Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 marzo 2015

SERIE DE VINOS BLANCOS – CHARDONNAY.

 

imgres

jacobscreekchardimgres-1

Serie compuesta por vinos de la misma añada, 2013, una variedad común, Chardonnay, y de distintas procedencias geográficas: California, Australia y Chile.

Presentados de manera semejante, con aromas similares y comportamiento en boca parecido. Son vinos comerciales, muy parecidos a los que se pueden encontrar en las zonas que en España los producen: Cataluña, Navarra, Aragón, etc. Nada semejante a lo que se puede encontrar en zonas de Francia como Borgoña y otras.

Por lo demás cumplen perfectamente en la mesa, a la hora de comer, y que acompañan bien a diversos alimentos. En este caso un plato de pasta con almejas.

Al momento de valorar los vinos, se calificó como NOTABLE, con 86 puntos al “Robert Mondavi” de California, “factoría” que siempre se ha distinguido por sus vinos bien elaborados y gustosos dentro de la gama media, Los otros dos vinos se calificaron como MUY BUENOS, con 85 puntos para el australiano y 83 para el chileno.

SERIE DE VINOS TINTOS – Tres de Garnacha y un cuarto de uvas foráneas

IMG_2917Cata comparativa de vinos de Garnacha de diferentes zonas, con un “tapado” a base de Merlot y Cabernet Sauvignon, a partes iguales.

A pesar de la recuperación de la Garnacha y de la notable mejora de algunos de sus vinos, catados y celebrados en nuestra Sociedad de Cata, todavía queda bastante trabajo por delante, atendiendo como es debido el viñedo (no es suficiente su longevidad), y mejorando, más aún, la elaboración de los vinos. Sin duda hay buen “fondo de armario” pero hay que trabajarlo.

En general los vinos han resultado atractivos, fáciles de beber, acompañando el palto de tortillas y pimientos, pero hay que limar “esquinas”. Bien en la presentación, sin que se aprecien antiguos tonos de oxidación que aún recordamos en estos vinos, con el carácter que da la Garnacha ahora que está recuperando el aprecio de los aficionaos, pero no basta. Hay que mejorarlo, con trabajo, humildad y paciencia. En algunas zonas que tanto usaron la Garnacha y de cuyos vinos de coupage se retiró de manera casi vergonzante, no es suficiente convertirla en monovarietal y ponerla en el mercado. Hay que dar más.

A la hora de calificar las cosas quedaron así: NOTABLE (88 p.) para el vino navarro de Los Arcos, con el que, dicho sea de paso, disfrutamos cada vez que lo catamos. Los dos restante (Vinos de Madrid y Rioja): MUY BUENOS, con 85 puntos cada uno. Por último el Idrias de Somontano, elaborado con Mwerlot y C. Sauvignon: NOTABLE (86 p).

VINO GENEROSO. MADEIRA.

10414043Producido a partir de la mezcla de variedades de uva regionales, es el  más joven de Woods Justin , sin indicación de la edad, con predominio de la casta Tinta Negra. Antes de embotellar madura al menos dos años en barricas de roble.

Vino sencillo, el más bàsico de la gama, con el carácter propio de los vinos de la isla de origen volcánico, a través de las tierras en las están plantadas las cepas, pertenecientes éstas a diferentes variedades llegadas de diferentes lugares. Bien presentado; nariz de cierta complejidad y rico en boca. Calif.: NOTABLE. 87 p.

 

DETALLE DE LOS VINOS DER LA CATA: ¡CLICK!>:  CATA. G-IV. MARZO. 2015

Anuncios

Read Full Post »

IMG_2910

Los vinos de la Cata

VINOS BLANCOS – TXAKOLIS

IMG_2913

Es el momento en el que los txakolís están ya en “sazón” para disfrutar de sus características, transcurrido el período de quietud en bodega y concluida la necexaria elaboración del vino. Elegidos los vizcainos por su procedencia: Encartaciones-Balmaseda; Bakio y Txorierri. Y como contrapunto el más conocido de los guipuzcoanos: Txomin Etxaniz.

La cata cumplió las expectativas de calidad de los vinos, con algunas diferencias, pocas, de unos a otros, resultando el más “distinto” el T.E.

Bien presentados los cuatro; limpios y brillantes, con tono amarillo pálido.

Aromas frutales en nariz y boca; acidez equilibrada; buena estructura y sencillos en su complejidad, pero gustosos en el paso de boca. Intensidad media y alta en alguno. En definitiva cuatro buenos vinos, aunque al puntuar los catadores lo hicieron así: Egia Enea: NOTABLE (87 p.); Magalarte y ADos MUY BUENO (85 p.) y Txomin Etxaniz MUY BUENO, con 84 p.

A la conclusión de la cata uno de los catadores recibió la noticia en el teléfono, de que el Txakolí Egia Enea había conseguido dos días antes Medalla de Oro en el Concurso de Cata que organiza cada año la U.E.C., y que es uno de los más prestigiosos de nuestro país, con alcance y concurrencia internacional. Celebrado el premio otorgado por la presencia del txakolí en la cata, desde aquí enviamos nuestra cordial enhorabuena a Bodegas Bizkai Barne, de Orozko, y en particular al “padre de la criatura”  Alfreso Egia.

VINOS TINTOS – Portugal y +

IMG_2914Se trataba de conocer algunas de las “castas” de los vinos tintos de Portugal, repartidas en tres Denominaciones distintas: Alentejo, Douro y Lisboa. Las variedades: Alicante Bouschet, Aragonez, Touriga Franca y Touriga Nacional, en diferentes coupages y proporciones. Y como elemento de discordia un vino de Matarromera, de la D.O. Ribera del Duero, elaborado con Tempranillo.

Los vinos dieron buen juego y la cata estuvo muy animada en el intento de “descifrar” los diferentes vinos, lo que resultaba bastante difícil, excepción hecha del Matarromera. A pesar de la cercanía y de las mejoras  hechas en Portugal  para elevar la calidad de los vinos, superando aquellos imbeblibles Däos y Bairradas, únicos conocidos y bebidos en España hace una veintena de años, los aficionados españoles no se deciden a consumir los tintos portugueses y poco más los blancos, que también han mejorado notablemente. Bebemos de rutina, lo conocido, lo que creemos que es único y superior, perdiendo la oportunidad de conocer y disfrutar con otros vinos que poco tiene  que envidiar a la “media” de los que por aquí conocemos, y manteniendo la “paridad” de precios de unos y otros. Pero esta es una cuestión que no hace al caso, y vuelvo a los detalles de la cata.

El citado Matarromera, Crianza 2012 y 100% tempranillo, fue el mejor valorado y apreciado, dentro del carácter que ofrece esta marca: Bien presentado. Notable en nariz, con aromas de fruta compotada, madera, especias, etc. Y en la boca buen comportamiento con tonos de frutas rojas, madera, toffe, taninos suaves, intensidad aromática, y con buen final de boca. NOTABLE con 89 puntos.

El RUFO do Vale D. Maria, de la denominación DOURO, a base de Touriga Franca y Touriga Nacional y 12 meses de crianza en botas usadas, resultó muy agradable por sus características y la media de puntuación le otorgó también un NOTABLE, a tan solo un punto del anteior: 88 p.

El vino de la D.Regional Lisboa, con Touriga Nacional y Aragonez, a partes iguales, y seis meses de crianza, satosfizo a la mesa de cata, apreciando la suavidad y buena elaboración. En algún lugar tengo leído que la casta  Aragonez, de clara procedencia aragonesa, guarda semejanzas con la Tempranillo, aunque no he podido averiguar si tal relación existe, o es una “historieta” de los portugueses.

Sin duda que se trata de una uva de antigua estirpe, pues en 1513 Alonso de Herrera publicó un tratado de Agricultura General , con  un amplio tratamiento de la vitivinicultura de entonces, prácticamente inmóvil desde que Lucius Junius Moderatus, de sobrenombre Columela (Gades, Bética, 4 d. C. – Tarento, ca. 70 d. C.) escribiera sus tratados sobre  agronomía, con importantes referencias al vino. Pero en el Siglo I.

Pues bien, el Maestro Herrera, dentro de las 15 o 20 variedades que menciona en su libro, y pocas más se conocerían por su nombre y características, define y trata de la uva Aragonés, de la que ofrece sus características principales, que no enumero pues no hace al caso. Pero dejo aquí la cuestión por si alguien más versado que yo en la cuestión me puedo aclarar algo al respecto.

Vuelvo a la cata  para indicar que el vino Quinta das Carafouchas, motivo de la disquisición que acabo de hacer, también mereció la calificación de NOTABLE, con 86 puntos.

Por último, el Pinta Amores, del Alentejo, quedó calificado como MUY BUENO, con 84 puntos.

VINOS ESPUMOSOS

DOS IMG_2915espumosos cerraron la Cata: Un champán Laurent Perrier y un cava del que no se tomó la referencia de marca y elaborador, aunque la bodega está ubicada en Subirats, Barcelona.

Ambos se han calificado como Notables, con 88 y 86 puntos, respectivamente. Y es que el champán, quizás por su abundante proporción de Chardonnay no estaba en el “carácter” de los vinos de Champagne, y que a su vez el Cava en su proporción de variedades era la adecuada.

 

Detalle de los vinos de la Cata: >¡Click!>: CATA. G-II. MARZO 2015.

 

 

 

Read Full Post »

Al menos una de ellas te tiene que gustar ¡Hay recetas para todos los gustos! Así que no tienes excusa para no intentarlas. Invita a tus amigos a casa y recíbelos con esta deliciosa bebida en la versión que más te guste.

sangria-bebida-con-vino-y

Si te gusta la sangría, debes intentar estas 10 recetas originales para preparar sangría con diferentes sabores ¡Veamos cuáles son! Una recomendación elemental: No utilizar vinos de baja calidad, pues la sangría gusta más, cuando los ingredientes son de bien nivel. Y el vino es uno de los importantes.

Quizás habrá quien se sorprenda al saber la que D.O. Rioja, en sus años de “nebulosa” de mil taintatos, llegó a “acreditar” una sangría industrial elaborada por Bodegas Rioja Santiago, con destino al mercado USA especialmente.

Las sangrías que se ofrecen a los turistas, para poder pasar esos arroces mal llamados “paellas”, han alcanzado tal descrédito que han desviado el consumo de buenas sangrías, mejor hechas por uno mismo, aunque hay bares y restaurantes que las bordan.

10. Sangría de invierno

Ingredientes:

6 higos secos en rodajas
6 albaricoques secos en rodajas
½ taza de arándanos secos
½ taza de pasas
¼ copa de brandy
2 cdas de miel
750 ml de Merlot
10 oz de soda

Preparación:

Lleva a fuego medio-bajo la fruta seca, el brandy y la miel. Cocina por unos minutos y deja que enfríe un poco. Antes de refrigerar, incorpora el vino.

Deja que pasen unas cuantas horas (hasta 24 hs. es lo recomendable) y está pronto para servir. Sirve en una jarra, añade la soda, mucho hielo y listo.

9. Sangría de naranja y menta

Ingredientes:

2 naranjas en rodajas
8 kumquats (naranjo enano o quinoto)
3 cdas de azúcar en polvo
¼ taza de Triple Sec o Grand Marnier
½ taza de hojas de menta fresca
750 ml de Sauvignon Blanc
8 oz de soda

Preparación:

En una jarra mezcla las frutas en rodajas con el azúcar, el triple sec y las hojas de menta. Incorpora el vino y mezcla bien. Refrigera hasta 2 horas y, antes de servir, añade la soda.

8. Vino blanco al melocotón

Si prefieres el vino blanco y otras frutas (como los melocotones) antes que el tinto y los cítricos, entonces debes probar esta sangría blanca al melocotón.

Ingredientes:

1 cucharada de azúcar
1 cucharada de agua
1 taza de melocotones cortados en rodajas
1/2 taza de naranjas en gajos o rodajas
1/2 taza de zumo de naranja fresco
1 botella de vino blanco
1 onza de triple seco
1 onza de vodka con sabor a naranja
Chorro de soda

Preparación:

Coloca el azúcar y el agua en un pequeño bol para llevar al fuego y crear un sirope simple. Una vez hecho, que te llevará un minuto, saca del fuego, y deja enfriar. Ahora toma una jarra y añade las frutas cortadas en rodajas. Luego, por este orden el zumo de naranja, el vino, el triple seco y el vodka.

Ahora que ya tienes tu sangría casi lista, deja reposar en la nevera al menos dos horas. Luego sácala y añade el sirope simple removiendo bien.

7. Sangría blanca

Ahora, si lo que quieres es simplemente modificar la bebida (dejando la fruta como en la receta original), será mejor que sigas estas receta para preparar sangría blanca tradicional.

Ingredientes:

1 botella de vino blanco.
2/3 taza de azúcar blanca.
3 naranjas en rodajas.
1 lima en rodajas.
1 limón en rodajas.
2 onzas brandy (opcional).
1/2 litro de soda.

Modo de preparación:

Verter la cantidad de vino blanco que dicta la receta en una jarra o recipiente, añadir las rodajas de naranja, limón y lima (sin semillas). Luego, añadir las dos onzas de brandy (aunque es opcional). Agregar el azúcar a la mezcla y dejar reposar durante todo la noche. Al día siguiente, añadir la soda (o ginger alé, si te gustan las bebidas un poco más dulces) y está lista. Si deseas servir de inmediato, ya que esta sangría blanca tarda toda una noche en reposar, utiliza vino blanco bien frío y acompáñalo con mucho hielo.

6. Sangría Limoncello

Ingredientes:

1 taza de frambuesas
1 taza de fresas
½ taza de moras frescas
1 limón mediano en rodajas finas
12 oz de limonada rosa concentrada
4 oz de Limoncello (licor de limón)
750 ml botella de Prosecco o vino espumoso frío

Preparación:

En una jarra mezcla la fruta con la limonada y el licor de limón. Enfría entre 4 y 24 hs para que los sabores se fusionen. Antes de servir, añade el Prosecco y listo. Sirve en vasos altos con mucho hielo.

5. Jengibre y arándanos

Si aún no conoces los beneficios del jengibre, esta es tu oportunidad. Intenta esta deliciosa sangría de ginger y arándanos para disfrutar de una bebida saludable.

Ingredientes:

1 taza de licor de jengibre
2 botellas de vino seco rosado
1 naranja cortada en rodajas finas
1 taza de arándanos
1 taza de fresas, cortadas y trituradas
1 taza de soda
1/2 taza de azúcar

Preparación:

Para conseguir esta deliciosa sangría de jengibre y arándanos vas a tener que mezclar en una jarra ancha y con la ayuda de una cuchara de mezclas el licor de jengibre, el vino, el azúcar y las frutas. Tras hacerlo, deja reposar en el frigorífico durante al menos dos horas.

Después, sácalo del frigorífico, y añade la soda. Si quieres, puedes servirla en la mesa directamente en la jarra y dejar que cada cuál se sirva.

4. Melón y kiwi

Aquí tienes una versión de sangría verde que no puedes dejar de probar.

Ingredientes:

3oz de vino blanco tipo Pinot Grigio
1oz de zumo de kiwi fresco
2oz de zumo de melón verde fresco
1/2oz de sirope de miel
1/4oz de zumo de lima fresca
1 lima para decorar

Preparación:

Lo primero que debes hacer es preparar los zumos de frutas que hemos mencionado en los ingredientes y tenerlos listos para añadir e la mezcla. Luego, has de hacer el sirope de miel, que como te hemos explicado consiste en mezclar a partes iguales la miel y el azúcar.

Ahora que ya tenemos todo lo necesario, comenzamos por servir el zumo de kiwi. Luego añadimos lel sirope de miel.

Después el resto de zumos de frutas y ya por último el vino que hemos seleccionado para esta sangría de frutas verdes.

Para finalizar, añadimos un par de cubitos de hielo, y cortamos la lima para decorar el vaso en el que vamos a servirla. Éste debe ser en la medida de lo posible o ancho, o una copa grande.

3. Puesta de sol

Ingredientes:

2 cdts de cáscara de lima finamente picada
1 taza de jugo de limón
4.3 taza de azúcar
Hielo
750 ml de Pinot Noir frío
1 nectarina (o pelón) sin carozo y en rodajas

Preparación:

Mezcla la cáscara de limón, el jugo y el azúcar en 4 tazas de agua. Revuelve hasta disolver el azúcar y refrigera por lo menos 2 horas.

Sirve en 6 vasos cubriendo 2/3 con la mezcla anterior. Completa cada trago con el vino y decora con las rodajas de nectarina.

2. Albahaca tailandesa

Si quieres probar esta variante que promete un gran sabor, sólo sigue esta receta de sangría con albahaca tailandesa.

Ingredientes:

1/4 taza de azúcar
1/4 taza de agua
8 ramitas de albahaca tailandesa
Ralladura de 1 limón en tiras de 3 pulgadas
Ralladura de 1 naranja en tiras de 3 pulgadas
2 botellas refrigerados Pinot Grigio
3/4 taza de brandy
1/2 taza de jugo de naranja fresco
Hielo
Soda helada
12 rodajas de naranja para decorar

Modo de preparación:

En una olla pequeña combinar el azúcar y el agua y llevar a hervor revolviendo para disolver el azúcar. Retirar la cacerola del fuego. Agregar las ramitas de albahaca y las cáscaras de limón y naranja. Dejar reposar revolviendo frecuentemente hasta que se enfríe. Desechar las ramitas de albahaca y las cáscaras.

En una jarra grande combinar el almíbar de albahaca con el vino, el brandy y el jugo de naranja. Servir en vasos llenos de hielo y decorar cada vaso con una rodaja de naranja.

1. Receta clásica

Y como no podía ser de otra forma, cierro este top 10 de sabores de sangría con la preparación tradicional.

Ingredientes:

1 botella de vino tinto
2 oz de jugo de limón
2 cucharadas de azúcar
3 rodajas de naranja
3 rodajas de lima
3 rodajas de limón
6 oz de brandy
3 oz de triple sec
Hielo
También pueden agregar otras frutas.
Modo de preparación:

En una jarra colocar las rodajas de lima, limón y lima, agregar el jugo de limón y el azúcar. Machacar con la ayuda de una cuchara de madera. Agregar el vino tinto, el brandy y el triple sec, remover y agregar hielo. ¡Ya tienes pronta tu sangría de vino para servir y disfrutar!

FUENTE: INFORME21. 20.3.2015 – http://informe21.com/alcohol/top-10-recetas-de-sangria-que-deberias-probar-alguna-vez-en-tu-vida

Read Full Post »

El periódico The Washington Times publica en su número de hace dos días (20 de marzo), una lista de bodegas y vinos denunciados por contenido excesivo de arsénico.

La noticia procede de la Associated Press y está fechada en Los Ángeles (CA).

Las 83 botellas de vino citados en una demanda esta semana por tener niveles peligrosamente altos de arsénico, proceden de 28 bodegas de California y se embotella bajo 31 etiquetas de marca diferentes. Algunas de las etiquetas incluyen varios tipos diferentes de vino, como el merlot, chardonnay, burdeos, rosa, etc.

La noticia incluye, además el listado de vinos y marcas que me abstengo de reproducir por un elemental respeto mientras se substancian las denuncias, y porque, aparentemente, no se trata de vinos que circulen por nuestros mercado más cercanos.

 

 

Read Full Post »

image_content_2757827_20150308233914

Daniel Gómez Jiménez-Landi y Fernando García (en la imagen) forman parte de una nueva generación de jóvenes bodegueros inquietos que revolucionan el panorama.

¿Por qué no beben tinto los jóvenes? ¿Por qué es imposible ver a un grupo de amigos en un local nocturno con un reserva en la mano en lugar de con un gin tonic? Ésta es la eterna pregunta que se hacen los bodegueros, sumilleres y elaboradores. Una de las grandes asignaturas aún suspensas del sector vitivinícola. Sin embargo, ellos son optimistas, porque la escena poco a poco va reflejando un cambio. ¿Cómo? Gracias al ingenio de unos cuantos amantes de la música y de esta bebida de la que España es productora que, frustrados por no encontrarlo en las barras de las salas de conciertos y de los espacios de ocio, decidieron hacerse escuchar. «El vino es una bebida festiva y social», dice Pilar de Haya, portavoz de Winemarkers, una banda que celebra que «la música también se toma en copa». Junto a su grupo, siempre en el escenario con un vino, promueve el maridaje de éste y la música en presentaciones divertidas en las que los expertos se expresan con un lenguaje entendible: «Los bodegueros se han dado cuenta de que han de cambiar su discurso. No hace falta entender de enología para disfrutarlo, porque, simplemente, debe emocionar al consumidor. En el mundo de la cerveza nunca existió este error. Piensa que en el año 1964 se bebía más vino que cañas, pero el sector cervecero ha sabido unir su consumo a distintos encuentros deportivos, a amigos, a risas…», concluye la también periodista. La siguiente cuestión es analizar por qué es tan complicado entrar en el bar de moda o en una discoteca de madrugada y que el camarero te sirva un reserva, una escena que, tanto en EE UU como en Europa, es posible, excepto en España. Es tendencia que inquietos sumilleres busquen novedades a precios asequibles para atraer a una clientela joven. Tanto es así, que allí lo que casi está mal visto es saltar a la pista de baile con una copa de trago largo, y en Londres, la moda entre las féminas es comenzar la noche con un Chardonnay o un Pinot Grigio.

Discoteca pionera

En España, sin embargo, el consumo no despega a pesar de que se elaboran cada vez mejores ejemplares y resurgen interesantes zonas en las que se trabaja con una gran sensibilidad hacia el viñedo; algunas bodegas se esfuerzan en renovar su imagen y en numerosos restaurantes apuestan por ofrecer cartas sugerentes legibles para consumidores no especializados. Pero no es suficiente. Para contribuir a la nueva revolución enológica que está por venir y para mejorar los datos facilitados por el Ministerio de Agricultura, que desvelan que nuestro país registra una media de 16,35 litros por habitante al año, frente a los 50 litros de los franceses y los más de 37 de los suizos y que nos gastamos en vino la mitad de dinero que hace 20 años, la discoteca Déjate Besar incluye en su oferta una corta, pero muy estudiada, selección de vinos por copas diseñada por José Manuel García. Etiquetas nacionales como internacionales de pequeños productores, como Finca Resalso, Ziries, un ecológico de gran personalidad de Castilla- La Mancha, Mestizaje (Levante), Madre Mía (Toro), Navaherreros (San Martín de la Vega, Madrid) o Schoffit, un Riesling de La Alsacia. El precio ronda entre los 4,50 y los 7,50 euros, además de tener la posibilidad de pedir una botella a un precio contenido y, si entre los suyos no se la terminan, poder llevártela a casa.

Según palabras de José Moro, España puede presumir de tener una mayor cultura enológica que hace unos años: «El consumidor ya diferencia una cosa básica: si una etiqueta le gusta o no, si le transmite alegría. No es necesario descubrir los cien matices que analizamos los profesionales, algo de lo que el consumidor huye», señala el presidente de Bodegas Emilio Moro, consciente de que él y sus colegas deben cambiar el lenguaje con el que comunican su producto: «Parece que cuanto más complicado escribimos, más sabemos, y nos olvidamos que de esta manera peor nos expresamos». Ha de verse como algo fácil de beber y sencillo de contar. Los profesionales deben aparcar el lenguaje con el que ellos estudiaron el vino. «No hace falta hacer un máster para tomarse uno. Cuando pides una cerveza, ¿te preguntan si quieres una de triple fermentación? Cualquier bar debería ofrecer un buen cava y una excelente etiqueta de la zona. En España se recuperan variedades autóctonas de las que nos sentimos orgullosos. Otras disciplinas deberían ayudar. Si en las series de televisión y en el cine aparecieran chicos y chicas bebiendo vino, sería un paso. Esto va a llegar», añade Quim Vila, propietario de Vila Viniteca.

Sobre cómo hacer entender a los jóvenes que beber vino mola, se explaya Maite Corsín en «Terapia antiestrés para entender de vinos» (Martínez Roca), un libro de cabecera tanto para ellos como para profesionales con ganas de modernizarse: «Hay que estudiar cuáles son sus hábitos, sus costumbres. Ofrecer envases ergonómicos y un ‘‘packaging’’ de cajas con buenos diseños para llevar, incluso, en bicicleta. También es positivo organizar actividades, catas divertidas y rutas de enoturismo. En definitiva, experiencias que les animen a adentrarse en el mundo vitivinícola», explica. «¿Necesito un psicólogo para comprar un vino?», «No entiendo de vinos» y «¿Dónde está mi crítico?» son algunos de los capítulos de esta obra en la que cuenta cómo salir airoso de una estantería repleta de etiquetas y ser capaz de adquirir una sin equivocarse teniendo en cuenta cómo y en qué ocasión la vamos a beber y que eso de que los reservas son los mejores y que los de cinco euros son imbebibles son pamplinas.

Un calimocho, también

Y es que, en nuestro país, la mayoría de los jóvenes no quiere ni oír hablar de esta bebida, que asocian a los mayores: «En mi casa se ha bebido durante las comidas y las cenas. Hoy, esa cultura ha cambiado. Las familias ni siquiera se reúnen delante de una mesa a causa del ritmo de vida que llevan y se convierte en un lujo extraordinario para consumir sólo en restaurantes o cuando hay invitados en casa», reflexiona Moro, quien culpa a la mala política de comunicación y marketing de las bodegas, muchas de ellas, pequeñas y familiares «que no se pueden permitir los mismos gastos en publicidad que una gran cervecera. Otro obstáculo es el precio. Es más barata una caña que un vino. Algo se está haciendo mal». ¿La solución? Según Juancho Asenjo, profesor y experto en la materia: «Volver a las raíces. No importa que hagan botellón, que lo mezclen y que beban calimocho. Antes, era un sacrilegio, pero es importante acercarlo de la manera más fácil con el fin de que luego lo disfruten en toda su amplitud y ocupe un espacio en la mesa. España no ha sido un consumidor de vino por placer, sino porque era un alimento más barato que la comida. En cuanto dejó de ser así, bajaron sus ventas. No se ha hecho una campaña dedicada al consumo sano y moderado», concluye.

David Muñoz, por su parte, trata de llevar su arriesgada propuesta gastronómica, de sobra conocida a, según califica, este «dogmático sector». Reconoce que desea hacerlo más hedonista: «Hemos logrado que lo sea la cocina. A cualquier persona que le guste comer, da igual cuántas veces haya disfrutado en un restaurante más o menos moderno o cuánto conocimiento tenga de una culinaria u otra, le apasiona seguro una experiencia en DiverXO o en StreetXO. Y esto no ocurre con el vino ni en la coctelería. La democratización y la forma de avanzar de la cocina no han llegado a éste», reconoce. Y nos pone un ejemplo: «Yo te puedo servir un carpaccio de gamba roja, ésta en un dumpling o a la plancha, y todos estos contextos tienen sentido mientras el producto conserve sus cualidades. En el mundo del alcohol no es así. Parece que si perviertes la esencia de éste, lo estás maltratando. Se trata de ampliar el espectro de actuación. El discurso ha de ser mucho más amplio», prosigue Muñoz, que, con la ayuda del sumiller Javier Arroyo, apuesta por potenciar, variar y modificar las propiedades de éste en su esencia, incluso la forma y el continente en el que beberlo. En pipetas, en cuchara, que el sumiller da a probar al comensal, con esferas de whisky de Malta, en pajita o en la misma concha de una ostra. También, aliñado con aceite de pepitas de uva o con especias marroquíes. Hay que jugar con el consumidor.

Lo cierto es que en numerosas ciudades y pueblos de España se organizan divertidas iniciativas para incitar a los futuros consumidores. Muy recomendable es no dejar escapar del calendario Evento Sarmiento, en el Bierzo. Producciones Sarmiento organiza desde ludocatas hasta un concurso fotográfico, titulado «Momento Sarmiento», y otro de narrativa, siempre con música de fondo. En el caso de que le apetezca recoger uvas a la luz de la luna, además de disfrutar de una cena en la que vino y arte es uno, Bodegas Vihucas convoca vendimias nocturnas con recitales de poesía y conciertos. Neo (Castrillo de la Vega. Burgos), por su parte, cuenta con un estudio de grabación en la misma sala de barricas diseñado por Philip Newell, ingeniero de sonido de Virgin. Detrás está Javier Ajenjo, coordinador de Sonorama, uno de los mejores escenarios que demuestran una larga vida para el rock y el vino. También lo son el enoFestival, que acoge el Círculo de Bellas Artes, y la segunda edición de la Cumbre Internacional del Vino, que tendrá lugar del 12 al 14 de marzo, y que contará, además de con la ponencia de Josep Roca, entre otros especialistas, con un «show cooking», una jornada de puertas abiertas por diversas bodegas castellano-manchegas y con la Noche en Vino, que contará con José Mercé, Pitingo, El Cigala y Niña Pastori.

FUENTE: LA RAZON.es. 8.3.2015. Autora Tonia Ferrandis.

Read Full Post »

 

 

 

 

 

 

 

eff7a424efb7cba47333de2cfbece187_M

 

Desde el siglo XIX Vinos Guerra ha vivido miles de vendimias y decenas de altibajos. Ahora saca lustre a sus mejores valores, sus 1.000 viticultores, su viña vieja y nueva, y los convierte en vinos de estilo nuevo, frescos y minerales y, atentos a los gustos de la vanguardia, en unos vermouths reserva, complejos y deliciosos, que se están convirtiendo en la estrella de las barras de moda.

El Bierzo en general y Cacabelos en particular ostentan una tradición vinícola que tuvo su apogeo en la Edad Media, en el feudo del mítico obispo Gelmírez y en la condición de parada y fonda en el Camino de Santiago. Con inevitables altibajos, esa herencia se ha perpetuado e incluso florece en los últimos tiempos, desde que la producción y elaboración se organizan como Denominación de Origen, y más aún después, cuando la moderna enología redescubre este joyero de la uva Mencía.

Pioneros entre los pioneros

Pero la bodega es muy anterior. Los vinos de los hermanos Guerra eran famosos a uno y otro lado del Atlántico mucho antes de que se constituyera la denominación de origen. En 1879 pusieron en el mercado sus primeras botellas, encorchadas a mano. Eso sí, cuando llegó la electricidad fueron de los primeros en aplicarla al embotellado y, con ese talante pionero, su teléfono llevaba el número 2, justo detrás del del gobernador. Pero fue su sucesor, Antonio Díez Guerra, quien conseguiría consolidar el comercio del vino muy lejos de las fronteras locales, y así lo reconoce como homenaje su busto que preside la Plaza Mayor de Cacabelos.

Las cifras son sorprendentes: en 1930 vendían 15 millones de botellas en las que al vino de la zona tenían que sumarse otros venidos de Jerez o de La Mancha, ya que la producción local no era suficiente. Y resulta aún más admirable su concepción del marketing y merchandaising, incluso antes de que estos palabros se acuñaran. Banderines pintados y bordados, botellines individuales de 20 cl tapados con chapa, oficina comercial en La Habana…

Vino y más que vino

… y en la producción, no solo vino sino coñac, anís, el espumoso que aun podía llamarse Champagne y, en los años cincuenta, a la vuelta de un viaje a Norteamérica, la Cola York, con fórmula diseccionada de la original por el farmacéutico del pueblo. Un exitazo.

Bien es verdad que al introducirse Coca-Cola en España presentó un pleito largo y tenaz. Al final ganó Guerra, pero había dejado en ello su pecunio, de modo que, arruinado pero imparable, impulsa la Cooperativa Vinos del Bierzo, que hasta hoy cuenta con 1.000 socios.

Nació en 1963 como cooperativa comarcal con los propietarios de 1.000 hectáreas de viñedo controlado en varios municipios vecinos. El volumen y la extensión de sus instalaciones la bautizan como la Catedral del Vino en la región. También sus instalaciones, que les permitían elaborar cantidades astronómicas y vender, por ejemplo en Madrid, 30.000 botellas semanales.
A finales del pasado siglo, la enología del Bierzo se revoluciona; la uva Mencía y esa tierra agreste, donde vegeta superando las dificultades del suelo y del clima, despuntan con capacidad de dar vinos elegantes, potentes pero complejos y deliciosos, modernos.

Los Guerra clásicos mantienen su enorme mercado en la línea de alimentación, pero hace un par de años un nuevo equipo encabezado por Pablo Franco y Mario Rico redefine el modelo de viticultura y el estilo de los vinos. Ahora el control del campo funciona destacando entre los viticultores de cada pequeña zona un coordinador que promueve para todos las labores que garantizan la calidad de la uva, los tiempos y modos de poda, el calendario perfecto de vendimia, el estilo de los vinos y, como novedad con enorme éxito, los vermouths, ahora que el aperitivo los ha vuelto a imponer en barras y copas. El Tinto Reserva se elabora con vino rosado de Mencía, mientras que el Blanco Reserva es fruto de un coupage donde prima la Godello. A eso se suman 50 ingredientes en la maceración, se cría durante 18 meses y se sirve desde el grifo para que mantenga siempre intacta su complejidad, su intensidad.

En los vinos actuales, en los que combinan el acero inoxidable con el tradicional hormigón, su ejemplo es el estilo del Ródano: vinos atlánticos, vinos frescos, no excesivamente intensos, con fruta y que destaquen la mineralidad, la memoria del terruño. Así nacen, jugando con su nombre, los jóvenes Armas de Guerra, cuya etiqueta, en tinto y delicado rosado, es un homenaje a la viticultura, a la Mencía y, en blanco, al Godello y la Doña Blanca. Y en botella borgoñona, el Mencía Roble, que pasa cuatro meses en barrica, el Godello que gana complejidad criado durante tres meses, y el Mencía Crianza, que reposa en barrica 12 meses y aun así resulta fresco, frutal, con recuerdos florales y una armonía deliciosa con los tonos minerales.

Vinos nuevos de viñas viejas, vinos con historia que abren la puerta al futuro, vinos para disfrutar en la mesa cada día.

Recomendación: Visitar http://www.vinosguerra.com

 

FUENTE: Mi Vino – Vinum. Marzo 2015 – Nº:203.

 

 

Read Full Post »

IMG_2894
Detalle de los vinos de la Cata que se comenta.

SERIE DE VINOS BLANCOS

IMG_2891El vino NIMI sorprende por su singularidad. Elaborado con uvas de moscatel de Alejandría, fermenta con los hollejos, lo que le da un tono intenso de color, modificando a la vez los aroms y sabores tradicionales de la variedad. Alta graduación -15,5%- y procedente de la Marina Alta -Benissa-. Sin duda son “vinos de riesgo” pues se encuentran un tanto alejados de los vinos blancos al uso, y hay que agudizar la mente para su elaboración. No es un vino para comprarlo por cajas, aunque quien lo desee debe hacerlo, pero sí se trata de un vino que hay que conocer, al menos entre los aficionados a conocer y buscan -buscamos- cosas interesantes. Alcancó la máxima calificación: NOTABLE. 88 p.

Cercanos a él, aunque por debajo, estuvieron dos vinos de la serie: AMBROSÍA, vino alemán elaborado con uvas Riesling, injertadas en plantas de 20 y 30 años en un experimento de los dos enológos de la bodega. Buen ataque en nariz y gustoso en el paso de boca, como corresponde a los vinos de este variedad de uva, con el añadido de que está muy bien elaborado. NOTABLE. 87 P.

Los dos vinos restantes fueron dos “variantes” de Sauvignon Blanc”: Uno del Loira, A.C. SANCERRE, y el otro de tierras más cercanas: Inurrieta de la D.O. NAVARRA. Gustó más éste que el francés: Aromas, amplitud en boca, intensidad, untuoso, complejo, etc. Sin embargo el del Loira, aunque también gustó, estaba por debajo del Inurrieta. Calificaciones: NOTABLE y MUY BUENO (86 y 83), respectivamente.

SERIE DE VINOS TINTOS

IMG_2892Interesante contraste de variedades, con la sorpresa aportada por el BOBAL_ICON, a base de la variedad Bobal, elaborado en Casa Ibañez – Albacete -, bajo la D.O. Manchuela. Los vinos de Bobal, que hasta hace unos pocos años era un “vino de pasto” que se vendía en su mayor parte “a granel”, está mejorando en la calidad y presentación, como sucede con el que comentamos. Alcanzó un NOTABLE con 88 puntos. Por encima se calificó un vino de Garnacha de Bodegas Oscum, en Panzano -Huesca -, con la sola ventaja de un punto: NOTABLE -89 p.-. Se trata de un buen vino de Garnacha, con muy buen comportamiento en nariz y en boca. Y en Bacchus se han degustado varias botellas como ésta, siempre con el agrado de los catadores.

El Graffigna elaborado con Malbec, en San Juan, Argentina, resultó interesante. La variedad Malbac ofrece interesantes vinos, y es una fortuna que cada vez nos lleguen a nuestras mesas, dentro de una gama de calidades diversas, como ocurre corrientemente en todas las zonas productoras, de las que ya se va tomando nota para disfrutar de ellos. Vino abierto, con notas de frutas rojas, madera adecuada, intensidad, etc. etc. que los hace muy gratos. Calif.: NOTABLE. 88 p.

El cuarto vino tinto procedía de PORTUGAL – Península de Setúbal -, elaborado con tres variedades: Aragônez, Cabernet Sauvignon y Touriga Nacional, sin que la etiqueta determine proporciones. Fue el que menos “aportó”  comparado con los otros tres vinos. No obstante tenía algunos detalles que lo calificaron como MUY BUENO: 85 p.

VINO DULCE

IMG_2894De color caoba oscuro con reflejos bronce. Concentrados aromas a fruta madura, moka, cacao y toffee. Muy complejo en el paladar, con limpia acidez. Sabor a pasas, a nueces y a cítricos. Tras envejecer por separado en sus propias soleras, el Oloroso y el Pedro Ximénez que lo componen, se someten a un segundo envejecimiento ya combinados, en una solera de 33 botas en la Sacristía de Bodegas Lustau, la cual goza de elevada humedad y temperatura, replicando las condiciones que acompañaban a estos vinos en sus viajes.

 

DETALLE DE LOS VINOS DE LA CATA:>CATA G-III. MARZO 2015.

 

Read Full Post »

Older Posts »