Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 diciembre 2016

Durante la Edad Media la vida del hombre se encontraba, ineludiblemente, unida a su fe y a la voluntad divina, y las actividades humanas estaban igualmente ligadas a la participación, y sobre todo, a la decisión de Dios. Por ello no es de extrañar que ante determinadas circunstancias adversas los viticultores se encomendaran al cielo para salvar su viña, su cosecha o sus vinos. Este recurso no solo se utilizó contra las invasiones de tipo atmosférico, sino también contra las plagas de origen biológico, fueran de origen vegetal, animal, etc.. Durante el período estudiado se generalizaron diversos tipos de ritos para salvar los cultivos de los numerosos enemigos que acechaban.

mitos-leyendas-29   La historia se inicia con la llegada a Navarra y Burgos, parece que por cuestiones de organización eclesiástica de España, de san Gregorio Ostiario para determinar los límites de las diócesis que era origen y fuente de numerosos conflictos y no sólo por interferencias de jurisdicción episcopal, sino también por la pertenencia a distintos soberanos. Se cuenta que en cierta ocasión libró el santo los campos riojanos de una plaga de insectos, y por eso le invocan los agricultores de manera especial contra la langosta. Murió alrededor del año 1044 y su cuerpo se venera en la iglesia de San Gregorio, en Sorlada, no lejos de Estella. A su muerta surgió la costumbre de “bendecir” los campos con agua pasada por la reliquia del santo, en forma de cabeza, en la que existe un orificio que la atraviesa y por el que se hacía pasar el agua “milagrosa”.

Documentos de pasados describen los medios usados para luchar contra los males atmosféricos y las plagas del campo. En los libros de cuentas de la Cofradía de los Herederos Propietarios, de la Villa de Bilbao, que gobernó vinos y chacolines en ella durante varios siglos, recogen pagos a los campaneros de las iglesias que entonces existían en la Villa, y como ejemplo valga el siguiente: “Manuel de Umaran, campanero de la Iglesia del señor San Nicolás recibe quince reales de vellón por tocar la campana a nube.” E igualmente hay testimonio de la traída de agua desde Navarra, como lo prueba un recibo: “En la Iglesia del Señor San Gregorio Ostiense, del Valle de Verrueza, Diócesis de Pamplona del Reyno de Navarra, a treinta días del mes de Abril del año de mil setecientos, y cinquenta y tres yo Don Joseph Yaniz, Capellán de la dicha Iglesia, di el agua pasada por las Reliquias de este Glorioso Santo a Francisco de Meñaca vecino del Lugar de Cuetto. Dio limosna para la fábrica quatro reales de vellón y para Misa otros quatro reales de vellón…”

La lucha contra las plagas del campo

Los llamados saludadores fueron utilizados durante los siglos XVI y XVII, en toda Bizkaia, pero quien mejor los describe es Don Martín de los Heros, autor de una interesante “Historia de Balmaseda”, que los tacha de embaucadores, aunque por la descripción que de ellos hace, es verdad que eran los propios Concejos los que a través de contratos y ajustes, les hacían venir de otros lugares, contándose entre los más afamados falsarios, a Juan Llorente, en 1529, al que siguieron otros muchos llamados para que preservasen las viñas del gujano.

El conjurador de nubes, fue un “oficio” del que se tiene noticia en Bilbao desde mediados del siglo XVI, ejercido por clérigo, presbítero o capellán de los de la Villa. En el año de 1566 el conjuro lo realiza don Pero, abad de Guriezo, y en 1587 don Baltasar de Usaola, cura de los Santos Juanes, a quien se le pagaron 10 ducados por realizar el conjuro durante el año. El cometido consistía en bendecir campos y nubes, rogando a Dios que salvara los frutos de la tierra de los malos tiempos atmosféricos, incluidos los turbones.

En 1700 la encomienda es para los presbíteros don Antonio de Mendieta y don Manuel Ybatao, y la soldada es de 300 reales. En 1780 es don Juan Bentura de Amorebieta el conjurador de nubes, y al comenzar el siglo XIX don Juan Francisco de Loredo y Olaeta. El encargo de exorcizar las nubes y salvar a los frutos y plantas del mal tiempo, se hizo siempre por encargo del Concejo de la Villa, que también sufragaba los gastos del “oficio”.

noticias-fotos_noticias-tentenublo_593904247Los regidores bilbaínos también acudieron al campaneo para remediar los males del campo, y entre los toques que a diario se hacían -alba, mediodía y queda, así como ángelus y ánimas-, se daban toques de turbón o tempestad en el verano.

Y aún podría añadir los conjuros usados contra seres más corpóreos que los demonios o las ocultas brujas: insectos, cocos y gusanillos destruyeron en más de una ocasión las viñas y se combatieron con rogativas y deprecaciones, amén de los conjuros, cuyo “tratamiento” alcanzaba a durar semanas y aún meses, ejecutados por varios clérigos y beneficiados, retribuidos y mantenidos por los ayuntamientos, mientras duraba el proceso de exterminio de los parásitos.

Anuncios

Read Full Post »

Ahora el vino español no se vende como siendo una imitación de los franceses sino como siendo vino típico español aunque tenga paladar francés debido al uso de variedades francesas, camuflándolo dentro de una DO de un vino típico español.

 

botellaspeqcanasta

¡Cuando en 1976 me hice cargo de la exportación de Freixenet el sector del Cava exportaba solo 3 millones de botellas, cuando el espumoso italiano DO Asti exportaba 60 millones!

Insistiendo en que el Cava no era una imitación del Champagne ya que entonces se producía exclusivamente con variedades autóctonas, conseguí que el precio medio del sector subiese de 50 PESETAS la botella en 1975 a 164 en tan solo 6 años y con un precio más razonable, Freixenet que en 1972 había exportado sus primeras 50 cajas a Estados Unidos, en 1984 fuera líder en ese país de todos los espumosos incluyendo el Champagne y en 1985 líder mundial excluyendo el Champagne, bien como la bebida española más exportada.

Ahora el vino español no se vende como siendo una imitación de los franceses sino como siendo vino típico español aunque tenga paladar francés debido al uso de variedades francesas, camuflándolo dentro de una DO de un vino típico español. ¡Es como si una DO garantizase que un CROISSANT producido en Mallorca es tan típico de esa isla como la ensaimada!

Este engaño disgusta al consumidor, que deja de confiar en las DO españolas que siguen siendo anárquicas como publicó la Master of Wine Jancis Robinson en el 2004. Los italianos no mezclan vinos típicos con los que no lo son dentro de una misma DO y gracias a no crear confusión al consumidor en el 2015 exportaron 1.600 millones de botellas al precio medio de € 2,47 mientras que España, con sus DO anárquicas solo 1.000 millones a € 1,53

Mientras las DO españolas no dejen de crear confusión al consumidor el vino español se tendrá que exportar, en gran parte, a granel a bajo precio.

¡Al Consejero de Agricultura de la Embajada de España en Paris no le parece mal que el vino español se exporte a 32 céntimos el litro y dice que si Francia lo exporta a 70 es porque ha perdido competitividad! ¿Ignora que ni a España ni a Francia les conviene exportar al precio más bajo posible sino al más alto? La vinicultura francesa es mucho más competente que la española: en el 2015 exportó 1.353 millones de botellas a € 3,69 mientras España solo 1.000 millones a € 1,53 ¡Las DO francesas garantizan un vino peculiar lo que les da prestigio, mientras muchas de aquí no!

¿Cuándo todas las DO españolas cumplirán lo establecido en el reglamento CE 607/2009 de la Unión Europea que exige a las DO preservar la PECULARIEDAD de sus vinos? La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha publicado que los Consejos Reguladores tienen excesivo poder y plantea redefinirlos, recordando que las DO nacieron para proteger la producción diferenciada.

El problema es que muchas DO piensan que eso significa que sus vinos tienen que ser diferentes entre sí y pueden ser iguales a los de otras DO, cuando es precisamente lo contrario. Por ejemplo: un vino hecho con cabernet en la DO Navarra es muy diferente a uno hecho con Garnacha en la misma DO e igual a uno hecho con cabernet en la DO La Mancha o en Sudáfrica. ¡¡¡La DO Navarra es una de las que no cumple el reglamento CE 607/2009!!!

FUENTE: Manuel Durán. VINETUR. Agosto 2016

Read Full Post »

Una investigación de la URV ha demostrado, por primera vez, que los polifenoles restablecen el mecanismo de control que el cerebro tiene sobre el apetito y que se encuentra alterado por la obesidad.

uvas_tinima20121120_0217_5


¿Qué son los polifenoles?

  • Ciertas sustancias presentes en alimentos de origen vegetal han llegado a ser “famosas” y su nombre y efectos han pasado a engrosar una terminología cada vez más en uso
  • Se han demostrado principalmente acciones antioxidantes, pero también acciones antiinflamatorias, antiagregante plaquetario, antitrombótico e incluso hipolipemiante.

Una de las causas con las que se relaciona la obesidad es la resistencia a la leptina, una hormona producida por el adipocito (la célula principal de la grasa corporal) que se ocupa de notificar al cerebro que ya se dispone de suficiente grasa acumulada para que dé la orden de reducir la sensación de hambre.

Cuando un cuerpo sufre obesidad, las células del cerebro que velan por mantener el peso corporal no hacen sus funciones adecuadamente, ya que el cerebro es incapaz de reconocer las señales químicas, como la leptina, que llegan del tejido adiposo. Las personas con obesidad muestran resistencia a la leptina, de forma muy similar a la resistencia a la insulina que presentan los pacientes con diabetes tipo 2.

Los investigadores del grupo de investigación en Nutrigenómica, del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la URV, han comprobado que administrar una subfamilia de compuestos fenólicos del vino -conocida como proantocianidines-, en casos de obesidad, permite que las células del cerebro recuperen la sensibilidad a la leptina. Consecuentemente, estas células ponen en marcha una serie de mecanismos compensatorios para reducir inmediatamente la ingesta y disminuir el exceso de grasa corporal.

En este experimento, llevado a cabo con ratas macho, los investigadores han conseguido que las proantocianidinas restauraran la sensibilidad a la leptina y que el hipotálamo reconociera la señal, interpretara la información y activara el mecanismo. Además, la resistencia a la leptina en la obesidad ha sido atribuida parcialmente a la inflamación del hipotálamo, debido a la sobrealimentación, y se ha evidenciado que administrar polifenoles de la uva reduce esta inflamación.

A pesar de estas mejoras en la sensibilidad a la leptina, las ratas tratadas con fenoles de la uva no redujeron el volumen del cuerpo de manera significativa con la dosis y el tiempo que duró el experimento, que no fue suficiente para ver restablecidas las disfunciones del mecanismo en su totalidad. Aun así, el peso y la masa corporal de las ratas tratadas se redujo del 10 % al 16 %, respecto de las que no fueron tratadas.

Los investigadores consideran, al trasladar estos datos a los humanos, que incluir estos fenoles en la dieta de las personas con obesidad puede ser una buena estrategia para reducir el hambre y mejorar la sensibilidad a la leptina, como complemento de otras terapias antiobesidad.

Referencia bibliográfica: Maria Ibars, Andrea Ardid-Ruiz, Manuel Suárez, Begoña Muguerza, Cinta Bladé y Gerard Aragonés: “Proanthocyanidins potentiate hypothalamic Leptis / STAT3 signalling and POMC gene expression in ratas with diet-induced Obesity”. International Journal of Obesity. 18 de octubre de 2016. Doi: 10.1038/ijo.2016.169. Fuente de información, Universitat Rovira i Virgili.

 FUENTE: VINETUR. 5 de Diciembre de 2016

Read Full Post »