Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Calificaciones de vinos’ Category

100 Puntos para el “rancio” de Ca les Viudes. Arrels del Priorat.

600 euros botella y una producción de 40 botellas al año.

1394229463747La lista más influyente  del mundo, la de la revista The wine advocate, la biblia del vino que dirige con nariz de hierro el gurú Robert Parker, dio hace unos días su veredicto sobre los vinos catalanes que cató su enviado especial, Luis Gutiérrez. Y hay que hacer muchísimos brindis porque son muchísimos los vinos con notas altas, y además, de todo pelaje y condición, lo que certifica que, aquí, además de calidad, hay variedad.

Y el caso que mejor ejemplifica esta teoría es el ganador, el único que ha logrado los 100 puntos, la nota máxima: Ca les Viudes, de Arrels del Priorat. Un rancio del Priorat con un siglo de crianza que llevan mimando desde hace dos décadas, en un proyecto casi temerario por ruinoso, René Barbier, santo y seña de la enología en Catalunya, y su socio Jaume Balaguer. Hace unos años, nadie habría dado un euro por una propuesta de este tipo. De hecho, casi nadie no lo hace. Así que parecía inimaginable la apuesta deParker.

Pues ahora resulta que no solo colocan un rancio en el selecto club de entre 100 y 96 puntos, sino tres. Un reconocimiento histórico. Y eso son palabras mayores porque se trata de un club cuyos miembros son definidos por la publicación como «extraordinarios, profundos, complejos, con carácter y con atributos que se esperan de un clásico». Arrels, también de la bodega Arrels del Priorat, de 30 años de crianza, y Pajarete Solera 1851, de De Muller, pueden presumir de tener 96 puntos.

«Satisface que reconozcan un trabajo que no parecía importante, que era antiguo», sonríe Balaguer, convencido de que el rancio puede enarbolar la bandera de Priorat. Eso sí, a un precio estratosférico: 600 euros. Si es tan caro es porque la producción es anecdótica: 40 botellas de medio litro. No pueden hacer más porque cada cinco años se les evapora el 40% del líquido de las barricas.

Hay varias explicaciones que explican este amor parkeriano por lo rancio. Primera: a Gutiérrez le gustan (una obviedad, cierto, pero es un fan declarado de los madeiras). Segunda: se buscan vinos distintos. Y el rancio lo es. «Son diferentes a lo que se hace en el resto del mundo», recuerda Jordi Benito, enólogo de la bodega reusense De Muller.

Al llevar alcohol etílico añadido, los productores tienen que pagar más impuestos, de modo que muchos lo han abandonado por poco rentable.

Y al ser De Muller de los pocos en Catalunya que lo continúan elaborando – y ahí llega la tercera razón del éxito-, saben cómo palpita el mercado: la demanda de este tipo de vinos en EEUU lleva tiempo aumentando.

LA ‘NORMALIZACIÓN’ DEL CAVA / La historia de Parker con el vino rancio parece seguir el mismo camino que el cava. Hace unos años, tampoco nadie habría dado nada por este espumoso en una lista como la norteamericana y, en el 2011, como si un corcho que salta por sorpresa, con todo el estruendo del mundo, la lista incluyó entre los mejores el Recaredo Turó d’en Mota de 1999, con 96 puntos.

Aquel año, además, fueron distinguidos con 95 el Turó d’en Mota del 2000 y el Reserva particular [según la biblia de Parker, un vino de entre 90 y 95 puntos es «sobresaliente, de excepcional complejidad y carácter»]. Este año, el Recaredo Turó d’en Mota del 2001 obtiene 96. Pero en el grupo de entre 90 y 95 la presencia de espumosos es enorme. Así pues, Parker y el mundo del vino que sigue sus listas como mandatos divinos ha aceptado que el cava es un producto de primera.

MUCHOS TINTOS / Además de las rarezas que suponen los tres rancios y el cava en el top 12 catalán (porque son 12 los que tienen entre 96 y 100 puntos), los otros ocho ya son más previsibles, y tintos. L’Ermita 2010, de Álvaro Palacios, un clásico del Priorat, logra 99 puntos; Espectacle 2010, de Espectacle del Montsant (también de René Barbier), y Les Manyes 2010, de Terroir al Límit (Priorat), 98. Hay otros dos con 97 (los priorats Clos Erasmus 2010, de Clos i Terrasses, y Les Tosses 2011, de nuevo de Terroir al Límit), y tres más, también priorats, de 96 (Clos Mogador 2011, Ferrer-Bobet Selección Especial 2010 y Les Manyes 2011).

EL DETALLE

Ca les Viudes
Arrels del Priorat
100 puntos

Solo se producen 40 botellas de medio litro al año de este rancio de garnacha. Destaca su sabor a miel y su punto dulce. 600 euros.

L’Ermita 2010
Álvaro Palacios
99 puntos

Garnacha de la viña más deseada de España. Es cereza, es piel de pomelo, es naranja sanguina. A disfrutar dentro de 10 años. 990 euros.

Les Manyes 2010
Terroir al Límit
98 puntos

Este priorat destaca por su explosión de fruta roja crujiente y su gran profundidad. Elegante gracias a su garnacha. 190 euros.

Espectacle 2010
Espectacle del Montsant
98 puntos

Una viña anfiteatro que es mirador del Montsant y que da como resultado una delicia de fruta con textura sedosa y fluida. 102,5 euros.

Les Tosses 2011
Terroir al Límit
97 puntos

El vino más poderoso de Terroir al Límit. Una cariñena viejísima con fruta negra más que roja y una buena estructura. 170 euros.

Clos Erasmus 2010
Clos i Terrasses
97 puntos

Un icono del Priorat. Uno de los dos únicos vinos españoles que logró 100 puntos en dos añadas (2004 y 2005). Intenso pero refinado. 149 euros.

Turó d’en Mota 2001
Recaredo
96 puntos

El grand cru del cava y el primer espumoso biodinámico. Una viña, una variedad (xarel·lo) y 12 años de crianza. 93 euros.

Arrels
Arrels del Priorat
96 puntos

Ensamblado a partir de varios vinos rancios, tiene toques de miel, frutos secos y flores. Es ácido y fresco a pesar de tener 20 grados. 50 euros.

Clos Mogador 2011
Clos Mogador
96 puntos

Su viña marcó el renacimiento del Priorat. René Barbier ensambla garnacha, syrah, cabernet y cariñena. Profundo y con carácter. 58,90 euros.

Ferrer-Bobet
Sel. Esp. 2010
96 puntos

Sergi Ferrer-Salat y Raül Bobet eligen las mejores cariñenas de viñas viejas en su bodega moderna de Porrera. Aromático y equilibrado. 55,40 euros.

Les Manyes 2011
Terroir al Límit
96 puntos

Respecto a la añada del 2010, tiene más volumen porque fue un año más cálido. Fruta roja en infusión. 170 euros.

Pajarete Solera 1851
De Muller
96 puntos
Con aromas ahumados y torrefactos, en boca es muy dulce y acaba con un punto de madera vieja y recuerdos de tabaco. 90 euros.

FUENTE: EL PERIÓDICO. GENTE Y TV. FERRAN IMEDIO – 8 DE MARZO DEL 2014

http://www.elperiodico.com/es/noticias/gente/clasicos-catalanes-3166378

Read Full Post »

Tras un concurso entre las bodegas y la decisión del Comité de Cata

Agroinformacion.com29052013_112908

El Consejo Regulador ha seleccionado los vinos que utilizará en sus actos institucionales durante el periodo de un año y que se presentan vestidos con etiquetas del Consejo expresamente diseñadas para cada categoría. Los siete vinos seleccionados entre las 182 muestras presentadas por las bodegas corresponden a los diferentes tipos y categorías que actualmente conforman la gama de vinos de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Para realizar esta selección el Consejo convoca un concurso entre todas las bodegas de Rioja y el Comité de Cata somete a cata ciega las muestras presentadas. La alta participación de bodegas en el concurso pone de manifiesto el valor que otorgan las bodegas al hecho de que sus vinos representen a la Denominación.

Según la valoración realizada por Domingo Rodrigo, Jefe de los Servicios Técnicos del Consejo y responsable de los comités de cata, la calidad de los vinos presentados es muy alta y se supera cosecha a cosecha.

El resultado final en cada una de las categorías de vino seleccionadas ha sido el siguiente:

•    BLANCO JOVEN COSECHA 2012:   Bodegas Corral S.A.

•    BLANCO CRIANZA COSECHA 2010:  Bodegas Baigorri S.A. de Samaniego (Álava).

•    ROSADO JOVEN COSECHA 2012Bodegas Tobía S.L. de Cuzcurrita de Río Tirón (La Rioja).

•    TINTO JOVEN COSECHA 2012Bodegas Olmaza C.B. de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja).

•    TINTO CRIANZA COSECHA 2010Bodegas Ruconia S.L. de Nájera (La Rioja).

•    TINTO RESERVA COSECHA 2009: Bodegas Ramírez, S.L. de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja).

•    TINTO GRAN RESERVA COSECHA 2005Bodegas Martínez Lacuesta S.A. de Haro (La Rioja).

 

FUENTE: AGROINFORMACION.COM – http://www.agroinformacion.com/noticias/
29/05/2013

 

Read Full Post »

La cosecha 2012, marcada por la sequía, ha ofrecido vinos de altísima calidad, en línea con los de las dos cosechas anterioresEl alto nivel de exigencia para superar la calificación mantiene a Rioja como referente de la máxima calidad.

17042013-3El Consejo Regulador ha otorgado a la cosecha 2012 de Rioja la valoración oficial de “MUY BUENA” como resultado del riguroso proceso de calificación mediante análisis y cata al que han sido sometidos los 253,84 millones de litros de vino elaborados por las bodegas y representados por un total de 3.800 muestras tomadas directamente de los depósitos por los técnicos del Consejo. Esta valoración global refleja la heterogeneidad de una cosecha marcada por la sequía, que afectó cuantitativa y cualitativamente a una parte del viñedo, pero que ha ofrecido un volumen importante de vinos de altísima calidad, en línea con los obtenidos en las dos cosechas anteriores, consideradas ambas ‘excelentes’.

La superior categoría de ‘calificada’ que ostenta la D.O. Ca. Rioja exige la calificación de todos los vinos elaborados, depósito a depósito, lo cual proporciona una excelente base técnica para la evaluación global de la añada realizada por el Pleno del Consejo Regulador mediante un procedimiento estadístico establecido a tal fin con total objetividad. Los requisitos para superar el examen de calificación se han elevado en los últimos años, incorporándose parámetros de calidad más exigentes, con el objetivo de que Rioja siga manteniéndose en los mercados como referente de los vinos de calidad.

El mes de noviembre comenzaba el proceso de calificación de la cosecha 2012, con un programa de recogida de muestras en todas las bodegas elaboradoras por parte de los veedores del Consejo Regulador, muestras que deben ser representativas de partidas no superiores a 100.000 litros. Cada muestra ha sido analizada en el laboratorio de una de las tres Estaciones Enológicas de la D.O. y valorada por un comité de cata integrado por tres catadores, que forman parte del panel de cata externo con que cuenta el Consejo Regulador y al que pertenecen más de un centenar de expertos. El procedimiento para la valoración organoléptica está debidamente reglado, garantizándose la confidencialidad y anonimato de las muestras catadas.

Las 3.800 muestras de la cosecha 2012 presentadas a calificación han sido sometidas a este riguroso control analítico y de cata, que han debido superar cada una de ellas para tener derecho al amparo de la Denominación. Finalmente han sido calificados 244,74 millones litros (12,59 de blanco, 12,70 de rosado y 219,45 de tinto). El resto de vinos elaborados, hasta el total de 252,17 millones de litros presentados a la calificación, no ha sido calificado en su mayor parte por corresponder a excesos de rendimiento en la producción (6,52 millones de litros), siendo rechazadas por no superar la prueba analítica o sensorial tan solo 49 muestras, lo que da idea del alto grado de perfeccionamiento técnico alcanzado en las elaboraciones.

Uvas sanas y profesionalidad, factores decisivos

Tras un ciclo vegetativo caracterizado por la sequía, cabe destacar como incidencia climatológica significativa el efecto de las lluvias caídas a finales de septiembre, que influyeron muy positivamente en la evolución de la maduración, proporcionando un mejor equilibrio final al fruto e incrementando las expectativas productivas de una gran parte del viñedo riojano. La uva cosechada presentó en su mayor parte un magnifico estado sanitario y un excelente equilibrio madurativo entre graduación alcohólica y polifenoles, lo que permitió elaborar vinos de gran calidad, con buena estructura polifenólica, especialmente aptos para la crianza en barrica y larga guarda.

Para el buen resultado final de esta cosecha 2012 también ha resultado decisiva la gran profesionalidad de viticultores y bodegas a la hora de planificar el desarrollo de la vendimia, dado que la maduración se presentaba de forma desigual entre las diferentes parcelas, lo cual exigió realizar de una manera selectiva la vendimia para obtener la máxima calidad en cada uno de los viñedos.

El volumen total de producción de la cosecha 2012 en Rioja fue de 354,9 millones de kgs. de uva, con uno de los rendimientos por hectárea más bajos de las últimas dos décadas (5.710 Kg /Ha.) y un descenso significativo respecto a la cosecha del año anterior, que fue de 387 millones de kgs. de uva. Las 62.154 hectáreas de viñedo productivo en la Denominación para esta cosecha 2012 se repartían en 58.389 hectáreas de variedades tintas, de las que se obtuvieron 331 millones de Kg. de uva, y 3.765 hectáreas de variedades blancas, cuya producción fue de 23,8 millones de Kg. La producción total finalmente amparada fue de 351,5 millones de Kg. de uva, ya que 3,4 millones de Kg. fueron descalificados por excesos de rendimiento, elaborándose un total de 253,84 millones de litros.

Fuente:El Catavinos – http://www.elcatavinos.com – 22 abril 2013.

Comentario de BACCHUS.- Bien está lo que bien empieza, y no es malo que la cosecha 2012 tenga una calificación estimable. Pero, me pregunto ¿TODAAAA? ¿¿¿Los 254 millones de litros??? Ya veo que todos no, porque de entrada el Consejo Regulador ha descalificado 3,4 millones de kilos de uva, de los 355 millones recolectados. No voy a entrar en disquisiciones baldías de la extensión del cultivo riojano (63.000 ha. mal contadas), cien kilómetros de longitud, zonas diferenciadas en condiciones climáticas, pluviales, composición de suelos, etc. etc. Y lo dejo porque no vamos a pretender que se califiquen los viñedos como se hace en Francia,  p. ej., que tampoco todo su vino es como hacer misa, pero ya va siendo hora de que se tomen medidas. 

Por otra parte díganme de que sirve evaluar la cosecha ahora si hasta pasados tres o cuatro años no nos la vamos a beber. Se ha controlado justamente al paso de  mosto a vino, pero cuando avance la elaboración, pase a madera el que va a crianza, y luego al botellero, ¿seguirá siendo MUY BUENO? Y ¿el Joven?

Pero ahora que “el comercio del vino», lo entrecomillo, se ha extendido de tal manera por Rioja, que no sabe uno a qué carta quedarse, ni qué vino comprar, (bueno, yo si lo se),  expliquen a la inmensa mayoría que se puede vender vino de Crianza (es una categoría, no un trámite) a poco más de dos euros la botella, y el Reserva (lo mismo digo) a poco más de tres euros. En determinadas marcas, claro, no en todo. Si no lo creen pasen por las «grandes superficies».

Y se me ocurren más cosas y preguntas, pero como ya tengo la respuesta, no las voy a hacer. Pero luego nos lamentamos de que cada vez se consume menos vino. Y yo me digo ¿merece la pena beber algunos de los vinos de origen Rioja que hay en el mercado? Recuerdo de pasados tiempos cuando el Rioja se diferenciaba en todo de vinos de otras zonas productoras de España, a los que se llamaba despectivamente «vinos de pasto». Y así se pagaban: la cuarta parte de un vino con D.O. Rioja (la C llegaría después), o menos. Y eran lo que valían: poco. Pero ahora las cosas han cambiado y aquellos vinos de Aragón, Jumilla,   Mancha, etc. se pueden beber y bien, a más precio que los baratos de la D.O.C. Rioja, (curioso, ¿no?), y así van las cosas.

Y quiero significar que mis comentarios se hacen desde mi condición de aficionado y consumidor de vinos de «todo el mundo/mundial» y para bien o para mal, se de lo que escribo. Y además llevo en estos menesteres cerca de cuarenta años y he bebido desde agua de floreros hasta vinos excelsos, muchos de ellos en las propias bodegas. Y bien que lo siento que esto sea así.

Read Full Post »

El crítico Robert Parker publica sus puntuaciones para los vinos de Rioja. Buscamos en la lista y te proponemos cinco buenos vinos a precio razonable.

Vinos excepcionales de la lista Parker que pueden ser interesantes para el aficionado doméstico.

Para quien no lo sepa, el crítico de vinos y exabogado Robert Parker edita desde los años 70 una publicación llamada ‘The Wine Advocate’, donde puntúa y aporta notas de cata de los vinos que para los vinos españoles prueba desde hace años su equipo de colaboradores, a uno de los cuales separó hacve unos meses de su staff a causa de rumores de percibir “coimas” . Su influencia es tal que una buena puntuación para un vino determinado (en su característica tabla de 50 a 100 puntos) puede conseguir que se agote de inmediato o que eleve su precio de forma disparatada. Tanto es así que muchos productores han ‘parkerizado’ en ocasiones sus vinos, es decir, los han ajustado a los gustos de Parker para obtener puntuaciones altas. Huelga decir que un crítico de tan elevada influencia concita también severas críticas en el mundo de la enología.

Viene esta introducción a cuento de que la revista de Parker acaba de publicar un extenso listado-ranking de vinos de Rioja, región que fue visitada la pasada primavera por uno de su nuevo colaborador-catador de vinos españoles, Neal Martin, que cató cerca de 700 caldos en diez días en la zona. Le dio tiempo también a visitar bodegas (le impresionó la de Baigorri, por ejemplo), a charlar con los productores y hasta a comerse unos pinchos por la calle del Laurel de Logroño. Y es que catar, dice Martin en su informe, es mucho más que beber y escupir.

Era la primera vez que Martin, británico de Essex, era el encargado de testar los vinos de una región española, una tarea desarrollada durante los últimos años por Jay Miller.

Y el vuelco en el resultado ha sido notorio. Diferente catador, diferente paladar, diferentes preferencias. De su lista, recién publicada en la revista americana, saltan a la vista dos detalles de suma importancia.

El primero es que son riojas clásicos, de añadas antiguas, los que copan los primeros puestos, entre los que no hay ningún ‘100’ (el vino perfecto). Entre los diez primeros (entre 98 y 96 puntos), sólo un Contador de Benjamín Romeo de 2010 se cuela entre añadas clásicas de grandes reservas. Miller era más proclive a elevar a los altares vinos de corte moderno y, durante años, los grandes riojas de añadas viejas quedaron relegados por los nuevos y más frutales vinos ‘de autor’. Con Martin, son caldos como un Marqués de Riscal de 1945; un Viña Tondonia de 1970; o un Gran Reserva 904 de La Rioja Alta de 1964 los que están en lo alto de la lista.

En segundo lugar, llama la atención que sea un vino blanco el que encabece la lista, con la misma puntuación, 98, que el citado Marqués de Riscal Reserve Medoc de 1945. Se trata de un Viña Tondonia de 1973, un vino de viura y malvasía que, sobre todo en esta excepcional añada, ya era para muchos aficionados uno de los mejores blancos que se pueden encontrar en España. Pero ahí está, peleando con los grandísimos tintos riojanos en el top.

Es muy improbable que el consumidor medio tenga acceso a los vinos mejor puntuados por Martin y Parker, botellas que, de encontrarse, se venden a precios estratosféricos. Pero un poco más lejos de la cabeza de la lista hay vinos excepcionales que pueden ser interesantes para el aficionado doméstico. No son baratos, pero el precio es razonable para quien tiene algo de pasión por el vino o quiere empezar a tenerla. Rebuscamos un poco y encontramos cosas como éstas:

 Luis Cañas Gran Reserva 2004. 95 puntos. 20 euros, aprox.- Un fenomenal vino de Rioja Alavesa a un precio fantástico a pesar de su limitada producción, para la que se utilizan viñedos de una edad media de 50 años. Siendo moderno, recuerda a la esencia de los riojas, basado en la tempranillo con un pequeño aporte (5%) de uva graciano.

La Cueva de Contador 2009. 95 puntos. 55 euros, aprox.- Benjamín Romeo, exenólogo de Artadi, puso en marcha a finales de lo 90 su propia firma en La Rioja, en San Vicente de la Sonsierra. Es uno de los grandes y el único que ha conseguido colar un vino ‘moderno’, el Contador 2010, en el top ten de Neal Martin para la revista de Robert Parker, con 96 puntos. Su Contador 2004 y 2005 alcanzó los 100 puntos y puso a Benjamín Romeo y a su bodega, empezada en una cueva y en el garaje de la casa de sus padres, en el firmamento internacional.

Contino Gran Reserva 2004. 95 puntos. Formato mágnum (1,5 litros). 95 euros, aprox.- Contino, dentro del grupo Cvne, es una de las grandes bodegas de Rioja Alavesa, de vinos fiables y seguros, en todas sus versiones de envejecimiento. Este Gran Reserva valorado con 95 puntos es un buen ejemplo de un rioja bien hecho, redondo y agradable.

La Rioja Alta Gran Reserva 904, cosecha 1998. 95 puntos. 29 euros, aprox..- La Rioja Alta es uno de los grandes grupos con base en Haro que ha extendido su influencia a  Ribera del Duero (Áster) o Rías Baixas,  (Lagar de Cervera). El Gran Reserva 904 es uno de los vinos de la bodega madre, uno de los clásicos de Rioja. Sin perder la esencia de la elaboración clásica riojana, son vinos que han sabido adaptarse a los nuevos gustos, más frutales y que demandan menor presencia de la madera.

Y un blanco. Abel Mendoza 5V. 95 puntos. 20 euros, aprox..- Es un viticultor singular Abel Mendoza, que creó su propia bodega a finales de los 80 después de que su familia elaborara vinos en la Sonsierra riojana para otras firmas hasta entonces. Alejado de los focos y de las tareas de promoción, que elude siempre, lo que se conoce de Abel Mendoza es más por el boca a boca que por expresa iniciativa de la casa. El trabajo de Mendoza ha sido muy singular, también, al recuperar o mantener variedades recomo las que utiliza en este coupage. La garnacha blanca, que procede de poquísimas cepas centenarias; la torrontés o la tempranillo blanco, muy poco usuales, dan forma a un vino untuoso, de gran densidad y potente color amarillo.

FUENTE: elcorreo.es – 20.09.12 – 19:45 – AITOR ALONSO – (Resumido)

Read Full Post »