Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 noviembre 2012

El rinconero recibe esta distinción que se entrega por primera vez y que tiene lugar en el Museo del Vino de la localidad

Cuando se trata de promover cualquier producto de su tierra no lo duda. Si antes de ser campeón del Mundo y dos años más tarde de Europa, ya se plantó entre perales para ser imagen de la DOP ‘Peras de Rincón de Soto’, esta vez la colaboración del futbolista ha ido hacia un municipio vecino al suyo recibiendo la distinción de ‘Amigo de los Vinos de Aldeanueva de Ebro’ en un acto en el que estuvieron presentes las bodegas que pertenecen a Enoturismo además de representantes de otros sectores como el de la restauración o el hotelero.
Eran poco más de las seis de la tarde cuando las inmediaciones del Museo del Vino de la localidad ya se habían llenado de chavales y no tan chavales para esperar la llegada del futbolista que no dudó en atender a cada uno de los que le estaban esperando con una sonrisa y una fotografía firmada. Nadie se quedó sin un guiño del jugador del Athletic antes de que entrase en las instalaciones del Museo.
Al mismo tiempo también llegaban su hermano Chus Llorente y sus padres Fernando e Isabel, siempre agradecidos con el trato de los riojanos a su hijo. «Estamos muy felices de que se acuerden de él para todas estas cosas», aseguraba su madre mientras el alcalde de la localidad, Ángel Fernández, la agasajaba con un ramo de flores.
Y es que fue él quien decidió otorgar este primer galardón (cada año será una persona relevante quien lo reciba) al futbolista rinconero Fernando Llorente. «Quién mejor que un futbolista que ha llegado tan alto con la selección española para representar a nuestros vinos», aseguraba el primer edil aldeano. «Lo hablé con su hermano y no pusieron ningún problema», asegura.
Y entre fotos con los presentes y firmas de autógrafos se le hizo entrega de un recuerdo y de una muestra de los mejores vinos de la tierra. Sus palabras en el acto fueron escuetas pero muy alagadoras para los caldos de nuestra región: «Estoy seguro de que los vinos de este año van a ser de una calidad excepcional, ya estoy deseando probarlos», dijo. El acto concluyó con una cata de los primeros vinos de Aldeanueva de Ebro, la mejor forma de sellar una amistad.
FUENTE: Texto y foto: larioja.com. 13.11.2012 – M. FÉLEZ – http://www.larioja.com/prensa/
Anuncios

Read Full Post »

La Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural (ETSIAMN), de la Universitat Politècnica de València (UPV), ha otorgado el Premio Terroir a la Bodega Mas Martinet (D.O.Ca. Priorat), y a su fundador Josep Lluís Pérez Verdú, como impulsor de la moderna viticultura, el trabajo realizado con la variedad Garnacha y en reconocimiento a la singularidad de sus vinos, “artífice del resurgimiento de la zona vitivinícola del Priorat”.

El premio ha sido otorgado a través del Grupo Terroir Vitícola, especializado en el estudio y desarrollo de las diferentes técnicas para el conocimiento de los pagos vitícolas.

Josep Lluís Pérez, recibió el premio en el Salón de Actos de la ETSIAMN. Previamente, el presidente del tribunal de los premios, José Luis Aleixandre, leyó el acta de concesión del galardón. Por su parte, el galardonado destacó el “espíritu de superación” de los viticultores y enólogos del Priorat y calificó a la segunda generación de elaboradores como “más fundamentalistas” y concienciados de la importancia de las variedades autóctonas, como la Garnacha o la Cariñena.

En el mismo acto, el prestigioso crítico y periodista José Peñín impartió una conferencia sobre la “Transformación de los Vinos del Priorato”. Asimismó, se realizó una presentación de la Denominación de Origen Calificada Priorat, por su presidente Antonio Alcover. Posteriormente se degustaron los vinos de las bodegas asociadas y pudo observarse una exposición fotográfica de bodegas y viñedos del Priorat.

El ponente, José Peñín, recibió como obsequió  un cuadro titulado “Colores del Vino”, de la pintora valenciana Inma Amo.

COMENTARIO.- Guardo una gran simpatía hacia Josep Lluis por su gran conocimiento de los trabajos agrarios y enológicos que se relacionan con el vino, así por las diversas actividades emprendidas en España, y fuera de ella. Sus vinos siempre me parecieron de gran calidad, desde aquellos comienzos titubeantes que dieron origen a la «reconversión” de la comarca con las primeras bodegas de nueva construcción, que nacieron entre «dimes y diretes» más tarde superados para bien de sus propietarios y de todos cuantos gozamos con sus vinos. Mucho se ha atribuido a Alvaro Palacios el «descubrimiento» de las posibilidades de lo que después sería el Priorato para hacer los vinos que llegaron más tarde. No le quito mérito alguno, pero allí hubo «siete magníficos» parodiando al film de Hollywwod, artistas del vino, aunque en número no llegaron a siete. Y entre ellos Josep Lluis. No coincidí con él en su bodega en las dos o tres visitas que hice por la zona hace ya unos cuantos años. Nos vimos en ferias y presentaciones de vinos y me habló siempre entusiasmado del vino y de sus vinos. La primera vez que visité la bodega y probé los vinos de Mas Martinet, lo hice con Sara, la hija de Josep Lluis, y aún repetiría un par de veces. Guardo muy buena memoria de ambos, y me alegra saber que ha sido galardonado con el premio que se indica. J.L.L.

FUENTE: www.sevi.net y La Semana Vitivinícola.

Read Full Post »

La Denominación de Origen gallega Rías Baixas lanza al mercado su primer vino espumoso. A mediados de noviembre, el panel de cata del Consejo Regulador realizó la primera cata de dos muestras de “Rías Baixas Espumoso”, que la semana pasada obtuvieron la contraetiqueta del Consejo Regulador.

En total siete bodegas adscritas a este Consejo Regulador proyectan sacar al mercado este nuevo vino, una de las cuales maneja la posibilidad de comercializar dos marcas, un espumoso blanco y otro tinto.

En opinión del director del departamento técnico del Consejo, Agustín Lago,  “las diferencias con respecto a otros espumosos del mercado están en la tipicidad propia de nuestros vinos, sobre todo marcado por la variedad albariño, así como los niveles de graduación que están medio punto por encima que otros espumosos como el cava”, añadiendo que “partimos de unas variedades con gran potencial, pero estamos al principio del camino, tenemos que buscar un hueco para este producto y no olvidarnos de que hay mucho terreno por recorrer y que el consumidor tiene mucho que decir”.

Variedades y tipos

La normativa aprobada por el Consejo Regulador sigue la ley general para vinos espumosos. De manera que admite variedades de todo tipo, las blancas como el albariño, pero también las tintas. Por tanto, la D.O. Rías Baixas acogerá espumosos blancos y tintos, que podrán ser elaborados con una variedad o con varias. En cuanto al método, será el tradicional de los espumosos, que requiere nueve meses de elaboración.

La etiqueta detallará el tipo, según el nivel de azúcar: brut nature (sin azúcar), extra brut, extraseco, seco, semiseco y dulce (que lleva más azúcar). La bodega no tiene la obligación de poner en la etiqueta ni el año ni las variedades de elaboración, que lógicamente son las autorizadas por la D.O. Rías Baixas.

FUENTE: diariodegastronomia.com – 26 noviembre 2012 – http://diariodegastronomia.com/vinoteca

Read Full Post »

El PP incluye una enmienda a la Ley de Publicidad para permitir patrocinios de bebidas de baja graduación.

El Partido Popular (PP) ha presentado una enmienda a la Ley de Publicidad del año 1998 para permitir que las bebidas de limitada graduación (menos de 20 grados), entre ellas el vino, puedan publicitarse en espacios y en programas deportivos.

El diputado del PP Conrado Escobar presentó ayer en una rueda de prensa la iniciativa parlamentaria que ha sido «respaldada por una amplia mayoría en el Congreso», incluido el PSOE, con la previsión de que se pueda aprobar el próximo mes de diciembre con la pretensión de que «entre en vigor en enero del 2013». «Se amplían las posibilidades para publicitar el vino, incluso en aquellos lugares donde está prohibida su venta o consumo, es decir, eventos, patrocinios o retransmisiones deportivas, lo que supone un cambio muy positivo desde el punto de vista económico para el Rioja», argumentó Escobar.

El diputado recordó que con esta propuesta de los populares «nos igualamos desde el punto de vista normativo con el resto de la Unión Europea» e insistió en «el compromiso y la sensibilidad del PP riojano con el sector vitivinícola, como demuestra esta iniciativa que disipa las dudas jurídicas y la nebulosa en torno a la publicidad del vino».

A juicio del parlamentario riojano, estamos ante «una buena noticia, en particular para el sector del Rioja y para La Rioja, y así lo han percibido tanto el Consejo Regulador, como la Consejería de Agricultura o la Federación Española del Vino, con quien hemos trabajado para sacar adelante esta iniciativa».

COMENTARIO: Hora es de distinguir las bebidas alcohólicas en razón al volumen de alcohol que contienen. No es aceptable que un vino con 12 o 13% de volumen de alcohol, no es equiparable a los destilados de 30, 40 y 45% de volumen de alcohol. Al margen de los controles a los conductores, no es de razón que se pongan trabas a la publicidad y consumo, cuando el vino se bebe al margen de la conducción. ¿Por qué hay medicinas que advierten que se evite conducir vehículos o máquinas mientras dura el tratamiento, y nadie controla esta recomendación? Si queda al arbitrio de quien los toma, puede no ser lo más adecuado de cara a prevenir accidentes. Y habría que tratar los desmanes de jóvenes y no tan jóvenes que consumen bebidas alcohólicas en actos públicos, consentidos casi siempre por las autoridades competentes? Sería bueno que todos y cada uno tomáramos conciencia de que la responsabilidad es de todos, pero sin que haya que ir en contra del vino en cvasi todas las ocasiones.

FUENTE: 28.11.2012 – A. GIL.  LOGROÑO – LARIOJA.COM – http://www.larioja.com/

Read Full Post »

Hace unos días un nutrido grupo de asociados al movimiento SLOW-FOOD, nos reunimos  en el restaurante de Pablo Urzay, abierto en la calle Reina Maria Cristina, de Las Arenas – Getxo, para dar buena cuenta del menú preparado al efecto, a base de hongos y setas.

La degustación se abrió  con un aperitivo de mucha enjundia, formado por un chupito de crema de hongos con virutas de  cecina de vaca betizu – nombre derivado del euskera  behi izua: “vaca huidiza» que recibe una raza de vaca semisalvaje, de color rojizo, autóctona del norte de España. El segundo componente del aperitivo fue una cucharilla de bonito ahumado Keia con escabeche de setas del bosque, para cerrar la «trinidad» con una tartaleta de hojaldre rellena de boleto edulis y mollejitas de cordero. Estaba claro que con este comienzo, la degustación de setas y champiñones comenzaba con los mejores auspicios gastronómicos. Para entonces el txakolí Itsasmendi 2011, recorría con profusión por la mesa, bajo la mirada y cuidado de uno de sus principales artífices, Garikoitz Ríos.

MENU:

Estuvo compuesto por un arroz cremoso de boletus badius, trompeta de los muertos, o Craterellus cornucopioides, para los más impresionables, lamperna galdakanesa (amanita rubescens) y rebozuelo atrompetado. Estaba como para hacerle la ola al chef. O quizás sea que a mí los arroces de este tipo me gustan a rabiar. Seguimos dándole con entusiasmo al Itasmendi, pero sin descuidar en Txakoli Itsasmendi Nº. 7, añada 2011. Hay quien se decide por el tinto de Rioja Señorío de Villarica, 2009. Crianza, de Hervías, La Rioja.

Al arroz le sucedieron un exquisito plato de txipirones a la plancha, con pisto de cantharellus cibarius, espárragos verdes trigueros y nube de queso de oveja carranzana cara negra, ahumado (elaborado con leche cruda de una raza autóctona, la Oveja Carranzana Cara Negra, actualmente amenazada de extinción). El plato está como de rezar… para que no se acabe. Momento oportuno para dar «suelta» al Itsasmendi Nª. 7 añada 2010. Tan bueno como el anterior, ofreciendo una alternativa estupenda para acompañar al plato. ¡Gracias Gari por la oportunidad de probar los dos vinos y establecer las diferencias de acompañamiento!

Sin que suenen timbales, que bien se los merecía,sale a la mesa el lomo de ciervo braseado con salteado de níscalos, lengua de vaca y seta de cardo (pleorotus erengii), con salsa de Pedro Ximénez y ciruelas. Plato delicioso, muy bien elaborado, carne en su punto, abundante guarnición de setas, y equilibrio de todo ello con la salsa al vino dulce. ¡Estupendo! En este plato hice alguna incursión al vino tinto, por aquello de la carne y el vino tinto, pero quiero dejar constancia de que rápidamente retorné a los txakolís, especialmente al 2011.  Para mi gusto, y no rechazo un tinto para una carne, al plato tal como se presentó le iba muy bien un txakolí con cuerpo, aromas frutales, algo florales, sin más historias. Y respeto el gusto y la opinión de cada uno en sus preferencias. Porque se dice que sobre gustos no hay nada escrito, pero nada que de vinos… ¡casi todo!

El postre, sorpresivo, estaba formado por un flan de coco con helado de hongos. Y es que no podían faltar en el último plato.

Destaco el café, cortesía de Cafés Baqué, que nos obsequió con un «corte» de seis variedades de cafés procedentes de Etiopía. Muy gustoso y grato al paladar.

Vaya desde aquí nuestro agradecimiento a Pablo Urzay por su excelente trabajo y a los responsables de Slow Food – Bilbao-Bizkaia por depararnos tan grata velada gastronómica en el 45º Cuartel que organiza.

Read Full Post »

A veces me quedo perplejo contemplando en los kioskos de prensa la enorme cantidad de revistas y publicaciones que se editan en nuestro país, para practicantes y aficionados de las más diversas actividades que uno puede imaginarse. Como decía aquella piadosa señora, doña Florencia, al concluir el rosario vespertino en la parroquia de mi barrio: «Recemos un padre nuestro por los marinos de tierra, mar y aire». Y es que en el apartado de revistas es verdad que entran todas: las de tierra, mar y aire. Es imposibre leerlas todas, ni aun las que se refieren a un tema específico. Y menos aun soportar el gasto que suponen.

A pesar de lo  cual, las que tratan del mundo de los vinos, han ido desapareciendo paulatinamente. Quizás tenga relación con la pérdida de consumo del vino en España. De los 70 u 80 litros de los años setenta del pasado siglo, estamos por los 18 litros mal contados de ahora. Y aun hay quien dice que «ahora se bebe menos, pero mejor». Pues no, tampoco. Ayer me sentaba en una comida docena y media de amigos, por mitades los hombres y las mujeres, y al tratar de cuestiones de vinos, la parte masculina se escandalizaba de los precios del vino, hablando solo de los de dos dígitos.

Y la verdad es que la falta de información sobre vinos, la carencia de referencias y comentarios solventes, producen un vacío en los aficionados normales que solo se llena, a veces, con artículos sorpresivos del tipo «Crianza de vinos bajo el agua del mar que mejora la calidad del vino», o «Personaje de-lo-que-sea instala una bodega en Ribera-de-algo, y asegura una primera cosecha de vino de nivel internacional», o también «La Compañía Internacional de Ligueros adquiere unas bodegas de las que saldrá un vino extraordinario». Y perdonen quienes me leen que me ponga a estos niveles, pero es que con frecuencia me hacen tales preguntas sobre el vino, que me dejan perplejo.

En resumen, nos falta mucho conocimiento a quienes gustamos de los vinos, sean buenos, malos o medio pensionistas; creemos saber más que los enólogos; somos cicateros a la hora de reconocer la valía de determinados vinos (no necesariamente caros, o de esta o aquella procedencia; y no nos dejamos enseñar.

Una forma de poner remedio a esta cuestión es hacerse con una buena guía de vinos, tan abundantes frente a la carencia de revistas especializadas, y dejarnos aconsejar por ellas, o al menos adquirir la suficiente información para aprender a desenvolvernos en este mundo tan complejo y tan amplio como es el del vino. Conozco a compradores de revistas de maquetas, que todavía tienen el Santísima Trinidad con tan solo la quilla montada desde hace varios años. O los que adquieren las de montañismo, y aún no han subido a un cerro. Vamos a ver si despertamos de esa modorrilla de enterados, y nos informamos un poco. Prometo ayudar con lo que vaya saliendo.

GUIA PEÑIN. 2013. La más veterana actualmente, y aunque despierta encontradas opiniones, en las que ni entro ni salgo, yo la sigo desde hace años, encuentro mucha información en ella, y coincido frecuentemente con la valoración y calificaciones que ofrece. Y para quien le interese saberlo, recojo unas notas distribuidas por la propia editora de la Guía.

ASI EVALUA LA GUIA PEÑIN.- 

A finales del mes de enero el equipo de cata de la Guía Peñín dio el pistoletazo de salida al periodo de catas que conformarán la Guía Peñín de los Vinos de España 2013. A lo largo de seis meses el equipo de cata, formado por Carlos González –director de la Guía-, Javier Luengo y Pablo Vecilla, viaja por toda la geografía española evaluando los vinos en su propia zona de producción junto a sus vinos vecinos. Pero, ¿cómo cata el equipo de la Guía Peñín?

Lo más importante para Guía Peñín es el punto de equilibrio, un vino equilibrado es aquel en el que todos sus matices, tanto olfativos como gustativos, no destacan sobre el resto, aparece un amplio registro pero ninguno domina sobre el resto, se acomodan a la perfección al conjunto del vino. Esta es la premisa fundamental de un buen vino, a partir de ahí entran en juego un gran grupo de variables. La razón de que la Guía Peñín de los Vinos de España viaje cada año a las zonas de producción es fundamentalmente para evaluar los vinos de una zona de acuerdo a su representatividad y a las características que encierra cada zona. Esta cata continuada de un numeroso grupo de vinos, todos ellos de la misma zona, arroja resultados muy interesantes, ya que permite al catador establecer patrones comunes o diferencias notables fruto de la intervención del hombre. Es así como en determinadas zonas, por ejemplo, en añadas muy calurosas la forma en que se comporta el vino diferirá en función de la interpretación que se haga en viña y en bodega, será ahí donde se podrá apreciar la mejor o peor ejecución del vino catado.

Otro aspecto destacable de la forma de cata de la Guía Peñín es que el proceso de cata de un vino es bastante rápido, esto se debe a que son los primeros golpes en nariz y en boca los que influirán en el catador. Y es que el primer impacto es el que cuenta. Incidir en olfatear un vino más de la cuenta puede anestesiar sus matices, haciendo que el catador acabe acostumbrándose a dichos aromas y por tanto no destacándolos. Esto es fácilmente comprensible si ponemos el siguiente ejemplo. Nosotros mismos somos incapaces de registrar los matices olfativos que tiene nuestra casa o nuestra ropa. Todos tenemos un aroma particular, sin embargo, el convivir con él nos hace inmunes, por lo que no sabemos cómo olemos exactamente. Algo parecido le sucede al bodeguero con su propio vino. Acostumbrado a convivir con él, es fácil que pierda algún matiz de cata por el camino, por ser algo común en su día a día. La solución en este caso para el bodeguero será la cata comparativa. Este ejercicio, muy común entre los bodegueros, servirá para precisar el tiro de los enólogos.

Así pues, el equipo de cata de la Guía Peñín trata de posicionar la cata del vino en el contexto al que pertenece: zona de producción, añada, variedad y crianza. La zona de producción lleva implícitas muchas cosas, ya que en ella conviven climas y suelos, dos de los protagonistas más importantes en la definición de un vino. Una vez se concluyen las catas, el catador rescata lo más destacable de cada zona, anota los patrones comunes existentes en los vinos evaluados y destaca las grandes elaboraciones y las novedades más relevantes del año. Con todo ello llegamos a la recata, que es una segunda evaluación de los vinos que alcanzan los 95 puntos. Para estos vinos se vuelve a pedir una segunda muestra a las bodegas para que en el mes de julio se sometan a un segundo análisis. En este caso los vinos son situados por rangos de puntuación y catados comparativamente con vinos de puntuaciones superiores o inferiores. Este ejercicio de cata sirve a la Guía Peñín para definir más minuciosamente los vinos que conformarán el Podio de la futura Guía, lo cual supone una gran responsabilidad. Ni que decir tiene que en este ejercicio de recata hay vinos que suben, pero también otros que se mantienen o bajan de puntuación.

Read Full Post »

Tradicionalmente y referido a las últimas décadas, el txakolí de Gipuzkoa se producía principalmente en Getaria, con los añadidos de Zarautz y Aya. Tan arraigada estaba la producción txakolinera en la villa del navegante Juan Sebastián Elcano, que el Consejo Regulador, al momento de poner en marcha su reglamento lo hizo bajo la Denominación de Origen Txakolí de Getaria.

Más recientemente se ha extendido a otras localidades como Oñati, Arrasate. Deba y Olaberría, siendo la última incorporación de la bodega HIRUZTA, de Hondarribia, habiendo crecido el número de bodegas con estas incorporaciones de las 18 iniciales a las 25 que son en la actualidad.

La más reciente es la hondarribitarra Hiruzta, de la familia Recalde, situada en la falda del monte Jaizkibil, kugar ideal para la plantación de viñedos, por su clima atlántico que beneficia las uvas que crecen y maduran en la viñas. La primera cosecha de esta bodega fue la del 2011, siendo la segunda la reciente del 2012.

Los Recalde están asesorados por expertos profesionales enólogos: Ana Martín Onzain y Pepe Hidalgo. Cuentan con 10 hectáreas, con  una capacidad de producción para 100.000 botellas, posibles de aumentar a futuro.

En relación a la cosechas reciente de 2012, la enóloga de Hiruzta, Ana Martín, dado cuenta del final de la vendimia del Txakoli de Hondarribia para pasar al proceso de elaboración, y  un año que desde el punto de vista climático “se ha salido de lo normal”.

Martín ha explicado que la primavera y el verano han sido “excesivamente secos, acompañados de temperaturas relativamente elevadas”, aunque el viñedo ha vegetado “bastante bien gracias a las reservas de agua invernales”.

Según ha indicado, “la muestra de racimos en primavera auguró una buena cosecha, cuya maduración siguió un desarrollo normal, con cierto retraso ocasionado por la sequía, llegando la vendimia una semana más tarde que lo normal”, pero el final del verano “cambió radicalmente hacia más humedad, con unas oportunas lluvias, que han asegurado una excelente maduración de la uva”.

La enóloga ha indicado que la calidad de la cosecha del 2012 ha sido “muy buena, alcanzando una buena cantidad de uva, unido a una riqueza de azúcares equilibrada con una acidez más bien baja, y todo ello con una excelente maduración aromática, que se traducirán en una cosecha de txakoli más que buena”.

Finalmente esperan alcanzar una producción en torno  a las 80.000 botellas para los dos tipos que elaboran: Hiruzta e Hirusta Berezia.

Read Full Post »

Older Posts »