Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cavas y Champagnes’ Category

 

El cava y el champagne son iconos de celebración y lujo. Su brillo oscurece el de los espumosos de otros terruños, que pueden hacerse por métodos distintos del tradicional y ser interesantes por su origen, estilo y variedades.

El rol icónico del cava y su enorme importancia en el escenario español lo ponen en tensión cada vez que hay conflictos políticos y sacudidas en el mercado. Más de la mitad del espumoso en nuestro mercado lleva el sello de su Consejo Regulador. Nos bebimos en 2016 unos 88 millones de botellas, la mitad de ellas solo en las fiestas navideñas, mientras que la exportación se llevó el doble del consumo nacional, lo que nos sitúa como tercer productor de vinos espumosos del planeta tras Francia e Italia. Son unas cifras enormes para una Denominación nacida en 1986 con nuestra entrada en la Comunidad Económica Europea y que, aunque tiene su núcleo de producción y consumo en Cataluña, se extiende por las riberas del Ebro desde la Rioja Alavesa hasta Navarra y Aragón, por la costa mediterránea hasta Valencia y por el interior hasta Extremadura; es decir, por los territorios en los que se etiquetaba cava en los años 80. Los últimos en llegar no han querido o podido acogerse a la Denominación y sus espumosos llevan los sellos de los distintos consejos reguladores de sus zonas. La mayoría son de método tradicional y se diferencian del cava por trabajar con sus propias variedades de uva locales.

Burbujas variadas

La Denominación “alternativa” que destacó en un principio fue la castellana Rueda, que produce seis de cada 10 espumosos castellanos y ampara su elaboración desde hace más de tres décadas. Hoy viven un cierto declive dado el enorme éxito de los blancos tranquilos que se llevan el grueso de la uva, así que las 700.000 contraetiquetas que entregó el Consejo Regulador en 2006 se han quedado en la mitad. Los tipos brut y brut nature deben madurar un mínimo de nueve meses en botella y llevan un alto porcentaje de uva verdejo, que aporta un cuerpo pleno con sabores vegetales y tropicales distintivos, pero sin la finura ácida del cava. Los más conocidos y mejor posicionados son Palacio de Bornos, Viña Cantosán y Cuatro Rayas.

Otras bodegas castellanas han seguido su camino, con mención especial a la contumacia del bercianoPrada, que con su curiosa etiqueta Xamprada comercializa desde 1991 unas 30.000 botellas anuales de varios espumosos ecológicos hechos con variedades locales –mencía y godello– además de la ubicua chardonnay. Pero el premio a la etiqueta más extravagante de la zona se la lleva la Cooperativa de Vinos del Bierzo con su Don Perejón.

En la Ribera del Duero hay una bodega que hace cava: Peñalba López. Ya etiquetaban así antes del nacimiento de la D.O. y se mantienen en ella de forma excepcional. Los demás producen “espumosos de calidad”, también en comarcas como Cigales y Toro, donde Flor de Sauco es el primer tinto de la zona con burbujas. El grupo Matarromera es el principal productor castellano con varias etiquetas en el mercado.

En Castilla-La Mancha cuentan también con tradición y marcas como Cantares, Edoné y Mantolán con buen predicamento local. Incluso unas bodegas han registrado la Asociación Marca Diferenciada Cueva para los espumosos toledanos de chardonnay, macabeo y airén que hacen desde 1987 en Villanueva de Alcardete, la villa que aspira a ser el San Sadurní manchego.  También hay movimiento en Canarias con espumosos de listán blanco y malvasía en Tenerife y Lanzarote, e incluso un blanc de noirs –Paisaje de las Islas– elaborado con listán negro, la tinta local más abundante.

En Galicia recuperan tradiciones de la Belle Époque, cuando la Compañía Vinícola Gallega sacó a la venta su Champán Galicia (1920) y el arquitecto Vázquez Gulías –conocido por el proyecto del Gran Hotel La Toja y otros edificios emblemáticos– el Gran Champagne Gulías, que hacía con uvas de sus viñedos de Beariz y levaduras traídas desde Francia en barco. Los espumosos gallegos son florales y aromáticos, su mercado básicamente local y se elaboran hoy en 13 bodegas, la mayoría en Rías Baixas, donde se celebra este año la III Festa del Viño Espumoso de Salvaterra do Miño. El trabajo de los pioneros de los años 80-90, como el ribeiro Fin de Siglo y los varietales de Treixadura de la Cooperativa Viña Costeira, ha tenido continuidad y desde aquel primer albariño brut nature de 2006 –Burbujas de Baladiña– han ido llegando los actuales de Mar de Frades, Laxas, Adegas Galegas, Valtea, Martín Códax, Señorío de Rubiós y hasta un reserva con 21 meses en botella, Feitizo da Noite. La cuota de riesgo la aporta la zona de Valdeorras donde elaboran tintos y rosados espumosos de mencía, albarello y sousón y donde unabodega excavada en una cueva natural –Fragamoura– se dedica sólo a estos estilos. Y es que cuenta la historia que un “champagne” de la zona ya había ganado premios en la Exposición Internacional de París celebrada en 1888.

Los nobles exiliados

Hay quien no quiere ser cava. La agresiva política comercial de bajos precios de algunos grupos, unida a unas etiquetas demasiado genéricas que no distinguen por origen geográfico en una D.O. que incluye viñedos en el País Vasco, Cataluña, Aranda de Duero, Requena y Extremadura, han disuadido a un buen puñado de los cavistas punteros de usar este sello. Raventós i Blanc  ha creado su propia Marca de Calidad –Conca del Riu Anoia- mientras que otros, como Albet i Noya, Colet, Loxarel, AT Roca o Mas Comtal, se han sumado a la nueva Denominación Classic  Penedès, nacida en 2014 para acoger a los exiliados del cava. Su normativa impone que todos los vinos sean ecológicos (es la primera D.O. del mundo en hacer esto) y de la categoría reserva para arriba, ya que pasan un mínimo de 15 meses en rima. En un ágil movimiento, la D.O. Cava ha creado la figura del “Paraje Calificado” para detener con un sello de imagen y prestigio la sangría de aspirantes a grand cru que huyen ante la perspectiva de verse en los mercados junto a etiquetas de menos de dos euros.

La fascinante diversidad francesa

El abrumador peso de Champagne es un problema para otras regiones de larga tradición, como el Loira.  La principal zona productora tras la Champagne tiene denominaciones como Saumur, Anjou, Montlouis y, muy especialmente, Vouvray que hacen espumosos de carácter propio y precios atractivos a partir de variedades locales como chenin blanc y cabernet franc. Maduran un mínimo de nueve meses en botella con sus lías y pueden llegar a ser muy finos y complejos. Casas como Huet y François Pinon tienen muy buen nivel.

Al este, la mini Denominación Bugey Montagnieu (menos de dos hectáreas) interpreta en clave brut las variedades de la Saboya: Chardonnay, Mondeuse, Altesse… mientas que las AOC Blanquette de Limoux y Gaillac hacen lo propio con la mauzac del Languedoc y el sudoeste y el goloso Clairette de Die –que era todo un éxito en el siglo XIX servido de barril en Lyon y Grenoble– con la moscatel de grano menudo y otras del Ródano. Muchos de estos espumosos se elaboran por el método ancestral, reviven viejas tradiciones y dan protagonismo a raras e interesantes uvas locales.

En la estela del champagne están los crémant de las regiones de Burdeos, Alsacia, Loira, Borgoña, Limoux y Jura, todos ellos caracterizados por una presión de carbónico algo menor y por el uso de las variedades de sus terruños, pero siguen fieles al método tradicional por lo que cumplen en el mercado el rol de ser los “cavas” franceses.

Los apuros del cava: Prosecco

Los cavistas no podían imaginar que su pesadilla en los mercados anglosajones iba a ser un vino italiano casi desconocido hace un par de décadas, pero que hoy, según comenta algún experto, viene a ser moda a buen precio, “el Zara de los espumosos”. El prosecco procede del Véneto y de Friuli, en el noreste, y se elabora con un 85% mínimo de la blanca local glera por el método granvás o, como ellos dicen, “italiano”. Sus sensaciones son primarias con sabores cítricos y frutales de pera y albaricoque limpios y sencillos, sin la complejidad que dan levadura y tiempo al champagne y al cava con el que compiten en el mismo rango de precios. El prosecco ha multiplicado sus ventas por cuatro en el mercado de EE.UU. entre 2010 y 2015 mientras que el Reino Unido bebe dos veces y media más que Italia. Conviene buscar los de  la Denominación “Superiore” de la zona de Conegliano-Valdobbiabene y el Vigneto grand cru Cantizze.

Sekt, espumantes y sparkling wines

Alemania es la cuarta potencia espumosa mundial, después de Francia, Italia y España. Sus burbujeantes Sekt, elaborados en su mayoría por el método granvás, suman una de cuatro botellas de vino en su mercado interior.  No siempre se parte de vinos base germanos, por lo que merece la pena buscar los tipos brut y extra brut que lleven la mención Deutscher Sekt BA, que indica que toda la uva procede deuna de las 13 regiones vinícolas clasificadas o Anbaugebiete. Son espumosos aromáticos que pueden ser muy placenteros si se elaboran con variedades locales de buenos viñedos como pinot blanc y, especialmente, riesling, aunque las champanesas pinot y chardonnay son también frecuentes. La etiqueta Winzersekt se reserva a los vinos varietales de añada que se elaboran por el método tradicional y supone la categoría top del sekt.

Muy interesantes son también los casi desconocidos espumantes portugueses que se producen, históricamente, en las regiones de Bairrada, Varosa y Lamego aunque hoy la cosa está más repartida. Con gran presencia de las variedades autóctonas, algún blanc de noirs de sus grandes tintas –baga, touriga– y método tradicional generalizado, marcas como Murganheira, Vértice o Luis Pato son buenas opciones.

Y no nos olvidemos del renacer británico, con unos sparkling wines de plena moda que están de vuelta gracias al cambio climático. Se dice que hace varios siglos hubo otra época cálida en las Islas y que el viñedo abundaba en los condados de Kent y Sussex, de suelos calizos y blancos que recuerdan a los de la Champagne y producen hoy dos tercios del espumoso británico, muchas veces a partir de sus mismas variedades chardonnay, pinot noir y pinot meunier. El buque insignia es Nyetimber y sus espumosos de larga crianza, ya en la primera división mundial, están atrayendo mucha atención por el potencial de calidad que muestran.

Tres métodos para la burbuja

Los grandes espumosos se elaboran por el método tradicional (antes champenoise) que supone una segunda fermentación y una larga crianza en botella con la levadura. Produce una burbuja cremosa y fina y unos sabores complejos de repostería que no se consiguen por el método granvás, más barato y en el que la toma de espuma ocurre de forma más rápida en grandes depósitos. Su lado positivo es que mantiene nítido el carácter varietal de la uva. Los espumosos de método ancestral se embotellan sin acabar su única fermentación para que generen el carbónico al rematarla en botella.

Champagne* andaluz

Hay movimiento en Jerez en torno a los espumosos. El suelo de albariza extremadamente calizo es muy semejante al de la Champagne y ya había tres casas en 1881, entre ellas el desaparecido icono Domecq, que elaboraban “champagne” gaditano a partir de la uva palomino fino. Hoy, bodegas como Barbadillo y Alba Viticultores han retomado la tradición. Y no olvidemos que otras comarcas andaluzas producen interesantes espumosos, como el “natural” Barranco Oscuro de las Alpujarras granadinas.

*La denominación «champagne» está limitada a la zona de producción de la Champagne, en Francia.

FUENTE: SOBREMES

Autor: Luis Vida.Jueves, 7 de diciembre de 2017

https://sobremesa.es/not/3321/ni-cava-ni-champagne-descubre-otras-burbujas-fascinantes/?utm_source=Newsletter+Sobremesa&utm_campaign=68c630432f-Newsletter_Sobremesa_RSS1_27_2015&utm_medium=email&utm_term=0_d452e06e54-68c630432f-200632481

Anuncios

Read Full Post »

Clovis Taittinger, heredero de una marca francesa de champagne.

“Producimos seis millones de botellas al año que se venden en más de 150 países”

Clovis Taittinger es director de exportación de la empresa familiar de champagne que lleva su apellido y que fue fundada por su bisabuelo en el siglo XIX. El pasado fin de semana visitó la Isla para formalizar un acuerdo de colaboración con el exclusivo hotel Bahía del Duque, de Adeje, y promocionar su marca ante la prensa especializada de las Islas y de los principales medios nacionales. La gran marca francesa posee 288 hectáreas de viñedos, lo que lo convierte en uno de los más extensos en la región de Champaña, donde cultivan uvas Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay. Estas últimas son las más emblemáticas de los espumosos de la casa y las que le aportan su característica frescura y suavidad.

El programa gastronómico preparado por el director del Bahía del Duque, Santiago Cabré, y su equipo incluyó una cata de espumosos dirigida por Clovis Taittinger de tres variedades de la firma: el Brut Reserva, elaborado por 35 cosechas de diferentes años de Chardonnay y Pinot Noir, y madurado cuatro años en bodega; el Brut Millésime de 2006, hecho a partir de una sola cosecha de calidad excepcional de Grands Crus de Chardonnay y Pinot Noir; y el Comtes de Champagne Blanc de Blancs 2004, monovarietal de Chardonnay envejecido en barricas de roble, que es una de las joyas de la marca. El broche culinario lo puso el chef Braulio Simancas con una cena en el restaurante Las Aguas.

En 2005, su familia vendió el gigantesco conglomerado de hoteles y productos de lujo que poseía, además de la bodega, para repartir su patrimonio entre todos los herederos ¿por qué su padre decidió invertir su parte de la fortuna para recuperar la bodega en 2006?
Nuestra intención era preservar nuestra tradición familiar. No se trataba de una cuestión de ego sino de salvar la historia y el trabajo realizado durante cuatro generaciones de Taittinger. Mi bisabuelo compró los viñedos y el hermano de mi abuelo creó la marca. También pensó en nuestros trabajadores, en la red de distribuidores que tenemos y en los clientes que tiene nuestra marca repartidos por el mundo.

¿En qué se diferencia Taittinger de otro champagne?.-  Hay muchos factores distintivos. El primero es que es somos una empresa familiar de champagne que sigue siendo gestionada por los descendientes de sus creadores. Es una empresa familiar lleva nuestro nombre. Eso significa para nosotros un deber de excelencia y de calidad con todos los clientes y socios. Implica nuestra garantía personal. Para mí, mantener nuestra credibilidad es fundamental. Además, Taittinger es un champagne de un estilo especial, muy femenino y muy ligero. Tiene todo el estilo de Chardonnay que ha hecho nuestra marca famosa en el mundo. La constancia es otra de nuestra virtudes. Uno puede beber una copa en de Taittinger en Tenerife, en Nueva York o en Buenos Aires y siempre encontrará el mismo placer. Otro punto que nos caracteriza es el alma artesanal que mantenemos. Tenemos el segundo viñedo más grande de la zona de Champagne y preservamos una cultura, un savoire faire (saber hacer) y esto es muy importante dentro del mundo industrializado en el que vivimos.

¿Qué ventaja les brinda tener viñedos propios tan extensos?.- Para nosotros es clave. Es lo que nos permite mantener la calidad.

¿El cambio climático los está afectando?.-  Sí, pero creo que todavía no hemos llegado a entender las implicaciones profundas de este cambio. Todo el tiempo nos encontramos con nuevas condiciones a las que debemos adaptarnos.

¿Es España un mercado importante para la empresa?.- Sí, porque los españoles consumen mucho champagne y el sector no deja de crecer. Además, España representa una ventana para el mundo de habla hispana y creemos que nuestra marca debe hablar español . Nos interesa ser muy fuertes en este país.

¿En cuántos países se vende Taittinger?.-  En la actualidad estamos en más de 150 países.

¿Y qué volumen de producción tienen para abastecer ese mercado mundial?.-  Producimos alrededor de seis millones de botellas al año.

¿Cómo es su labor como un bodeguero que trabaja a nivel mundial como usted?.- No puedo decir nada malo sobre mi trabajo y menos en estos momentos en los que hay mucha gente sin empleo. Pero debo reconocerle que es una labor complicada porque viajo durante todo el año. La distribución a la escala a la que debemos hacerla nosotros es compleja y la competencia es fuerte. Además, hay muchos otros asuntos de los que tengo que estar pendiente en la hacienda.

¿Cuáles son sus objetivos para este año?.- Espero que sea mejor que 2014, que fortalezcamos nuestra posición actual y que podamos resolver algunos problemas de distribución.

¿Cuál es el secreto para servir una copa perfecta de champagne?.- Hacerlo con corazón y con estilo. Cuando bebemos champagne bebemos amor y felicidad.

FUENTE: Laura Docampo 13.02.2015 – La Opinión de Tenerife.com

Read Full Post »

imgres

 

Ya decía Francisco de Quevedo que para conservar la salud y cobrarla si se pierde, conviene alargar en todo y en todas maneras el uso del beber vino, por ser, con moderación, el mejor vehículo del alimento y la más eficaz medicina. No hay duda, sin embargo, de que más allá de sus efectos positivos para la salud siendo consumido con moderación, el chispeante y versátil cava es una bebida espumosa de calidad de segunda fermentación en botella imprescindible en la Navidad y Año Nuevo. En España no hay Nochevieja o fiestas navideñas sin una botella de cava. La recta final del año, la campaña de Navidad, se convierte en decisiva para muchas bodegas, especialmente para las elaboradoras de cava. Es por ello que buena parte de las novedades irrumpen en el mercado durante los últimos meses del año. Un 66% de las ventas de cava se realiza durante el segundo semestre del año, manteniendo gran incidencia la campaña navideña, según datos del Consejo Regulador del Cava (CRC). Los cavas Brut son los más consumidos, un 51% del total, mientras que los rosados han conseguido triplicar sus ventas en la última década. También está presente, por supuesto, en las grandes celebraciones y fiestas. Y es que, según el CRC, “la sola presencia de una botella de cava en la mesa evoca una celebración y predispone el espíritu a la alegría”.

El cava bien hubiera podido inspirar una de las frases célebres del florentino poeta Dante Alighieri si en su época, a caballo de los siglos XIII y XIV, hubiera podido degustar el estrellado vino que tiene su cuna y capital en Sant Sadurní d’Anoia: “El vino siembra poesía en los corazones”. El cava, sin duda, lo siembra con excelencia. De hecho, desde el CRC están absolutamente convencidos de que “el cava es el vino de todos los momentos en que uno debe desprenderse de preocupaciones para disfrutar de la vida”. Se añade que “este vino mágico y dorado se degusta y se comparte de forma intensa e inolvidable”.

El sector del cava, sin embargo, está consiguiendo poco a poco desestacionalizar su consumo llegando más allá de los brindis y del chinchín de las copas. Y es que “hay un cava para todo”, como recuerda el presidente del Consejo Regulador del Cava, Pedro Bonet Ferrer. De hecho, según un proverbio italiano, existen cinco buenas razones para beber vino: “La llegada de un huésped, la sed presente y venidera, el buen sabor del vino y no importa qué otra razón”. Su amplia gama y su versatilidad gastronómica son dos de las grandes bazas del cava. El propio presidente del Consejo Regulador no tiene dudas de que “ningún otro vino en el mundo como el cava, ni siquiera el champán, ofrece al consumidor tanta riqueza de productos diferentes y con tal versatilidad para armonizarse con las mejores cocinas del planeta”. Desde el CRC se afirma que “la versatilidad del cava permite una buena asociación con platos de difícil combinación”. Se añade que “la riqueza de aromas de las distintas clases de cavas blancos y rosados permite que siempre exista un cava ideal para cualquier plato”. De hecho, también se apunta que el cava “es el vino que acompaña todos los platos de una comida, ya sea sencilla o de fiesta. Del marisco a los postres, pasando por los tradicionales asados, siempre hay un tipo de cava adecuado para acompañarlos”.

Las armonías del cava

Un cava Brut, a la temperatura adecuada, es ideal para acompañar cualquier aperitivo, bien sean unos canapés, unas ostras, un jamón, quesos o frutos secos. Para el marisco, el pescado, los arroces y en general los entrantes, se  propone un Brut o Brut Reserva, afrutado, con un punto de acidez estimulante y fresco. Las carnes, los asados, la volatería y en general las viandas condimentadas y de preparación laboriosa reclaman un cava Brut Nature Gran Reserva, con más cuerpo y amplitud para acompañar estos platos más consistentes, sin perder su personalidad. Para la repostería nos decantaremos por un cava Semiseco o Dulce, de cierta edad, complemento ideal de los postres por unir suavidad y frescor. Desde el Consejo también se apunta que cualquier fruta armoniza, perfectamente, con un cava, bien sea blanco o rosado.

La importancia del servicio

Degustar el cava a la temperatura apropiada “es uno de los pequeños secretos para disfrutarlo plenamente”. El cava debe servirse entre los 5º y los 8º, siendo los jóvenes y ligeros los que se servirán más fríos. Debería enfriarse durante unas horas en el frigorífico o bien durante unos 30 minutos en un recipiente con agua y hielo. Debería evitarse el congelador, ya que un violento cambio de temperatura podría perjudicar sus delicadas virtudes.

La calidad de la copa, de fino y transparente cristal, tiene una importancia muy destacada. El cava es un vino delicado que debe descorcharse con suavidad, evitando una pérdida de vino y espuma. Para servirlo, debemos mantener la botella ligeramente inclinada dejando resbalar lentamente el líquido por la pared de la copa, que nunca llenaremos más de dos a tres tercios de su capacidad con el fin de evitar que el vino pierda su temperatura óptima.

Elevar el listón de la calidad y del prestigio

El sector del cava, en la élite planetaria de los vinos espumosos de mayor prestigio y el que ofrece una relación de calidad al precio más competitivo, se ha conjurado para elevar el listón de la calidad y del prestigio persiguiendo con determinación cosechar mayores cotas de excelencia y de valor añadido. Pere Bonet afirma que “debemos buscar prestigio, mayor valor añadido y la unidad del sector”. También añade que el gran objetivo es “prestigiar aún más el cava, un producto excelente y con grandes atributos que se merece un futuro brillante”. Añade que con el cava “estamos jugando en la máxima categoría mundial, y no debemos olvidar que es un producto excelente, plural, con una calidad extraordinaria y que en el sector hay mucho talento”. Recuerda que el cava es una “fuente de trabajo extraordinaria, una fuente de economía creativa, limpia, calificada y sostenible, y que es una industria útil para el territorio”. También destaca el “gran talento” de viticultores y enólogos, y la aportación del enoturismo y sus posibilidades. De hecho, ha propuesto crear una comisión de estrategia que estudie hacia dónde debe encaminarse el cava en la próxima década, apostar por el marketing y la promoción conjunta y reforzar “una vitivinicultura puntera” para ahondar en la búsqueda de mayores calidades.

En la carrera por elevar el listón de la calidad con cavas de alta gama y longevas crianzas, de incluso más de 10 años, no dejan de irrumpir en el mercado nuevos productos que están conquistando las mesas de los mejores restaurantes del planeta. Muchos de ellos son cada día más un ideal objeto de regalo navideño.

Buena marcha del cava en 2014

El sector del cava consiguió cerrar los seis primeros meses del año igualando los 64 millones de botellas vendidas en los mercados internacionales en el mismo periodo de 2013, y espera cerrar el año con unes exportaciones similares a las de 2013, unos 160 millones de botellas. También se espera cerrar 2014 con unas cifras globales parecidas a las del año pasado: 241,3 millones de botellas y una facturación de 970 millones de euros.

El Consejo Regulador del Cava también confía en que se frene la caída de ventas en el mercado nacional tras conocerse los últimos datos de la consultora Nielsen, de los seis primeros meses del año, respecto a las ventas en el canal de hostelería y restauración del mercado interno, que se han incrementado un 3% respecto al mismo período de 2013. Según los datos del último informe Market Trends de Nielsen, los vinos espumosos en general son la segunda bebida que más crece en el primer semestre de 2014 en libreservicio del mercado español, siendo el crecimiento del 4,4%, solo superado por el de las cervezas, que crecen un 5,3%. En el mismo período, los vinos tranquilos caen un 1%. El repunte del consumo del cava en restaurantes y hoteles españoles hace ser especialmente optimista al presidente del Consejo Regulador del Cava, Pere Bonet, sobre la recuperación del mercado interno, puesto que durante los últimos años, a causa de la crisis, buena parte del consumo se había trasladado a los hogares. De hecho, el año pasado se consumieron 81,4 millones de botellas de cava en el mercado español, un 0,47% menos que en 2012 y el 33,74% del total de la producción.

Pese a las turbulencias económicas, el sector del cava mantiene una marcha apostando por la innovación, el desarrollo sostenible y la calidad, factores que  considera “imprescindibles” para elaborar un buen cava. Tras calificarse como “excelente” la añada de 2013, este año se han vendimiado en torno a 315 millones de kilos de uva. El sector ocupa a 6.365 viticultores, que trabajan las 32.913 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid para cava. En su conjunto, el sector cuenta con 11.000 puestos de trabajo directos y con más de 2.000 temporeros que se contratan para la vendimia y la poda.

Los cavas calificados

Entre los retos inmediatos que se ha marcado el Consejo Regulador del Cava, destaca la firme voluntad de conseguir la categoría de Cava “de paraje” Calificado, una nueva herramienta con la que distinguir las mayores excelencias del cava, con estrictos requisitos y exigencias. La nueva reglamentación se desarrolla en el marco del Proyecto de Ley de Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas de ámbito supraautonómico, en el que se incluye la DO Cava. Se trata, según el presidente del Consejo Regulador del Cava, de “hacer justicia y poner al cava en el lugar que se merece, ya que tenemos productos que son, realmente, fantásticos”. Se muestra convencido de que la nueva categoría de los cavas Calificados servirá de “estímulo” para elevar, aún más, el conjunto de las excelsas burbujas del cava. Desde el Consejo Regulador del Cava se sigue abogando por los controles estrictos. Según el CRC, el rigor en el control asegura una calidad que queda refrendada en los distintivos que incorporan todas y cada una de las botellas, como “única garantía para el consumidor”.

FURNTE: Texto: Ramon Francàs      – MI VINO Diciembre 2014

Read Full Post »

Entre los mejores y más caros triunfan un producto barato nacido en una cooperativa y varios cavas de nuestro país.

 

¿Cuáles son los mejores champanes y vinos espumosos del mundo? El jurado de los premios The Champagne & Sparkling Wine World Championships -capitaneado por el mayor experto en bebidas de este tipo del mundo, Tom Stevenson- ha elegido sus favoritos entre más de 650 candidatos.

Ahora hemos conocido los resultados: entre las 185 medallas de oro y plata entregadas hay varias etiquetas españolas.

EL MEJOR CHAMPÁN DEL MUNDO, FRANCÉS

El champán francés Louis Roederer Cristal Rosé 2002 ha sido elegido como el mejor del mundo, unas botellas cuyo valor puede superar los 500 euros.

Esta botella de 2002 es díficil encontrar en España, por lo que el precio es solo orientativo, pero sí están a la venta otros muchos productos de esta marca con más de un siglo de historia en la región de Champagne.

También se pueden encontrar con facilidad botellas de Cristal Rosé de 2005 y años posteriores, aunque los precios no están precisamente al alcance de todos los bolsillos.

El Cristal Rosé tiene un 55% de Pinot Noir, un 45% de Chardonnay y un 20% de vinos vinificados en toneles de roble. Se elabora con el método de la sangría, tras una maceración en frío, y suma un promedio de seis años de maduración en cavas.

Las bodegas Louis Roederer comenzaron su andadura a mediados del siglo XIX, y en la actualidad tienen 240 hectáreas de viñedo divididas en 410 parcelas.

UNA COOPERATIVA ENTRE LOS MEJORES

Aunque, sin duda, la sorpresa entre los premiados fue Les Pionniers Brut 2004, un champán que no procede de una gran marca y que sin embargo se ha alzado con trofeos como «Best Value» y «Best supermarket champagne» por delante de otros que cuestan mucho más…

Con un precio de 30 euros, Les Pionniers Brut 2004 (39% Chardonnay, 46% Pinot Noir, 15% Meunier), fue la gran sorpresa incluso para el jurado, pese que ya había destacado y logrado diferentes premios internacionales, como el primer puesto en los Premios Internacionales de Decantadores de Vino o el oro en el International Wine Challenge el año pasado.

Se trata de un producto surgido de la colaboración de The Co-operative Group Ltd. (una cooperativa de consumo británico con una gran variedad de comercios al por menor, dirigida y gestionada por sus miembros, con más más de 6 millones de asociados) y las históricas casas francesas Piper y Charles Heidsieck, con el famosísimo Régis Camus («chef de cave», el bodeguero encargado del producto) al frente.

FREIXENET, GRAMONA, VILARNAU

Y si el mejor champán del mundo es francés, entre los mejores también encontramos nombres españoles. Para empezar, el Cava Vilarnau Brut Reserva, creado a partir de las variedades de uva Macabeo y Parelleda, y el realce aromático clásico del Penedés que aporta la Xarel.lo.

Su elaboración se basa en el método tradicional de fermentación secundaria de botella y crianza extendida en sus lías de 18 meses.

El mejor cava del mundo -español, por supuesto- también está en esta lista. Se trata del Gramona Enoteca Brut Nature 2000, un producto surgido de una bodega situada en Sant Sadurní d’Anoia, en el Pendés.

Un cava al que tras el primer proceso de fermentación, le espera un segundo en botella con tapón de corcho durante 160 meses.Para Freixenet, este concurso supone también un fuerte impulso, al contar con dos productos premiados.

Por un lado, en las categorías «World Champion Greatest Value Sparkling Wine» y para «Cava Rosé», el Freixenet Cuvée de Prestige Trepat 2012 se alzó con la medalla de oro. Un «blanc de noirs» cuya primera añada fue la de 1998, con una uva genuina procedente de la Conca de Barberà (Tarragona).

Por otro lado, en la categoría «Cava Mixed Varieties (Traditional & International)» venció el Freixenet Elyssia Gran Cuvée. Es un cava bautizado con una palabra latina que significa «celestial» y que mezcla los sabores de las uvas españolas Macabeo y Parellada con otras internacionalescomo Chardonnay y Pinot Noir.

PREMIADOS DE 16 PAÍSES

En el concurso participaron marcas de tres continentes, casi una veintena de países estuvieron representados.

Así en las antípodas, el campeón australiano es el Blue Pyrenees Estate Midnight Cuvée 2010 (100% Chardonnay), mientras el campeón neozelandés es el Akaura Vintage Brut 2010 (49% Chardonnay, 51% Pinot Noir).

En Europa, además de los ya mencionados españoles y el campeón francés; otros países contaron con sus medallas de oro.

En el caso de Austria, fue el Bründlmayer Brut 2008 (40% Chardonnay, 30% Pinot Noir, 10% Pinot Gris, 10% Pinot Blanc, 10% Grüner Veltliner); para Reino Unido fue el Digby Fine English Reserve Brut 2009 (65% Chardonnay, 17.5% Pinot Noir, 17.5% Meunier), y en Italia el campeón fue el Ferrari Perlé 2007 (100% Chardonnay).

Por último, en el continente americano triunfaron el Miguel Torres Chile NV Cordillera Brut (100% Pinot Noir) en el país del Hemisferio Sur, mientras que en los Estados Unidos fue el Roederer Estate NV Brut Sparkling Wine (60% Chardonnay, 40% Pinot Noir) el vencedor.

Para ver la lista completa de los ganadores y los premiados, que puede servir como guía para un día especial, puedes acudir a la web de The Champagne & Sparkling Wine World Championships.

 

FUENTE: periodistadigital.com – 9 de septiembre de 2014.

 

Read Full Post »

FIFA-TAITTINGER

Taittinger ha sido elegido como el champagne oficial de la FIFA. Este contrato, válido hasta el año 2015 inclusive, incluye la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. Por primera vez, una marca de champagne es elegida por el organismo rector del fútbol mundial para servir su producto en forma oficial en las zonas VIP y VVIP (Very Very Important Person), en ocasión de los dos mayores eventos de su calendario.

Y para conmemorar tan feliz noticia la botella del champagne Taittinger Brut adapta su presentación y se viste de gala. Y claro, es que el champagne Taittinger estará en la Copa del Mundo 2014 en Brasil. Y así es fácil que las cosas se vean de otro forma, por lo que Taittinger ha creado la primera etiqueta de champagne en 3D.

La cosecha de referencia de la Casa Taittinger, Brut Réserve, es la que acompañará la fiesta mundial del deporte en tres formatos: Botella, Magnum y Jeroboam, en edición limitada. Y para una ocasión tan señalada, Taittinger ha creado la primera etiqueta de champagne en 3D (pero que se puede apreciar sin gafas especiales), una proeza técnica que consigue que las burbujas chispeen desde la misma etiqueta. Y es que la historia de la familia Taittinger está estrechamente ligada a la época gloriosa del Club de Fútbol deReims y a lo largo de su trayectoria no han dejado nunca de desarrollar colaboraciones con varios clubs europeos.

Entre los muchos recuerdos notables, Pierre-Emmanuel Taittinger, Presidente de la casa, recuerda que la única vez que se le permitió excepcionalmente ver la televisión fue el 6 de junio de 1959. Esa noche, en directo desde Stuttgart, su padre, Jean Taittinger, que acababa de ser elegido alcalde de Reims, puso el balón en juego de la final de la Copa de Europa de Clubs (ahora llamada Liga de Campeones) entre el Real Madrid y el Stade deReims. Aunque Reims fue derrotado, esta final le dejó un recuerdo para siempre de un juego brillante vinculado con los valores emblemáticos del champagne – Celebración, Excelencia, Júbilo, Humanidad – ,valores que también lleva este prestigioso acuerdo con la FIFA.

El champagne Taittinger ya ha estado presente con la FIFA en la Copa Confederaciones, que se celebró hasta el 30 de junio de 2013 en Brasil.

Taittinger Brut Réserve es una mezcla armoniosa de vinos de varias vendimias y procedente de viñedos plantados con chardonnay (40%) y pinot (60%) perfectamente maduradas. Esta proporción de chardonnay raramente se encuentra en grandes champagnes. La primera impresión es la de un vino refinado, perfectamente equilibrado. Al cabo de tres años de crianza, ha alcanzado su madurez aromática. Este Taittinger Brut Réserve presenta un bello color pajizo claro, iluminado con reflejos dorados y un destello intenso. La efervescencia es fina e impetuosa. Su aroma es muy expresivo, abierto y afrutado. Desprende delicadas notas de frutas de hueso, como melocotón, albaricoques, ciruelas y fragancias de flores blancas (acacia, espino blanco). En el paladar es vivo, fresco y armonioso. Delicado con sabores a frutas frescas y miel. El final es de una sutil persistencia. P.V.P. 48 €.


Taittinger
 es una bodega familiar fundada en el año 1734. Está localizada en Reims, en la región de Champagne. El carácter familiar de Taittinger, una de las pocas casas de champagne que todavía lleva el nombre de sus propietarios, se entiende en la bodega como la mejor demostración de su búsqueda permanente de la más alta calidad y del total respeto por la tradición. Taittinger es propietaria en Reims de la casa de losCondes de Champagne. El más famoso de esos Condes,Teobaldo IV, trajo de Oriente a la vuelta de sus cruzadas el varietal chardonnay cuyas uvas blancas tienen fama para la obtención de vinos de excepcional finura y ligereza. Champagne Taittinger se exporta a 150 países en todo el mundo y en España tiene su distribución en exclusiva el Grupo Chivite.

FUENTE: PERIODISTA DIGITAL. El Buen Vivir de Juan Luis Recio. 29.5.2014

Read Full Post »

El futuro del Cava

Antes de hablar del futuro del cava, deberíamos situarnos en el presente. En estos momentos el cava es el vino español con Denominación de Origen con mayor presencia en los mercados internacionales. En 2011 se exportaron 152 millones de botellas, que representa un 63,5 % de la cifra global de las expediciones de cava, con un aumento del 2,07%. Esto supone un récord en las exportaciones de cava, que en una década ha tenido un crecimiento cercano al 50%. Tienen presencia en los mercados internacionales 149 empresas, que exportan a 127 países. Por otro lado, los mercados de la Unión Europea se consolidan año tras año con continuos crecimientos y el sector observa con mucho optimismo la buena acogida que presenta el cava en los países emergentes como Brasil (47,51%), Rusia (94,28%) y China (158,33%). Hay tener presente que el cava tiene una posición muy apreciada en relación con otros vinos espumosos, por lo tanto su futuro es muy prometedor.
A pesar de ello, las perspectivas deben ser necesariamente prudentes por la incertidumbre económica mundial. No obstante, creemos en la fortaleza del cava apoyándose en la calidad de sus vinos, su competitividad y el enorme esfuerzo realizado por viticultores y elaboradores que hacen posible este liderazgo en los mercados exteriores.

Cómo se comporta el mercado interior 
De todos es conocida la bajada año tras año del consumo de vinos en España a favor de otras bebidas, y ello también lo sufre en parte el cava, aunque al ser un vino especial y no de consumo básico, el consumidor no se ha privado de poder disfrutar de una copa de cava en sus momentos especiales, considerando que con cava éstos serían mejores.
El cava tiene mucho recorrido y potencial en el mercado nacional. Impulsar su consumo continúa siendo uno de nuestros objetivos y trabajamos en esta dirección. Acompañar un aperitivo con una copa de cava Brut Joven es perfecto para apreciar la singularidad que ofrece este vino espumoso. En relación con ello me gusta explicar que en la primera quincena de octubre, desde hace diez años, celebramos la fiesta de la Vendimia del cava en la Plaza Mayor de Madrid, invitando a los madrileños a disfrutar de una copa de cava y una tapa. Este año han sido 3.000 las personas que se han acercado a compartir un aperitivo. Es muy significativa la satisfacción que se aprecia en los consumidores.
Por otro lado, es de resaltar la tendencia actual del cava rosado, que se ha triplicado en los últimos años. En los noventa solo había unas pocas empresas que elaboraban cava rosado y el 90% se vendía al mercado exterior. En la actualidad, son 160 las empresas que los tienen entre su oferta y motivadas por la fama cosechada en el extranjero se ha impulsado el mercado interior, cada vez más interesado en este espumoso de atractivo color. La época de mayor consumo es durante el verano. Al ser aromático, ligero y con frescura, este espumoso se ha puesto de moda por sus connotaciones glamurosas y suele ser ineludible en cualquier evento social.
Otro gran reto es la desestacionalización del consumo. Como es sabido, una parte importante de las ventas del cava se centran principalmente en las navidades. No obstante, debido a la labor que se está realizando en los últimos 10 años, se está incrementando el consumo de cava a lo largo de todo el año.

La diversidad de los cavas 
Hay que conocer diversos aspectos de la personalidad que nos ofrece el cava, como sus crianzas mínimas –un cava Joven con 9 meses, un Reserva a partir de 15 meses y un Gran Reserva con más de 30 meses-, o las variedades de uva clásicas utilizadas para su elaboración: Macabeo, Xarel·lo y Parellada.
Citar también las cualidades que aporta el cava rosado, que se elabora con las variedades Monastrell, Garnacha Tinta, Pinot Noir o Trepat. Estas variedades dan al rosado una singularidad cromática con un sinfín de tonalidades, desde el color cereza, pasando por la fresa hasta llegar al salmón.
Últimamente hay iniciativas de muchas empresas, que trabajan para distinguir algunos de sus productos con singularidades enológicas que aportan distinciones al cava e incrementan su prestigio, como los cavas monovarietales en rosados con las variedades Pinot Noir y Trepat o los blancos con Chardonnay o Xarel·lo. También los hay con especificaciones vinculadas a la viña en que nace su uva marcando un recorrido de terroir, así como la introducción de los nuevos cavas dulces, especialmente indicados para degustar en los postres.
Como se puede apreciar, la versatilidad del cava es muy amplia, lo que permite que para cada plato y para cada situación podamos encontrar el más adecuado, teniendo en cuenta que todos ellos están elaborados con suma sensibilidad para que el consumidor pueda apreciar sus bondades.

El futuro: la excelencia de la marca CAVA 
El objetivo de la D.O.P. Cava es seguir el camino que nos tenemos marcado, velando por la calidad, que empieza en la viña, integrando al viticultor en el objetivo enológico con prácticas culturales adecuadas para que la uva alcance un equilibrio en todos sus componentes. Con ello obtendremos unos parámetros óptimos para un buen vino base.
Vivimos momentos apasionantes en el mundo del vino espumoso, con avances enológicos, ecológicos, biodinámicos… y debemos estar atentos para avanzar en nuevos retos. La calidad del cava no tiene metas, sino superaciones y adaptación a la sensibilidad gustativa. Nuestro futuro se centra en potenciar los valores de la marca cava como producto de calidad y prestigio social. La vocación impulsa a viticultores y elaboradores a consolidar entre los consumidores la marca cava, amparado por su personalidad, credibilidad, tradición y experiencia, así como en su innovación tecnológica.
Los conceptos tradición y vanguardia, que son perfectamente compatibles, deben encabezar nuestros objetivos de futuro, debiendo mantener un sutil equilibrio entre ambos para conseguir la clave del éxito de la excelencia del cava.
Hay que transmitir los valores de un producto cultural con una historia y que al mismo tiempo se ha adaptado al estilo de vida de hoy, que ve en un cava un producto moderno, fácil de beber, sobre todo por parte de los jóvenes, es decir, cavas muy afrutados que se puedan tomar en cualquier momento. Nuestro objetivo de comunicación se debe fundamentar en tres mensajes: autenticidad, excelencia y vanguardia.

Texto: Gustavo García Guillamet, presidente del Consejo Regulador del Cava. Publicado en MI VINO Nº. 179

Read Full Post »

La revista norteamericana de  U.S.A., FORBES, saben mis lectores que se divierte en contar el dinero ajeno para establecer listas de los más ricos, sean jeques árabes, cantantes, rentistas, deportistas, banqueros, grandes propietarios, mandatarios, “golfos apandadores” y otras clases de personajes que no citaré por respeto a la página.

Aunque también es verdad que hay gente honrada y trabajadora en esas listas que se lo curra a lo largo de una vida, con la ilusión de que sus hijos y descendientes se lo pulan con alevosía, nocturnidad y actuación en cuadrilla. ¡Allá ellos!

Decía pues, que estos del FORBES también escriben cosas del vino, y nos han echado una miradita y se han dicho: ¡Conho! -en portugués por el tema de la “eñe”- si estos también hacen “sparkling wine!” ¡A ver qué tal es! Y se han colocado entre pecho y espalda “a Splendid Spanish Cava”, aunque apuesto mil a cien a que lo de CAVA no lo pillan ni con el traductor de Google: ellos entenderán en traducción literal algo así como digging, o sea algo relacionado con una excavación, o que se extrae cavando. Pero de bodega no van a entender nasti de plasti. Y si no, que hagan una encuesta con los habitantes de Minnesota, Iowa o Dakota del Norte, a ver que opinan. Alguien me dirá que digan lo que quieran, porque  al personal de esos sitios no se les vende Cava ni para las “pelis” de amor, esas que chico invita a chica a cenar, llegan al sitio, les atiende el maître, piden pollo frito guarnecido con patata de Oregón y zanahoria de las orillas del Mississippi River, y el galán mira de hito en hito (perdón, me hace ilusión poner esta expresión de escritor carroza) al maître, y le pregunta: ¿Podría traernos una botella de Château Lafite Rothschild del noventa y cuatro…? Y se quedan todos tan anchos. Pero será porque están los dos en las listas del FORBES, porque como estén en las del INEM o como se llame ahora, van a limpiar platos hasta que las ranas tengan pelo.

No importa mucho el asunto, pues al final donde más se venden los Cavas es en Nueva York, Miami y California, que como todo el mundo sabe son lugares que están llenos de hispanos, de exiliados cubanos, y de gente del cine español, respectivamente, y se puede consultar a cualquiera: chófer del taxi, ascensorista, policeman , balsero, etc. etc.

Me pregunto, y es una idea que brindo a los elaboradores del cava en particular y demás vinos en general, por qué no se explica en las contraetiquetas lo que el aficionado ha comprado, cómo se hace y hasta los grados de inclinación de la botella para servir el vino. Y no se rían, es verdad. Los americanos necesitan planos hasta para las cosas más sencillas con las que la sabia naturaleza dota a sus criaturas para que no se agoten las especies.

Así que dejen de poner en las etiquetas  que las uvas de sus fincas las obtuvo en buena lid el antepasado familiar Wifredo el Velloso, – del siglo XII para más señas- usurpadas a su legítimo dueño,  al que dejó sin resuello y después mandó cuidar con esmero las viñas a sus siervos. De verdad esto ya no interesa a nadie, y menos en estos tiempos modernos, en los que algunos bancos y entidades de inversión, se pueden morir de risa ante la hazaña de don Wifredo. Ahora se desposee a la gente en despachos lujosos, vestidos de traje y corbata, y con las bendiciones del Banco de España.

Con tanta historia me he perdido y no he escrito nada de la opinión de los “usanos” del Cava antes citado. Así que voy a ello:

El productor de Freixenet (que se pronuncia “fresh-eh-net”) es ampliamente reconocida por su  negra botella sexy de Cava español. Está en la mayoría de tiendas de vinos y pasillos de supermercados, y está generalmente considerado como un gran valor, en nivel de vino espumoso.

Esta empresa familiar es uno de los mayores productores del mundo que utiliza el método champenoise (método tradicional francés de fermentación en  botella) en la elaboración del vino. Lo que no saben es que Freixenet produce nueve estilos diferentes de Cava y Elyssia, uno de los estilos más recientes, es el que se presenta.

Elaborado a partir de 40% Chardonnay, 30% Macabeo, 20% Parellada y 10% Pinot Noir, es una interesante combinación de variedades. Macabeo, que se encuentra en casi todos los Cavas y ampliamente plantadas por el norte de España, da una nota agradable de manzana madura. Las cualidades florales y cítricos de la menos conocida uva parellada aporta  una frescura agradable (léase: no es empalagoso o dulce). Mezcla dos uvas que resultan conocidas: pinot noir y chardonnay que aportan el cuerpo y la estructura y hacen un Cava fabuloso. Más que usar mi propia palabra,  pedí a algunos amigos que probaran este sparkler.

Quedaron muy complacidos y lo que impresionó más a los catadores fue el precio: A 18 dólares por botella, es lo suficientemente asequible para justificar la apertura de una botella en cualquier momento que sientan la necesidad de burbujas.

Final: Brillantes burbujas “picantes” y notas interesantes de pera y manzana complementado con un perfume encantador de miel y limón.

Aclaración: Como dato comparativo, en España el precio se mueve en torno a los 12 euros, según donde se haga la compra. Y lo del norte de España como lugar de plantación de las uvas, es una muestra del desinterés que tienen en USA para identificar los lugares geográficos.

FUENTE. FORBES – Katie Kelly Bell, 20.08.2012

Read Full Post »

Older Posts »