Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 noviembre 2011

 

No somos muy partidarios de las guías de vinos, y menos aún de las extranjeras, The Wine Advocate incluida, aunque reconozco que si son de profesionales solventes y se  analizan con interés, pueden aportar un gran caudal de información. Lo lamentable del caso es que una gran parte de aficionados “tocan de oído” y se deslumbran ante los titulares que hablan o escriben de las recomendaciones y puntuaciones de algunos prescriptores, principalmente entre los extranjeros, que les falta “fondo de armario” y conocimiento profundo de nuestros vinos, y cuando escribo “nuestros” me refiero a los que se hacen por toda la geografía española, y más en particular los más destacados, y me ahorro la lista para no enfadar a nadie.

A pesar de todo lo cual, de vez en cuando sacamos la cabeza del agua y echamos una vista a lo que se sucede por la superficie, para pulsar como van los mercados de vinos españoles, que sin duda alguna me merecen el máximo respeto por su profesionalidad.

En los pasados días hemos dado un par de referencias de los mejores vinos proclamados por la revista WINE SPECTATOR,  que se han probado más de 11.500 vinos de todos los tipos y clases, procedentes de las cuatro esquinas del mundo vinícola, en el pleno sentido de la frase. Quien me haya leído habrá visto que el “number one” ha sido un pinot noir de California, y, aunque me hubiera gustado no he hallado ningún vino español entre los diez primeros, cuya lista publiqué hace muy pocos días.

Hoy repaso  la lista de los cien mejores vinos y destacando los 7 vinos españoles que figuran en ella. Que nadie entiendas que es lo mejor de lo mejor: sencillamente son los que ha elegido la revista de los que se venden en el mercado USA y punto. No caigamos en el papanatismo tan al uso de decir que son los mejores, porque no sabemos cuántos vinos de aquí han pasado por las catas de W.S., y si por encima de los cien hay diez, cien o quinientos,no relacionados. Me quedan por comentar algunos vinos singulares, que para mí gusto personal son excepcionales, y sobre los cuales volveré en otro momento, dando por cerrado el repaso de la guía.

Puesto: 23 – Puntos: 93 – Precio: 15 dólares – BODEGAS RESALTE,  de Peñafiel (Valladolid). Se trata del Vendimia Seleccionada del 2004. D.O. Ribera del Duero

26 – 93 – 24. DESCENDIENTES DE J. PALACIOS. Villafranca del Bierzo. (León). Pétalos 2009. D.O. Bierzo

53 – 94 – 70. BODEGAS LOS ASTRALES. Anguix. (Burgos). No especifica el vino, que puede ser el Astrales Christina (por la que me inclinoo Astrales. Añada 2008. D.O. Ribera del Duero. Bodega fundada con el nuevo siglo, y a pesar de su “juventud”, se trata de un clásico con una experiencia más que notable, la de una familia dedicada al cultivo de la vid desde hace tres generaciones, la familia Romera de la Cruz, y la de un asesor técnico de la talla de Eduardo García (hijo de Mariano García, artífice de Bodegas Mauro, Maurodos o Aalto.

59 – 90 – 18. BODEGA DINASTIA VIVANCO. Briones. (La Rioja). Selección de Familia 2008. D.O.C. Rioja.

71 – 90 – 48. BODEGAS GODEVAL. Obarco de Valdeorras. (Ourense).Viña Godeval 2010.

89 – 91 – 30. Cia. de Vinos de TELMO RODRIGUEZ. Lanciego (Álava). Gago 2007. D.O. Toro.

91 – 90 – 28. BODEGAS BERONIA. Ollauri. (La Rioja). Gran Reserva 2001. D.O. C. Rioja.

Como colofón añadir que las puntuaciones de W.S. y las de la Guía de Peñín están bastante equilibradas, por lo que en este apartado no hace falta “ver” las guías extranjeras. Si acaso, por conocer el papel de nuestros vinos en mercados de gran concurrencia.

Listado completo: ¡Click!   Top100AtAGlance

Anuncios

Read Full Post »

La “foto de familia”: 1ª fila: Mikel Alonso (Mesón de la Tortilla);  Juan Cobo y Jon Unda, del Restaurante Boroa; Guillermo Iturriondobeitia, Vicepresidente del Consejo Regulador; Ricardo Pérez y Teresa Fernández, del Restaurante Yandiola.   –   2ª fila: Patxi Zabala, Miembro del Jurado; Karlos Osés, Director General de Ipar Kutxa; Bittor San Miguel, también del Jurado; Pedro Olea, director de cine; Xabider Uribe-Etxebarría; Gurutze Beitia, presentadora de la ceremonia y “jurado popular” en las visitas a los finalistas.

Por segundo año consecutivo se han seleccionado entre los bares y restaurantes de Bizkaia propuestos por profesionales y aficionados, aquellos que por su especial atención al servicio del Txakolí de Bizkaia, merecen una distinción especial, que sirva de ejemplo y acicate al gremio de la hostelería.

Los elegidos no se presentan a sí mismos, sino que son detectados por personas expertas y comunicados a la Denominación de Origen. Son varios los factores a resaltar: Servicio del propio vino, variedad de oferta en cuanto a marcas y variantes, asistencia alcliente para una buena elección, en particular los restaurantes, y otros detalles que no pasan desapercibidos y que después serán contrastados por un jurado especializado, que será el encargado de proclamar los premios.

En esta ocasión se han distinguido entre los bares el “Mesón de la Tortilla”, de Deusto, y entre los restaurantes el Boroa, de Amorebieta, y el Yandiola, de Bilbao.

Los premios, patrocinados por Ipar Kutxa se entregaron en la tarde de ayer en Mendibile Jauregia, sede del Consejo Regulador, en un ambiente festivo, con lleno hasta la bandera, con abundante txakolí y de<liciosos canapés, que hicieron la delicia de todos los asistentes.

De seguir así, tendrán que pensar en ampliar el espacio, pues ayer se pudo haber colocado el cartel de “No hay billetes… ni sitio”. Lo que en sí mismo es muy agradable para los promotores del premio, del Consejo y, ¡cómo no!, de los propios txakolineros que elaboran un vino singular que, a mi entender es uno de los  mejores vinos blancos que existen en el meercado. Sin perder de vista que, además, se elaboran txakolís rosados u “ojo gallo”, tintos, espumosos y hasta un delicioso vino dulce, de vendimia tardía que no es para perdérselo.

En breve saldrán ya al mercado los nuevos txakolís del 2011, que según parece serán de buena calidad.

  MAS FOTOS….

Read Full Post »

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este es el detalle de los diez mejores vinos calificados por la revista Wine Spectator, para lo que se consideran la calidad y el precio de venta. Las ilustraciones recogen nueve de los 10 vinos, y en la leyenda de cada uno de ellos se indica el nombre del vino; añada y uvas de las que procede aquel. También se indica la ubicación de la bodega, así como el país.

Finalmente, en la sefunda línea, los puntos adjudicados, el precio de venta al público en US$, y el número de cajas producidas.

1.     Kosta Browne
Pinot Noir Sonoma Coast 2009

95 points / $52
                        5,818 cases made
Sonoma County, Californi

2.     Hall
Cabernet Sauvignon Napa Valley Kathryn Hall 2008

96 points / $90
                        2,450 cases made
California

3.     Domaine Huët
Vouvray Moelleux Clos du Bourg Première Trie 2009

96 points / $69
                        760 cases made
Loire Valley, FrancE

4.     Campogiovanni
Brunello di Montalcino 2006

96 points / $50
                        7,000 cases made
Tuscany, Italy

5.     Dehlinger
Pinot Noir Russian River Valley 2008

95 points / $50
1,050 cases made
Sonoma County, CaliforniA

6.     Baer
Ursa Columbia Valley 2008

95 points / $35
                        1,095 cases made
Washington

7.     Quinta do Vallado
Touriga Nacional Douro 2008

95 points / $55
                        2,188 cases made
Douro Valley, Portugal

8.     Domenico Clerico
Barolo Ciabot Mentin Ginestra 2006

96 points / $90
                        1,500 cases made
Piedmont, Italy

9.     Alain Graillot
Crozes-Hermitage La Guiraude 2009

94 points / $55
650 cases made
Northern Rhône, France

10.  Château de St.-Cosme
Gigondas Valbelle 2009

94 points / $58
                        1,175 cases made
Southern Rhône, France

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »

En ocasiones sostengo, dentro de las catas de vino a las que asisto, las escasas posibilidades de degustar un buen vino elaborado con uvas de la variedad Pinot Noir, salvo que el vino sea de Borgoña, y que si alcanzas a tener una botella en tus manos, ha de ser de alguna bodega de prestigio, que, naturalmente, tendrá un alto precio. En mi modesta bodega conservo algunas botellas de Pinot Noir, de Borgoña, que no despiertan interés alguno para acabarlas, pues las que faltan me desilusionaron bastante. Claro que no son nada del otro mundo, pero confirma en parte mis teorías.

En esta controversias hay quienes responden que en Nueva Zelanda los hay muy buenos, lo mismo que en California, y hasta me encuentro actualmente a la espera de catar un vino elaborado por alguna de las alturas de la Penibética, que un buen amigo y compañero de catas ha logrado encontrar.

Y en estas ando, cuando descubro que la revista WINE SPECTATOR, acreditada en el mercado internacional del vino, ha publicado hace unos días que un California Pinot Noir, producido en una pequeña bodega de Sonoma, Kosta Browne propiedad de  Dan Kosta y Michael Browne , es el Vino del Año de la selección hecha por la revista entre 11.600 vinos examinados en catas ciegas, durante el presente año. Para otorgar el premio se tuvo en cuenta la calidad del vino y su precio, cuestión importante para los compradores de vinos. La puntuación alcanzada por el vino fue de 95 puntos (no comparar con Parker, pues no tiene relación con W.S.), y el precio de venta 52 US$, o lo que es igual 39 €.

El vino se llama  Sonoma Coast Pinot Noir 2009, y está elaborado con la mezcla de uvas procedentes de tres viñedos. Dos de estos ellos, Gap’s Crown y Terra de Promissio, están localizados en la parte sur de la denominación Costa de Sonoma, abierta difectamente a la influencia de Petaluma Gap’s, por donde llega el “enfriamiento” del Océano Pacífico, y el predominio marítimo de la Bahía de San Pablo.

El tercer componente es la nueva incorporación del noroeste cerca de Annapolis, Walala. Los vinos de la región del Gap Petaluma son ricos, voluptuosos, con fruta de color rojo oscuro, textura y amplia estructura. Los vinos de fruta roja Walala  son especiados, elegantes estructurados y complejos. Se recomienda beber este vino entre el 2013 y el 2019.

En la cata de bodega, antes de salir el vino al mercado, se describen los aromas con recuerdos de arándanos, cereza madura, seguido por un intenso tono de ciruela negro, salvia y hierbas aromáticas de la Provence. En el fondo hay un polvo de cacao, lavanda y rosas.

En el paladar: Frutos rojos y azules que se se funden en toda la boca. Acidez y taninos llevan el carácter de frutos negros hacia el paladar medio, seguido de cereza negro y crema de arándanos. Una lenta liberación de sabores y texturas complejas, conducen al vino al fondo de la boca, con un final largo y persistente.

Si la descripción corresponde correctamente a lo que el vino pueda dar en la cata, no cabe duda que habrá de resultar una fiesta su degustación.

Esperemos que algún importador decida traerlo a España, para ver si tenemos oportunidad de probarlo.

Y ya que estamos con los premios de Wine Spectator, en los próximos días dedicaré unos comentarios a los vinos españoles recogidos en el “hit parade” de las catas.

Read Full Post »

Una buena comparación de estos tres vinos, dos de ellos de Bodegas Inurrieta, de Falces, en Navarra, y el tercero procedente de Australia.

A destacar los dos “Orchideas” navarros: el Cuvée del año 2009 con varios meses de permanencia del vino en madera, con sus lías; al igual que el de 2010, sin crianza alguna. Muy bien tratada la variedad Sauvignon Blanc, plena de aromas frutales, en especial la gama tropical con el maracuyá en su justa medida. Limpios, bien presentados, nariz potente y persistente, muy aromática; y en la boca muy fácil de tomar, solo o en compañía de alimentos. Se diferencia de otros vinos nacionales elaborados con esta uva, a favor del que comentamos que si algún patrón cercano tiene son los vinos bordeleses, es decir, con mucha finura y sin recargar olores y sabores. Los catadores puntuaron mejor el joven, a pesar de que el Cuvée, con el aporte de madera está muy en su punto.

El vino australiano, de uva Chardonnay, dio buen juego, pero por detrás de los anteriores, por lo que pasó un tanto desapercibido.

 

A destacar el Shiraz australiano, bien elaborado, fácil de tomar, armónico en aromas y sensaciones en boca. Bueno en nariz, muy aromático, como también en la boca. Equilibrado, con taninos muy agradables, pleno en boca, y largo en el posgusto.

El Santa Digna, de Torres-Chile, no estuvo a la altura de los vinos de esta bodega. Ligero, un poco desvaído, escaso de aromas y con un paso de boca ligero.

Y el Marqués de Murrieta cumplió con lo que se espera e esta bodega. O sea algo así como lo que en tauromaquia se denomina faena de aliño.

También entró en esta serie un vino de CVNE -Viña Real 1952-, degustado con propósito de comprobar su estado después de 60 años desde que fuera elaborado. Y tan bueno y entero estaba, que se le hizo la ola al vino. Sorprenden que tras sesenta años de vida conservara el color rubí, con solo algún atisbo de los tradicionales tonos eja de los vinos riojanos, con capa alta. Potente en aromas, en especial de frutas en compota, cuero, suavemente a madera, con tonos cambiantes a medida que se aireaba el vino. En boca irreprochable: franco, ligerísimo todo acetaldehído, potente, conservando estructura y equilibrio. Final de boca gustoso y persistente. Al momento de servirlo los catadores desconocían los datos, en particular la añada y puesta a consulta la opinión generalizada lo situó en alguna de las celebradas de los años setenta.

Un vino distinto a los pedro-ximenez tradicionales. Primero por el color: amarillo dorado, entre un amontillado y un oloroso. Es más un vino seco que un dulce, por lo que es más para alimentos “salados” que “dulces”. Acompañará muy bien a quesos curados, chacinas de buena elaboración, salmón ahumado, etc. Sin embargo se aleja de los vinos dulces, no solo de sus homónimos, sino también de los vendimias tardías y otros.

Se trata de un buen vino, que se puede disfrutar, pero no sirve como vino de postre, en opinión de los catadores.

 

VER DETALLE ¡Click!>: CATA G-IV. NOVIEMBRE 2011-2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Read Full Post »

Resultó interesante la comparación de los tres vinos del grupo Martín Codax, con dos albariños y un godello. El vino tradicional que siempre hizo esta bodega del Salnés: monovarietal. Ahora presenta otro con mayoría de Albariño, con  el añadido de Caiño y Loureiro, propio de la zona del Rosal. Y como vino más moderno, que cada día gana más adeptos entre los “devotos” de los vinos blancos gallegos: Godello de Monterrei, cuya calidad, siendo ya buena, aún se puede esperar más del varietal y de la experiencia de la bodega. Los catadores puntuaron casi al mismo nivel los tres vinos, con un Notable bien ganado.

El contrapunto corrió a cargo del Orchidea de Inurrieta, varietal Sauvignon, cosecha 2012 que me atrevo a calificar como uno de los mejores vinos de esta variedad, de los que se elaboran en España. Un vino muy aromático, sin estridencias, con todos de fruta blanca, suaves apuntes de cítricos, y, por supuesto, fruta tropical. La mesa de cata, al completo, disfrutó con el vino puntuado con 93 puntos, en el nivel de “excelente”.

Los tintos se dividieron en dos partes: de una vinos de una misma bodega, muy semejantes, pero con algunas diferencias, en particular las parcelas, situación en altura de las mismas, estancia en barrica, etc. En resumen: dos Inurrietas crianza y reserva de los años 2008 y 2007, respectivamente. Disfrute con el vino, apreciando su buena nariz, ataque en boca, y acompañamiento del plato.  Ambos gozaron del aprecio de los catadores, con un resultado reñido: Ambos notables, pero con una ligera ventaja de puntuación en favor del reserva (2007).

A continuación se cataron un vino de uva monastrell, de Alicante; un coupage de Binissalem-Mallorca y un buen ejemplar de Chateauneuf du Pape, a base de Grenache y Carignan, que causó tan buena impresión que alcanzó la máxima puntuación del Notable. La Monastrell quedó como Muy bueno y el de Binissalem, un vino moderno al uso con mezcla da variedades propias y extranjeras, se apuntó al Notable por debajo del francés.

Poco en común tenían estos dos vinos, que cerraban la cata, por su manifiesta diversidad en todo: color, uvas, zonas de producción, etc. Pero norte y sur congeniaron muy bien, y la blanca Hondarrabi Zuri Zerratia, hizo buenas migas con el generoso dulce a base de zalema y pedro ximenez, de Huelva. Ambos vinos se acoplaron con los dulces y gustaron a los catadores. Ambos vinos se catalogaron como Notables, con algo más de puntuación del vendimia tardía elaborado en Larrabetzu.

En resumen, una buena cata, trabajado y disfrutada, y algunas cosas más de las que igual hacemos mención escrita otro día.

Nota: Aunque en la foto aparece el URESTI de Itsas Mendi, éste fue sustituido por el vino del Condado, para dar satisfacción al colega que había aportado éste último.

 

 

VER DETALLE DE LA CATA: ¡CLICK!> G-II. Noviembre 2011-12

Read Full Post »

Hace unos días nos hacíamos eco en este blog de la celebración del Concurso Internacional de vinos elaborados a partir de la variedad Tempranillo, del que se han celebrado ya varias ediciones en años precedentes. Como puede verse por la lista de premiados, la mayor parte de los galardones han correspondido a vinos españoles, aunque también figuran algunos de USA, Argentina e inlcuso Grecia.

Como ya adelantamos, la Medalla de Oro especial, concedida a un solo vino, fue a parar a manos de la Bodega de Ramón Bilbao, de Haro, y en concreto a su vino MIRTO 2006. Vaya desde aquí nuestra enhorabuena a esta antigua y conocida bodega jarrera, así como a todos los demás premiados.

Para quien esté interesado en repasar la lista de premios, incluimos una lista de los mismos.

Concurso TEMPRANILLOS AL MUND 2011

Read Full Post »

Older Posts »