buscarla en los restaurantes italianos que tienen –o tenían– fama de baratos.

Para salir, quizá, de dudas, traigo al respecto una curiosa apreciación de Carlo Sini, profesor de Filosofía Teórica de la Universidad de Milán, que reza así: “Un vino como el Lambrusco, que explota en boca con vitalidad pero que retiene un fondo amargo, no se olvida fácilmente de las fuentes de su tierra. Un vino demasiado aterciopelado, por el contrario, ha perdido esta característica, y parece más adecuado para encuentros más refinados. El Lambrusco, sin embargo, tiene la fuerza de los encuentros verdaderos, genuinos. Es un vino, como se suele decir, sincero”.

Símbolo de un territorio

Aunque suene a tópico, el lambrusco es un desconocido. Procede de un territorio que reivindica su más profunda identidad, con personalidad propia. El ritual de su memoria se vive en la mesa diaria de la cocina emiliana. Para entender en profundidad su filosofía quizá se necesite hablar con sus viticultores, pasear por los viñedos y después compartirlo en una mesa a la italiana… con la pasta, la mamma, il nono e i bambini. Es un vino para disfrutar en grupo, alegre y refrescante, y tan versátil que se adapta a toda la paleta gastronómica.

Hijo de la campiña padana y de las colinas de los Apeninos septentrionales, la historia del lambrusco comienza en el límite de las tierras cultivadas de la provincia de Módena, en la región de la Emilia-Romaña. Nació de manera espontánea en tierras de poco valor. De la Vitis lambrusca silvestris se hablaba ya en la época del Imperio Romano, pero solo en el siglo XIX algunas líneas genéticas prevalecieron, y asumen ahora, gracias a las características naturales, una fisonomía específica. De vendimia en vendimia y selección tras selección, se llegó en la década de 1970 a codificar varios tipos de uva similares, pero diferentes; y al reconocimiento de las tres variedades de vino lambrusco con calificación D.O.C .(Denominación de Origen Controlada) aptas para una producción de relevancia cuantitativa. Éstos son: el Lambrusco de Sorbara, el Lambrusco Grasparossa de Castelvetro y el Lambrusco Salamino de Santa Croce. El denominado Lambrusco de Módena ha obtenido últimamente la Denominación de Origen Protegida (D.O.P.); y el Lambrusco Reggiano y el Lambrusco dell’Emilia, aunque están bien considerados, pertenecen a la denominación Indicazione Geografica Tipica (I.G.T.). Todos ellos son vinos con resaltantes características organolépticas: una espuma vivaz y evanescente, un perfume intenso y de fácil asimilación.

[Img #6927]En los inicios se utilizaba para su elaboración una técnica similar a la del champagne (con segunda fermentación en botella), pero ya en la década de 1960 se optó por el método Charmat, sistema que incluye una primera fermentación del mosto (para que produzca alcohol) y una segunda fermentación en grandes depósitos de acero donde se generan las típicas burbujas, seguida de un embotellado a 0 ºC en botellas oscuras y de vidrio resistente a la presión.

El Lambrusco de Sorbara tiene una tradición más antigua respecto a los otros y posee un blasón digno de los mejores vinos italianos. Sus racimos, abiertos y de forma cónica, presentan granos grandes y pequeños. Su vendimia es costosa y su calidad elevada. El tinto presenta un color rojo rubí o granate y su perfume recuerda al de la violeta, mientras que el rosado tiene un olor afrutado. La composición ampelográfica utilizada en su elaboración es de por lo menos un 60% de la uva lambrusco de sorbara.

El Lambrusco de Grasparossa de Castelvetro se elabora con la uva grasparossa originaria de una cepa que tiene una característica diferenciadora: en otoño enrojece totalmente, no solo las hojas sino también el raspajo y los pedúnculos, lo que produce un zumo de color rubí oscuro con reflejos violáceos y aroma intenso vinoso. La versión de su rosado es de color brillante y de perfume más afrutado. Se elabora con un mínimo del 85% de la uva que le otorga su denominación.

En los lambruscos de Salamino de Santa Croce se utiliza un 90% de la cepa lambrusco salamino. Su producción es abundante y se encuentra también en las dos variedades de tinto y rosado. El tinto es más claro que los anteriores y el rosado más fresco.

Atributos de calidad

A pesar de las masivas exportaciones del vino lambrusco a todo el mundo, muchas marcas son difíciles de encontrar fuera de su área local.

A pocos kilómetros de Módena se encuentra la más antigua bodega productora de lambrusco de la Región de la Emilia-Romaña. Se trata de Cleto Chiarli, propiedad de la familia Chiarli desde cinco generaciones. El viejo Anselmo Chiarli, actual propietario, observa cómo Rico Grootveldt, su mánager, nos explica al detalle (y en inglés) los pormenores de la bodega: “En esta zona, que ahora llamamos Food valley, ya había vino desde hace más de 2.000 años. Las cepas de sorbara y grasparossa no producen frutos hasta los tres años pero pueden durar entre 25 y 30 años. Ahora usamos la denominación ‘sostenible’, pero no queremos saber nada del vino biodinámico porque requiere una documentación que nada tiene que ver con el vino tradicional”. La Azienda di Cleto Chiarli (que es el nombre original de la bodega) es un gran caserón lleno de recuerdos. Ya en 1860 producía el vino para su propio restaurante, donde se conserva una botella etiquetada en 1890. Solo produce lambruscos secos, como el Vecchia Modena, uno de los vinos más prestigiosos de la comarca, elaborado exclusivamente con uva sorbara. Nos confiesa Rico que es una de las etiquetas más copiadas. Su precio en el mercado, dependiendo de la añada, oscila entre los 12 y 16 euros… ¡Nada de dos euros!

La Cantina Vini Casolari es otra bodega para aprender más secretos sobre el verdadero lambrusco. Tiene una amplia gama de vinos, pero según su enólogo, Carlo Palmisano, uno de sus mayores logros es L’intenso, un spumante rosè brut (100% de uva sorbara), que servido a su temperatura óptima de 8ºC, presenta unas pequeñas burbujas equiparables a un buen champagne. Le sigue el Scintilla d’Amore (60% sorbara /40% salamino), un lambrusco frizzante amabile, lleno de frescura y aroma frutal. Muy amoroso.

[Img #6928]

La tercera visita se centró en la Azienda Agricola e Agriturismo Garuti, con Alessio Bompani a la cabeza de la cuarta generación de viticultores. Alessio habla con pasión sobre su trabajo: “Antiguamente con la uva que maduraba primero, como la salamina, el vino fermentaba más deprisa, pero ahora han cambiado las técnicas y se pueden variar las temperaturas. La vendimia nocturna también influye en la uva. En los últimos 15 años ha mejorado mucho la calidad del vino”. También nos ilustra sobre los diferentes tipos de uva: “La cepa salamino produce un racimo con frutos pequeños y compactos, madura antes que la sorbara, que es menos tupida; un racimo puede tener dos ramas. Yo cultivo una fila de salamino y otra de sorbara, que ayuda a la polinización. También cultivo la famosa uva trebbiano de España para hacer el aceto balsámico; pero ése ya es otro tema. Vamos a la degustación. Empezaremos por un lambrusco rosado 100% uva sorbara, espumante y seco, que vamos a acompañar con unos aperitivos de queso, anchoas y unos embutidos caseros”. Perfecto.

 Para terminar, permítanme que les pinte una típica escena campestre propia de cualquier película italiana: un día soleado, una mesa bajo una pérgola emparrada, una familia modenesa sentada alrededor de una gran mesa y dispuesta a comerse unos apetitosos tortellinis… E lambrusco fresco per tutti. Buon appetito.

Autenticidad.

 Para garantizar la legitimidad del vino, los tres Lambruscos D.O.C. de la provincia de Módena son controlados por el Consorcio de la Marca Histórica, que efectúa el pertinente examen organoléptico sobre muestras anónimas obtenidas de los diversos asociados y previamente sometidas a un análisis químico. Como símbolo distintivo ha elegido el rosetón de la Catedral de Módena.

 FUENTE: SOBREMESA.

Autor: Pedro Grifol y Laura Crawford
Jueves, 16 de abril de 2015

Read Full Post »

El futuro del sector vinícola de la Denominación de Orixe Valdeorras reside en el vino godello. Al menos, así lo afirmó en O Barco el único Master of Wine español, Pedro Ballesteros.

2015041610410786743

El futuro del sector vinícola de la Denominación de Orixe Valdeorras reside en el vino godello. Al menos, así lo afirmó en O Barco el único Master of Wine español, Pedro Ballesteros. “La apuesta es el godello, pero asociado a un terreno. Valdeorras tiene 2,5 millones de kilos de godello y el mundo seis mil millones de personas. Los mercados que dan prestigio están fuera y Valdeorras es una zona única de nichos de poca producción. El vino ya no es un alimento, es un sueño y la gente quiere que sea un lujo”, dijo.

Pedro Ballesteros guió una expedición de 17 Masters of Wine, en su mayoría ingleses, pero también de Australia, Estados Unidos, Noruega, Suecia, Alemania e Irlanda. Ayer visitó varias viñas y asistió al “show cooking”, que el cocinero Álvaro Villasante preparó en el mosteiro de Xagoaza (O Barco), donde está la bodega Godeval.

“La naturaleza dio a Valdeorras una variedad de uva, un terreno y un clima, lo que falta son las personas”, expuso el Master of Wine español. “La gente debe saber si quiere que Valdeorras sea una gran región vinícola del mundo o una en la que se hacen vinos que están bien. Falta que la gente se lo crea. Se lo creen más los ingleses, americanos y suecos que he traído que los de O Barco”, dijo Pedro Ballesteros. Explicó que el mayor precio de los vinos permitirá “que se pueda pagar la uva a un precio suficientemente digno para que la gente no tenga que emigrar”.

FUENTE: JOSÉ M. CRUZ16/04/2015. laregion.es – Valdeorras

Read Full Post »

IMG_3150

 

Los vinos de la Cata, con su banderola de ánimo al Athletic de cara a la Final de Copa

SERIE DE VINOS BLANCOS con variedades de quesos.

IMG_3154

 

IMG_3146Cuatro vinos varietales para combinar con otros tantos quesos de leche de cabra, oveja y vaca. En opinión de algunos de los catadores, los últimos, con fuerza y ricos sabores, «ocultaron» a los primeros. Y sin duda tenían razón: los blancos hubieron de pelear con un delicioso «comté», del Franco-Condado, de leche de vaca, y con una larga maduración; un Ossau-Iraty francés del País Vasco y del Bearn elaborado con leche de oveja de las razas Manech y Vasco-Bearnesa; un «pata de cabra», delicioso y tradicional queso hecho con leche pasteurizada de cabra alpina procedente de la montaña leonesa. Es un queso rústico con un nuevo concepto de elaboración y afinado de pasta blanda y suave y de corteza blanquecina con mohos. Y por último un pequeño «quesuco», francés, pasta blanda de «untar», suave y cremoso, intenso en boca y elaborado con leche de vaca.

Gustó la cata de los vinos, aunque les superaran los quesos. Todos se calificaron en la categoría de NOTABLES, con ligeras diferencias de puntuación. El Louro do Bolo, Godello de Valdeoras, de Rafael Palacios, obtuvo 89 puntos: Limpio y brillante, de color amarillo pajizo. Nariz con aromas de fruta blanca, piña, hierbas, un toque a flores blancas, rosas. Intensidad. Bueno en boca repite los tonos frutales; es persistente, equilibrado. Largo en boca y con un final agradable y duradero. Con 88 puntos, es decir pegado al anterior, quedó el Quinta de Coselo, un Rías Baixas de El Rosal. Bien presentado, con expresión frutal en nariz y notas minerales. Fresco en boca, acidez equilibrada,  frutal, notas florales, complejo,  untuoso, ligeras notas a lías. El txakolí Garena, de carácter suave y grato, no pudo expresar su carácter complejo por el contrapunto de los quesos. 86 puntos, lo mismo que los obtenidos por el Rieutort, producido en Gascogne con uvas y carácter muy semejante a los vinos de Jurançon, con suaves notas de vino «moelleux», ligeramente dulce cuya aportación resultó positiva con algunos de los quesos. Es un varietal de uva Gros Manseng, una de las utilizadas como mejorantes en los txakolís del País Vasco. También 86 puntos.

SERIE DE VINOS TINTOS. Varietales (casi).

IMG_3151La serie de «tintos» resultó menos brillante que la de blancos, a la vista de las calificaciones otorgadas, aunque la selección de vinos se realizó sobre vinos de buenas bodegas, elaboración y procedencia. Con el añadido de que los vinos, siempre presentados a botella tapada, fueron «adivinados» por el pleno de los catadores, lo que ya había ocurrido con la serie de los blancos.

Bancal del Bosc, de Capçanes, en Tarragona, se calificó como NOTABLE (88 p.), con un coupage muy del cercano Priorato a base de Garnatxa, Samsó (Cariñena), Cabernet Sauvignon (no declarado en la etiqueta) y Sirah. O lo que es  lo mismo, que en la amplia zona que comprende algunas de las prestigiosas zona catalanas, se van dejando a un lado los vinos foráneos con un mayor protagonismo para las uvas propias.  Vista: Picota con ribetes púrpura. Capa alta. Nariz: Destacan aromas de frutas rojas y frutillos «del bosque», con suave aportación de madera. Boca: Frutas rojas, con intensidad; aportación de la madera de crianza; taninos cuidados; complejidad y buen comportamiento en la boca.  Intensidad en el posgusto.

La Máquina del Tiempo, D.O. Yecla, con base en la uva Monastrell (MUY BUENO 84 p.), a la vista tiene un brillante color cereza madura, con ribete rubí. En nariz se aprecian notas de frutos rojos, frutas negras, caramelos de fresa, algunas sensaciones vegetales, toques florales y de cacao.  Fresco en el paladar, cuerpo aterciopelado, madera por su larga crianza, junto a notas de fruta roja, hierbas aromáticas. Taninos maduros y final largo y suave.

Calificados también como MUY BUENOS y 84 p. ambos, Laderas del Sequé. Norte (D.O. Alicante)  y La Solana (D.O. Valle de la Orotava), han resultado dos buenos vinos. El primero a la vista es de intenso color rojo picota, con ribete violáceo.  Nariz con aromas de buena intensidad de frutos rojos y negros maduros, notas balsámicas y de monte bajo, toques de cacao sobre un fondo tostado. Boca amplia, con buena estructura, taninos suaves que le proporcionan un paso elegante en la boca. Final largo. El segundo (La Solana 2012) ofrece un color rojo cereza, capa media-alta. En la nariz destacan los aromas minerales (se cultivan las uvas en las laderas del volcán Teide), abundante fruta roja, recordando a la cereza, frambuesa, y guinda con toques de perfumes de madera nueva. En la boca presenta buena acidez, Intensidad frutal y taninos suaves. Cuerpo medio y postgusto largo, fino y elegante.

EL VINO DULCE

IMG_3153Sandeman Pedro Ximénez presenta un atractivo e intenso color caoba oscuro propio de su origen y crianza oxidativa, aromas y tacto de frutas pasificadas (uvas, higos y dátiles) y su sabor es extraordinariamente rico y dulce al paladar. Muy largo e intenso en boca.

 

DETALLE DE LOS VINOS DE LA CATA: CATA. G-II. Abril. 2015

Read Full Post »

SERIE DE VINOS BLANCOS. Sauvignon Blanc.

IMG_3062Vinos de la misma variedad, pero de diferente origen geográfico: Rheinhessen-Alemania; Nueva Zelanda; Ribera del Guadiana y Sancerre, en el Loira francés. Todos bien presentados, sin que se apreciaran diferencias en color y tono aunque dos fueran del 2010 (vendimia en febrero-marzo) y 2011, y los otros dos del 2013.Por fortuna los vinos blancos se elaboran para una mayor duración, con garantía de conservar su carácter. En cuanto a características,

el alemán ofrece en nariz y boca aromas de fruta tropical sin estridencias y con tendencia a “crecer” a medida que se atempera el vino. Tonos de hierba recién cortada. Un vino refrescante y expresivo. Calificación. NOTABLE. 89 p.

También alcanzaron la calificación de NOTABLE, (88 p. ambos) el Saint Clair Wairau, de N.Z., y La Vigne Blanche de Sancerre. El primero amarillo pálido, con aromas intensos en nariz de fruta tropical: maracuyá, y tonos cítricos de pomelo. Fresco en boca, acidez equilibrada y frutas ya apuntadas en nariz, todo lo cual le proporciona complejidad.Buen paso de boca, largo y persistente. Por su parte el vino del Loira, con buena presentación y con agradable ataque en nariz presenta aromas frutales intensos semejantes al anterior (maracuya  y toques herbáceos),que dan  carácter a la variedad. En boca es seco, algo glicérico y amplio en el paso de boca. Mineralidad característica en estos vinos. Largo y persistente.

El Alunado, procedente de Badajoz, es de color pajizo. Nariz de frutas de hueso, más que de carácter tropical. También las lías y la madera por su permanencia en barricas. En boca vuelven las frutas y la madera recuerda levemente los tonos de pasteleria. Buen comportamiento en el p<so de boca, con un final agradable. Alcanzó el NOTABLE, como los restantes, con 86 puntos.

 SERIE DE VINOS  TINTOS.  Las uvas de Syrah/Shiraz

IMG_3061El Shiraz de Vallegarcia es uno de esos grandes vinos en los que a la hora de comprarlos no abrigas muchas esperanzas de disfrutar con él, pero que en la cata se comporta de modo especial, en particular si, como en este caso, se le compara con otros vinos de la misma variedad. Color picota bien cubierto y aromas a frutos rojos ensamblados en la madera. En la boca es fresco con una sabrosa estructura,  taninos amables bien tratados, tonos de pastelería, aromas complejos y bien desarrollados a medida que el vino se abre en la copa. Un paso agradable de boca, largo y persistente. Retrogusto a fruta y especias. Mereció la nota máxima de la cata: EXCELENETE, con 92 p. Los restantes vinos, aun encajados en la calificación de NOTABLE, y puntuados con 88  el Tagonius y el Calzadilla, y con 87 el Saxemburg. fueron buenos contrapuntos del Vallegarcía, pero éste los “mantuvo” a cierta distancia.

El Tagonius limpio y brillante, intenso en color picota, desarrolla en nariz una buena expresividad frutal y tonos floraleds. Bueno y amplio en la boca, con estructura y cierta complejidad. Bien en el cierre de boca. El Calzadilla es un vino de Pago de aspecto rojo picota, con tonos de frutas rojas y de hueso tanto en nariz como en boca, En ésta se aprecian taninos integrados, pulidos, buen comportamiento en el paso de boca con un final agradable. El vino de South Africa  se muestra en nariz con intensidad alta, percibiendose frutas negras maduras. La madera aporta al conjunto una combinación y equilibrio  estructurado, elegante, expresivo y potente. Buen final en boca.

VINO DULCE. Un Pedro Ximénez.

IMG_3066Sandeman Ximénez es un vino Dulce Natural Superior de más de cinco años de vejez producidos con uvas maduras de la variedad Pedro Ximénez. Atractivo e intenso color caoba oscuro propio de su origen y crianza oxidativa, aromas y tacto de frutas pasificadas (uvas, higos y dátiles) y  sabor  intenso, rico y dulce al paladar. Equilibrio acidez/dulce que proporciona un agradable cierre de boca, con persistencia e intensidad. Calificación: EXCELENTE. 91 p.

 

 

DETALLE DE LOS VINOS Y SUS CARACTERÍSTICAS. ¡CLICK!> CATA. G-III. Abril 2015.

Read Full Post »

Older Posts »