Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 junio 2012

CRISTOBAL COLON a su vuelta a España tras el último de sus viajes, presentó algunas muestras de cacao a los reyes Isabel y Fernando, aunque aquel “primer encuentro” no tuvo éxito por el sabor amargo y picante del nuevo producto, así como por el aspecto sucio que ofrecía el alimento.
 Algo más tarde Hernán Cortés consciente del valor del cacao entre los aztecas, tomó la decisión de llevarse consigo varias plantas del cacao, que presenta en la corte del rey Carlos, nieto de los reyes de Castilla y Aragón. Parea la historia, es el año 1528 cuando surge la historia del chocolate en Europa. Cortés, al probar el brebaje preparado por los aztecas, lo había descrito así: “cuando uno lo bebe, puede viajar toda una jornada sin cansarse y sin tener necesidad de alimentarse”. Además del valor alimentario también le había llamado la atención el valor monetario que le daban los aztecas.

Desde tan lejana fecha, el chocolate se convirtió en un producto cuyo conocimiento y consumo se extendió por toda Europa, primero, y por el resto del mundo después. En la actualidad el chocolate es de conocimiento y consumo universales, en las variadas formas conocidas del producto.

Una de las propiedades del chocolate que ha contribuido a extender el consumo, es la capacidad combinatorias que ofrece en sus diferentes formas de consumo, y, al mismo tiempo la posibilidad de mezcla con otros productos alimentarios que ayudan a reforzar el disfrute en el consumo del rico chocolate.

A estas alturas y ante la difusión global del consumo chocolatero, es difícil encontrar alguien que no haya disfrutado con los conocidos bombones “de licores”, bien sea en sus formatos más genéricos de “sabor a…”, o aquellos que en su interior portan un poco de licor en forma líquida.

Pero ¿y los bombones al vino?, ¿de vino?, ¿con vino…?  Reconozco sencillamente que nunca los había probado hasta ahora, a pesar de que soy de los que gustan del chocolate en todas sus variedades y formas.

Los que ahora he probado están elaborados por  CHOCOLATES VALOR, cuya fundación se remonta a 1881 , en su fábrica de La Vila Joiosa, con el concurso inestimable de Bodegas Mendoza de Alfás del Pi.

El chocolate y los vinos forman parte del menú habitual de cualquier chef que se precie. Además de las posibilidades que ofrecen por separado, la gastronomía ha sabido compaginar las virtudes de estos dos productos sin romper la armonía para lograr un buen maridaje.

En opinión de los expertos, lo ideal para acompañar el chocolate son los dulces españoles tipo moscatel, de Jerez o fondillones; entre los extranjeros los de Tokay, Sauternes o Madeira. Para los más atrevidos se puede acompañar con vinos tintos de alto grado alcohólico y mucho cuerpo, de variedades como Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbecs.

Precisamente son los últimos vinos los elegidos por el enólogo Enrique Mendoza,  para añadir al chocolate y alcanzar una estupenda gama de bombones “al vino”. La elegancia del Merlot con chocolate al 70% de cacao; el Reserva Santa Rosa -cabernet sauvignon, merlot y shiraz combinan perfectamente con la cobertura de chocolate; un vino mediterráneo como la Monastrell con cobertura de chocolate negro y leche, combina con este sus dulces taninos, y para final la sofisticación de lo dulce.

En resumen, una perfecta y sutil combinación de chocolates y vinos, para disfrutar de un maridaje que ya viene dado desde el origen. ¡Que ustedes los disfruten!

 

 

Anuncios

Read Full Post »

Esta historia del mal llamado vino sin alcohol me recuerda los viejos trabalenguas de nuestra niñez, como, p.ej.; El cielo está enladrillado ¿quién lo desenladrillará? El desenladrillador que lo desenladrille buen desenladrillador será”. Y los había más complicados, difíciles de recitar a la velocidad exigida por los compañeros que trataban de confundir y repartirse la merienda del perdedor.

Pues siguiendo el inocente juego infantil. ahora podríamos recitar algo parecido: “El vino está alcoholizado ¿quien lo desalcoholizará? El desalcoholizador que lo desalcoholice buen desalcholizador será” Aunque es posible que por la prohibición de bebidas alcohólicas a los menores de edad, los niños y algunos adolescentes no podrán recitarlo.

Esta pequeña broma viene a cuento de los acuerdos adoptados en Turquía, en la reciente  Asamblea General de la OIV, y cuya reseña periodística dice así

La X Asamblea General de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que se ha celebrado la pasada semana en Izmir, Turquía, ha dado lugar a la aprobación de 38 resoluciones que incidirán en los métodos y procedimientos del sector vitivinícola mundial.

Entre ellas destacan, por su relevancia, cuatro que afectan a la desalcoholización del vino. Dos de ellas regulan los procesos de elaboración (“Corrección del grado alcohólico del vino” y “desalcoholizacion de vinos”), y las otras dos afectan a las definiciones de los productos resultantes (“bebidas procedentes de desalcoholización de vino” y “bebidas procedentes de desalcoholizacion parcial de vino”).

Estas resoluciones, según lo acordado en la Asamblea, vendrían a dar respuesta a las expectativas del sector vitivinícola y a una creciente demanda de productos con bajo contenido en alcohol.

Traslado al sector español

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, presente en el encuentro internacional, ha venido trabajando en este sentido con el sector español durante los últimos años para conseguir regular estos productos, lo que supondrá una alternativa a la comercialización de los productos vitivinícolas, una vez que dichas resoluciones se incorporen a la normativa comunitaria.

Es necesario destacar que las resoluciones aprobadas en el marco de esta Organización se convierten en referencia internacional y constituyen la base de la legislación europea en este ámbito.

Nuevo presidente de la Comisión de Viticultura

En el marco de esta Asamblea se ha llevado a cabo la elección del nuevo presidente de la Comisión de Viticultura, que ha recaído en Vicente Sotés Ruiz, Catedrático de Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid.

Esta elección tiene especial importancia, ya que mantiene la presencia de nuestro país a alto nivel en esta institución de referencia en el ámbito científico-técnico.”

Y como bien está lo que bien acaba, me alegra mucho saber que ¡por fin! a cada cosa le van a llamar por su nombre, en vez de llamarle “Vino sin-alcohol”, principalmente, aunque con nombres semejantes, o no, se ha pretendido denominar al producto desalcoholizado como “vino-sin-alcohol”, cuando técnicamente es otra cosa ajena al vino. Es decir que si un líquido no contiene arriba de un 9% en volumen de alcohol, NO ES VINO, salvo que sea como “el vino que vende Asunción”

Y para que quede clara la cuestión vamos a establecer que “El vino es el resultado de la fermentación biológica y natural de la uva entera o de su mosto, llevada a cabo por microorganismos presentes en el medioambiente de la bodega o en la superficie de la propia uva”. Claro que desde que se definió el vino en los términos que quedan escritos, mucha agua ha debido pasar por debajo del puente.

Quizás la definición mas completa es la que se establece en la ley 24/2003, de 10 de julio, de la Viña y el Vino en nuestro País. “El vino es el alimento natural obtenido exclusivamente por fermentación alcohólica, total o parcial, de uva fresca, estrujada o no, o de mosto de uva”. Sin duda en España algo debemos saber de vinos, no en balde somos el tercer productor y poseemos la mayor extensión de viñedo del mundo, con una superficie cultivada de 1.140.000 hectáreas y un tercio de esa producción corresponde a vinos de calidad.

Pretender llamarle vino-sin-alcohol después de eliminar al vino-vino de su alcohol, hasta dejar un mísero 1%, o nada como preconizan las bodegas que piensan vender a los islamistas, es como la tortilla “sin-huevo” o el “filete-sin-carne” cuyos consumos llegaron a ser tan comunes en los lejanos tiempos de la posguerra española, que la gente acabó creyendo que ambos elaborados eran así, es decir: sin huevo y sin carne, según el caso.

¿Alguien se imagina a una mutinacional usana vendiendo un remedo de zarzaparrilla a base de colas y refrescos efervescentes, con un poco de alcohol, vendiéndolo en nuestro país? Las bodegas patrias se echarían las manos a la cabeza y pedirían la prohibición de su elaboración y venta. Pues ¡cuidado! que el producto existe y nos lo pueden traer en cualquier momento. Y como para muestra basta un botón, ahí tenemos un producto parecido llamado Lambrusco, que está barriendo ventas en la franja más baja de los vinos, a punto de empezar a lidiar graneles envasados en  tetrabrick.

Mi modesta recomendación: No confundan al personal que luego llega el “flautista” de donde sea, y se lleva a los consumidores tras de sí. Con lo cual el consumo de los vinos patrios siguen cediendo, a causa, muchas veces, de lo poco que se forma e informa al consumidor.

 

Read Full Post »

Lo normal es tomar una copa de vino servida de una botella. ¿Pero, comprar una sola copa de vino?

Las copas de vino denominadas “Le Froglet” se presentaron a mediados de septiembre de 2010 en Reino Unido. Son de un plástico especial que mantiene el vino sin que sufra grandes modificaciones (se entiende que son para vinos de rápida rotación, no vinos de “guarda” como los nuestros). Están provistas por una tapa metálica parecidas a las de los envases de yogurt.

Vino en lata: Desde unos de 10 años que existe este producto en el mercado extranjero (no lo hemos visto comercializado por aquí) como una opción más para el consumo. El proyecto se denominó “Iron Wine” y consiste en unas latas de 33cl en blanco y en tinto.

Es posible que pronto os sorprendamos con un nuevo envase para nuestros vinos de Rioja, anuncia desde la Bodega Murillo Viteri, de Cenicero. Estamos trabajando en ello.

Read Full Post »

El consumo mundial de vino en 2011 ascendió a 241,9 millones de hectolitros (Mhl), de los cuales unos 40 millones de htl (aprox) se producen en España.

Hemos pasado de un consumo per cápita en España de 83lts/persona/año hace 25 años a 15lts/persona/año en la actualidad

España es uno de los grandes productores mundiales de vino: primero en el ranking por superficie plantada (con alrededor de 1 Millón de Hectáreas destinadas al cultivo de la vid), tercero por producción (debido a un rendimiento menor que el de Francia e Italia) y segundo exportador mundial en términos de volumen, aunque tercero en términos de valor.

4.600 bodegas elaboran en España vinos tranquilos, espumosos y de licor. Son, por lo general, de pequeño tamaño y su capital es mayoritariamente de origen español, de tipo familiar, mientras que un gran número están constituidas como cooperativas agrarias.

La D.O.Ca. Rioja tiene registradas el mayor número de bodegas embotelladoras de vino de calidad (1.209), seguida de D.O. La Mancha (276), D.O. Ribera del Duero, D.O. Cataluña y D.O. Penedés.

Como diría el riojano, “estamos más burros que pesebres…”

Read Full Post »

Con ésta cata se cierra el ciclo de las 36 que a lo largo del curso realiza la Sociedad de Cata BACCHUS, durante los meses de Octubre a Junio, a razón de una por semana para cada uno de los cuatro grupos que componen Bacchus. Y cada grupo se compone de 12 catadores, con lo que viene a resultar que el colectivo de catadores ha degustado 45 a 50 vinos/mes, con un total, en su conjunto, que ronda los 450 vinos.

Los correspondientes a esta cata fueron cinco blancos, en la primera serie, cuyo detalle figura en la nota adjunta: El Viaterra, de Terra Alta elaborado con Garnacha Blanca alcanzó el notable (86 p) muy merecidamete. Un vino bien presentado, fino en nariz con aromas frutales (manzana, melocotón, etc.), equilibrado en su acidez, con persistencia en los aromas.En boca muy fresco, fácil de tomar y con un buen cierre de final de boca. Txakolí y Chardonnay alcanzaron el Muy bueno, ambos con 84 p., pareciendo más vivo el de “casa”, con una buena acidez, mejorando al vino australiano. La Sauvignon Blanc de Nueva Zelanda muy en la línea aromática y gustativa de esta variedad, carente de la “agresividad” que muestran los vinos de Rueda, en los que se aprecian los aumentos de rendimiento. Muy Bueno con 83 p. El menos notable fue el Viñas del Vero, chardonnay, por debajo de lo que antes daban estos vinos. Normalito, sin  mucho interés, en particular cuando se compara con otro. Muy bueno con 82 p.

Los tintos, de diferentes uvas y procedencias. dieron algunas sorpresas al definir sus características, ya que, p. ej., el vino brasilero daba claramente el carácter de un vino riojano, con su paso por madera y con un buen paso de boca. A la hora de calificarlo se dio un Muy Bueno con 83 p., y no fue el menos puntuado, pues quedó por debajo como Muy Bueno pero con 81 puntos el Châteauneuf du Pape a base de Syrah y Grenache, pero que en nariz y en boca daban muy poca “sustancia” al vino.

La mejor calificación, Notable (86 p) fue para el Vino de Pujanza, aunque hubo opiniones entre los catadores de que no estaba en los niveles que le son propios a los vin os de la bodega. Los dos vinos alicantinos: Tarima Hill 2009 y Comoloco 2011, ambos varietales de Monastrell, se calificaron como Muy Buenos, con 85 puntos en ambos casos. Y es que los vinos de Jumilla, tan denostados e indeseables en pasados tiempos, actualmente son vinos muy deseables para disfrutar con ellos, y no vamos a dar nombres, pero andan en la mente de los buenos aficionados. Dos requisitos son necesarios: Gustart de los vinos de alto “octanaje”, pues se mueven en el 15% de volumen alc., y tener hábito de la variedad Monastrell, que ha resultado ser una uva muy agradecida.

Cerró la sesión un cava Blan de Noirs, de la “factoría” Codorniu, elaborado con la variedad Pinot Noir. Un cava que destaca por su elegancia y finura. Nariz con aromas de flores y frutas blancas y rojas como  frambuesa, grosella y fresas. En boca se vuelven a percibir de nuevo las notas a frutas. Fresco, equilibrado, ligeramente cremoso, elegante.Gustó a los catadores que lo calificaron como Notable (87 p)

 

 

LEER + > ¡CLIKC! > Información de los vinos: G-II – JUNIO – 2012


Read Full Post »

La más internacional y de mayor prestigio de las bodegas españolas apuntala su futuro y perpetúa su leyenda. Vega Sicilia, que en 2014 cumplirá su 150 aniversario, ha destinado 20 millones de euros para remodelar unas instalaciones, inauguradas oficialmente el jueves, con el principal objetivo de mejorar la calidad en el proceso de elaboración de unos caldos que otorgan categoría y glamour a cualquier mesa que se precie.

Bodegas Vega Sicilia, situada en Valbuena de Duero (Valladolid), en el corazón de la denominación de origen Ribera del Duero, ha dado un paso más para acrecentar su ya exitosa historia. De la mano de la familia Álvarez, que adquirió la compañía en 1982, la propietaria de marcas como Único o Valbuena se ha apoyado en la experiencia para aglutinar en su nueva nave de fermentación todos los elementos y los avances tecnológicos necesarios que sirvan para enriquecer sus vinos.

Buena parte de la filosofía de esta inversión se basa en que cada uno de sus depósitos (los de inoxidable para el Valbuena y los de madera para el Único) representa una parcela de la finca que rodea la bodega y que cuenta con 19 tipos de suelo distintos. Así, los lotes son seguidos individualmente con mimo durante su proceso de fermentación antes de su paso a las barricas.

La reconocida firma vitivinícola no deja al azar ningún paso en el desarrollo de sus vinos. Desde la vendimia, que puede realizarse ahora en menos de una semana con el fin de que las perturbaciones climatológicas no deterioren las uvas, hasta el centro experimental de microvinificaciones.

La introducción de cámaras de refrigeración de vendimia es una de las novedades que tiene la nave de fermentación. En sus seis estancias se consigue bajar la temperatura de la uva hasta los cuatro grados con el objetivo de que la prefermentación en frío permita recoger los mejores aromas de la uva. Esta técnica, que ya utilizan otras bodegas de renombre internacional, se está introduciendo ahora en España.

Los expertos valoran igualmente que en la remodelación de Vega Sicilia se le ha dado una notable importancia a las trasiegas de vinos y mostos por gravedad, lo que evita la utilización de maquinaria que pueda alterar el tranquilo proceso de elaboración de sus caldos. Destacan, además, la adecuada capacidad de sus depósitos de fermentación, que oscilan entre los 6.000 y 8.000 kilos. Su dimensión obedece a que en los lotes de las diferentes parcelas de la finca se suelen recoger, por término medio, las referidas cantidades de uva. Esta preciada fruta, antes de llegar a los tanques, debe pasar por tres controles de selección.

Estos nuevos cimientos para prolongar el mito del grupo Vega Sicilia en el mundo de la enología, de la gastronomía y de la restauración se acrecentarán el próximo año. En 2013 está previsto que lleguen a un selecto mercado los dos caldos procedentes de su firma riojana BR&VS, fruto de su alianza, al 50%, con Benjamín de Rothschild. Con el grupo francés comparten sillón en Primun Familiae Vine, un selecto club donde solo son socios un reducido grupo de 12 bodegas internacionales centenarias y con caldos de una reconocida calidad. En la Rioja Alavesa, donde ahora miman sus primeros vinos en una instalación en alquiler, invertirá cerca de 26 millones.

El desembarco de Vega Sicilia en Rioja se suma al que realizó en Toro con su primer Pintia en 2004, el anterior de Alión en Ribera del Duero, el de Tokaj Oremus en Hungría y el de Alquiriz en Toro.

FUENTE: CINCO DIAS – KIRRU ARTEA – VALBUENA DE DUERO – 16/06/2012 

Read Full Post »

 

El origen de la decantación viene como consecuencia de separar del vino aquellas partes sólidas en suspensión que traía el mismo. Para separar estas partes sólidas se utiliza un recipiente, Decantador oDecanter, al que se pasa el vino, separando de este las partes sólidas que se dejan en el fondo de la botella, produciendo una clarificación del vino que permite que este se pueda digerir y degustar sin problemas. Hoy en día, con los procesos de clarificación y estabilización que se realizan en la elaboración de un vino, es muy raro que un vino salga al mercado con posos o partículas sólidas en su interior.

Como consecuencia de esto, la decantación comienza a tener una utilidad distinta a aquella por la que fue creada, la Oxigenación; para favorecer la apertura de los descriptores aromáticos del vino, los cuales se pueden sentir apagados por el profundo sueño al que fue sometido el vino dentro de la botella. En el caso de vinos jóvenes, no es conveniente decantarlos, a no ser que se trate de vinos demasiado astringentes, en los que una decantación los suavizará y los hará menos tánicos y agresivos al paladar.

Cuando se trata de vinos de añejamientos prolongados, la oxigenación puede ser tan perjudicial como beneficiosa, puesto que un brusco contacto del vino con el oxígeno puede hacer perder al vino parte de los descriptores aromáticos que lo deben caracterizar. Debido a esto, cuando se va a abrir una botella y no sabemos si la decantación va a beneficiar o no al vino, lo recomendable es verter en el decantador una o dos copas y luego comparar este vino con el que quedó en la botella. De esta manera nos aseguraremos lo que es más recomendable para nuestro vino y con la próxima botella que abramos, sabremos directamente si hacer un trasvase al decanter o no.

Hay veces que incluso en la contra etiqueta del vino, el productor del mismo recomienda o no decantar el vino en cuestión. Muchas veces, nos podemos encontrar botellas de vino de muchos años en las que podemos encontrar estas borras o sedimentos que no han sido filtrados a propósito ya que el enólogo ha querido conservar en ellos sus características iniciales. En estos casos, la botella de vino deberá colocarse en posición horizontal entre 12-24 horas antes de ser servido con el fin de que todas estas partículas precipiten adecuadamente en el fondo de la botella y con la decantación se pueda aprovechar la mayor cantidad de vino posible de la botella. En el caso de los vinos jóvenes, el trasvase a un decanter hace que el vino se abra al entrar en contacto con el aire y se muestra aromático, suave mostrando sus mejores características. Es posible que un determinado vino mejore medida que lo vamos consumiendo, por ejemplo durante una cena, ya que una vez abierto y el contacto con el aire le ayuda a evolucionar. Aunque no está científicamente demostrado, algunos enólogos y sommeliers no recomiendan decantar vinos de más de 10 años, porque consideran que los aromas se debilitan en exceso y no permiten disfrutar sus características en plenitud. Hoy en día y a pesar de los avances técnicos que se han producido en los procesos de elaboración de un vino (Procesos de Clarificación y Estabilización para conseguir una Limpidez permanente del vino), la decantación está cada vez más de moda, por un lado debido al impacto escénico y halago que supone para la persona que va a degustar el vino, el proceso de pasar un vino de una botella a un envase de cristal bonito y apropiado, y por el otro, consecuencia de las ventajas que imprime al vino la oxigenación brusca producida al pasarse el vino de la botella al decanter.

Razones para Decantar un vino

  • · Cuando un vino lleva varios años en su botella y tiene sedimentos.
  • · Para vinos no filtrados.
  • · Para vinos jóvenes “cerrados”, con amplia concentracion de taninos, los oxigena; lo que desarrolla el bouquet, aroma y suavidad, logrando que el vino se exprese mejor.
  • · Estéticamente un vino de calidad servido en un fino decantador de cristal,impresionará a los clientes.

¿Cómo Decantar un Vino?

Para decantar un vino con sedimentos lo ideal es dejar la botella en posición vertical durante 2 horas, para que estos sedimentos se precipiten al fondo de la misma y posteriormente poder traspasar el vino al decantador cortando la decantación en el momento en el que estos sedimentos lleguen al cuello de la botella, la cual estará en posición horizontal durante el proceso de la decantación del vino de la botella al decanter. Cuando estamos ante vinos cerrados, en los que nos interesa que este vino se oxigene, nos interesa hacer un trasvase de la botella al decanter ya que si dejamos el vino respirar en la botella abierta, la oxigenación no será tan efectiva puesto que el diámetro de la boca de la botella es insuficiente para oxigenar el vino. Antes de Decantar un vino con posos, debemos preguntar al cliente si desea que se le decanté o no. En caso de que el cliente nos diga que no se le decante el vino, debemos informarle que es recomendable dejar reposar unos minutos la botella ya abierta para que el vino se abra en aromas y características. Si el cliente nos dice que le decantemos el vino, los pasos a seguir son los siguientes (Lógicamente, estos pasos son posteriores a la presentación de la botella al cliente mostrándole la etiqueta, evitando movimientos bruscos con la misma y transportándola siempre en posición vertical):

  • · Colocamos la botella en posición vertical encima de la mesa de apoyo en la que vamos a abrir la misma, con la etiqueta siempre mirando hacia el cliente.
  • · Sin girar nunca la botella, si no girando nuestra muñeca, cortamos la cápsula de la botella, por debajo del gollete para evitar que al servir el vino, o en este caso traspasarlo al decanter, entre en contacto con los metales que forman la cápsula.
  • · La parte de abajo del corcho nunca deberá ser perforada para evitar que caigan restos de corcho sobre el vino.
  • · Con cuidado y girando la muñeca, debemos sacar el corcho de la botella, utilizando un lito para agarrarlo.
  • · Limpiaremos la boca de la botella con un lito y oleremos el corcho para comprobar que no hay olores anormales en el mismo.
  • · Presentaremos el corcho al cliente en un plato pequeño (ej. Plato Expreso).
  • · Procederemos a la decantación de la botella al Decanter. Para ello utilizaremos una vela que deberá apuntar al cuello de la botella para que podamos ver en qué momento los posos llegan al cuello de la botella ya que en ese momento deberemos cortar la decantación.
  • · Debemos trasvasar el vino lentamente desde el cuello de la botella evitando que caiga a chorro.
  • · Una vez que el vino se pasó al decanter, se lo serviremos a los clientes, dándoselo a probar a la persona que nos pidió el vino y una vez que esta nos dé el visto bueno, serviremos al resto de comensales y por último a la persona que lo probó.
  • · Durante el resto del servicio, el decanter quedará en la mesa de los comensales, o en caso de no haber espacio suficiente en la mesa, se dejará en la mesa auxiliar utilizada para decantar el vino delante del cliente.
  • · En el caso de que el vino se trasvase al decanter para su oxigenación, el procedimiento es el mismo, con la salvedad de que no se utiliza la vela, ya que no hacemos el trasvase para separar los posos del vino si no para que este se airee. En cuanto al lavado del Decanter, este se hará utilizando únicamente agua caliente y colocándolo boca abajo para que se seque por dentro.

En el caso de vinos con posos en los que el cliente decline la decantación, lo ideal es utilizar cestillos (los cuales pueden ser de diversos materiales, desde mimbre hasta metal) para que el vino se vaya hasta el fondo de la botella. Tienen el inconveniente de que la botella deberá dejar de servirse más o menos a la mitad ya que los posos ya alcanzarán el cuello de la botella puesto que habrá que inclinarla para servirla en las copas.

Autor: Prof. Sommelier Alexander Aguirre Triana  –   Presidente Grupo Gestor Nacional para la Formación de Sommelier .-Miembro Ejecutivo Club del Sommelier Cubano.-  Miembro Federación Internacional de Periodistas y Escritores del Vino y Espirituosos (FIJEV).
FUENTE: El Catavinos. Artículo publicado en Zona TemáticaOpiniónAlexander Aguirre desde Cuba el lunes, 21 de mayo de 2012.

Read Full Post »

Older Posts »