Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Boletines’ Category

Subidas difíciles de trasladar.

Oportunidad de premiumización

 

Elaborado por el OeMv. Observatorio Español del Mundo del Vino

Próximos ya a una nueva vendimia en el hemisferio sur que puede afectar a los mercados in-ternacionales, el vino español se enfrenta al reto de cómo trasladar las consecuencias de una vendimia escasa y más cara al mercado y cómo aprovechar la oportunidad para un mejor posi-cionamiento de nuestros vinos que ayude a generar valor, imagen y margen en el conjunto de la cadena.

10 enero 2018 – Aprovechando el respiro navideño, analizamos brevemente (i) la in-formación de que disponemos en estos momentos sobre evolución de los mercados del vino español y (ii) las previsiones sobre cómo puede terminar la actual campaña. Ir más allá del primer semestre del año parece complicado por el gran efecto que pudieran tener las previsiones sobre la próxima vendimia, para las que aún es muy pronto.

GENERAL.-

Un año complicado por la reducción de cosecha en 2017 y las subidas de precio en vendimia, que afectarán a los mercados y a las empresas. “¿Cómo?” es la gran duda. Muy resumidamente:

– Previsible pérdida de mercados en términos de volumen, algo en mercado nacional y más en exportación, particularmente entre los de menor valor medio.

– Estrechamiento de márgenes en las empresas por la dificultad de trasladar el 100% de las subidas en vendimia, particularmente entre las menos diversificadas y las que concentran mayor parte de sus ventas en productos del año

MERCADO NACIONAL

La experiencia del 2012-13 y la importante subida de precios en vendimia en ese año muestra que, pese a la poca elasticidad de la demanda española de vino a las variaciones de precio, una repercusión en PVP, aunque sea parcial, de las subidas registradas en origen genera pérdida de consumo, particularmente en los segmentos más económicos, con posible traslación de más consumo a otras bebidas y, especialmente, la cerveza. Salvo que Horeca consiguiera compensar las previsibles caídas en hogares, esta evolución posiblemente nos haría volver nuevamente al nivel de los 10 millones de hectolitros de consumo interior que parecíamos estar superando en 2017.

Canal Hogares

Más sensible a las variaciones de precio, el consumo en hogares a octubre de 2017 (374 millones de litros por valor de 1.021 millones de euros) incrementa su descenso con tasas de variación en 12, 10 y 1 mes (interanual, acumula-do y del mes) del 1,7% à -0,6% y à -7,9% en valor y del -1,6% à -2% à -11,8% en volumen; compatibles con o causados por subidas de precios me-dios que se aceleran del 3,3% à 1,5% à 4,4%.

La caída en octubre es particularmente fuerte para los cavas y espumosos con DOP, que venían creciendo sostenidamente en meses anteriores. Pero también es acusada en vinos tranquilos con DOP, creciendo ligeramente hasta hace poco, y sin ella, que ya venían cayendo en los últimos meses.

Canal Horeca

No disponemos de información pública sobre el canal pero los datos anuales de 2016 y años anteriores así como las informaciones de los operadores muestran un mayor sostenimiento, de tal forma que la recuperación, muy fuerte desde 2015, puede suavizarse en 2017 pero todavía mantenerse en cifras positivas de variación.

Tercer Canal

Menos información aún existe sobre el tercer canal donde se incluyen las vías de comercialización no analizadas por las grandes empresas de análisis de mercado. Las todavía escasas ventas directas en bodega o por internet, así como las realizadas para catering y los autoconsumos pueden mantenerse fuertes pese a las subidas de precios, siendo el canal que menos notaría el efecto de las subidas.

EXPORTACIONES

La corta cosecha española, coincidente en 2017 con cosechas también cortas de nuestros principales vecinos y productores mundiales pero quizás parcialmente compensada por buenas vendimias en el hemisferio sur en marzo, hacen prever que se mantenga la ten-dencia actual de similar o menor volumen mundial comercializado, a precios medios más elevados, con una facturación ligeramente al alza. En el caso de España, todavía con un 55% del volumen de exportación de vinos a granel (20% del valor total) y más de 4 millones de Hl de mosto, la reducción de la cantidad disponible de vino y su consiguiente elevación de precios se dejará notar de forma especial. Los datos a octubre se ven todavía muy influidos por fuertes retiradas de granel y demanda muy sólida para los envasados, pero parece razonable esperar que el volumen disminuya en los próximos meses, vuelvan a recuperarse los precios medios y, como efecto combinado de ambos, la facturación internacional por nuestros vinos se mantenga ligeramente positiva, por en-cima de los 3.000 millones de euros.

Envasados

Vinos tranquilos. De movimientos tradicionalmente más suaves que los graneles, su actual ritmo de crecimiento a octubre (tasas de variación interanual, acumulado y del mes del 5,1% à 6,2% à 19% en valor y del 4,7% à 7% à 24% en volumen con precios estables o a la baja) permite esperar que se mantenga el ritmo de creci-miento interanual sobre el 5/7% en valor y sobre el 5/6% en volumen.

Espumosos. Por oposición a los vinos tranquilos envasados, su evolución en octu-bre se muestra peor que la de meses anteriores, particularmente en volumen, donde llegan a perder un 4,3% en el mes, acompañada de fuerte subida de precios medios. Sin embargo, la demanda mundial para esta categoría de producto se muestra muy fuerte y no parece que sea donde la escasez de la vendimia más haya podido afectar este año por lo que podría mantener tasas de crecimiento interanual en torno al 10% tanto en valor – más difícil – como en volumen.

Licor y aguja. Los datos muestran mala evolución de los vinos de aguja, sostenida a lo largo del año, y extraordinaria subida de los de licor en el mes de octubre frente a la atonía de meses previos. En total, ambas categorías se pueden mantener sobre los 34 millones de litros por importe de unos 90 millones de euros.

Granel.

Pese a no sentir las consecuencias de la vendimia en octubre, si consideramos que las fuertes salidas de este mes pueden ser fruto de (i) la retirada de vinos previa-mente contratados y (ii) la voluntad de garantizarse un suministro en época que se prevé de escasez, la tendencia razonable sería hacia pérdida incluso sensible de volumen, a precios notablemente más elevados (por necesidad de reflejar más rápidamente los sufridos en vendimia), dando como resultado una facturación ligera-mente al alza, que podrá mantenerse en tasas positivas mientras la pérdida de vo-lumen no exceda la revalorización del litro. A modo de ejemplo, recordamos que la relativa escasez de 2012 supuso una subida – que ya venía produciéndose – de los 32 céntimos/l hasta tocar los 60 cts/l en septiembre de 2013, con pérdida de más de 4 millones de Hls entre los 12,1 millones que se llegaban a vender (TAM) en marzo 2012 a los 7,8 millones de agosto 2013, pero compatible con un aumento de la facturación. Ahora, hemos pasado de los 13,6 millones de granel sin DOP alcanza-dos en octubre de 2015 a los 12 actuales, con precios que vienen remontando desde los 35 céntimos a mediados de 2016 hasta los 43 cts actuales y que pueden superar-se ampliamente en los próximos meses, (i) empujados por la relativa escasez actual, tanto propia como de otros grandes productores, frente a una demanda aparente-mente sólida, así como por la tendencia a ir pasando cantidades de vino hacia sali-das de más alto valor y mayor estabilidad (envasados y graneles varietales), aunque (ii) posiblemente frenados a partir de marzo/abril si se confirman las buenas perspectivas de cosecha en el hemisferio sur. Como ya ocurrió en 2013, posiblemente Chile marque un nivel de precio mundial que limite la subida.

Mosto

Viene creciendo muy fuerte este pasado año, particularmente en valor (+25%) por revalorización del litro en casi un 20%. De nuevo y aunque muy difícil de prever, puede suponerse que la subida en las salidas de octubre (+11,5%) derivan de las necesidades de los principales mercados, pero no se mantendrán en los próximos meses debido a su encarecimiento y a la existencia de alternativas de venta de más valor.

COMERCIO MUNDIAL 

Como se apuntaba más arriba, la menor cosecha en España, pero también en Italia y Francia este año, puede aumentar la tendencia, ya existente en los mercados, hacia menor volumen de comercialización a precios más elevados que sí permiten un aumento de la facturación mundial. Una tendencia en la que:

  1. i) se resienten particularmente las ventas de vinos a granel entre productores y tipo básico, pero
  2. ii) pueden impulsar las ventas de granel a destinos finales como forma de abaratar en transporte el coste por litro para aumentar – como ya se está dando – el intercambio entre compras de envasados por compras de granel para envasado local, y

iii) permiten un suave crecimiento de los envasados y, especialmente de los vinos premium y ultra-premium, más en valor que en volumen;

  1. iv) mientras se mantiene la moda de los espumosos no particularmente caros.

Entre los mercados y aunque no pueden repasarse todos, China – más ahora que Hong Kong y a menor ritmo que en años anteriores –, junto con Rusia – más Lituania – y Ho-landa están liderando las compras mundiales del vino en 2017 entre los principales im-portadores, mientras Brasil, Singapur y la República Checa presentan cifras de importación superiores al 10% frente al año anterior. EE.UU., Reino Unido y Alemania se mantienen como los tres principales mercados mundiales, por encima de los 10 millones Hls cada uno, pero a ritmos de crecimiento algo menores del 5,6%, 5,8% y 2% respectiva-mente en valor.

Anuncios

Read Full Post »

Hora es ya de que cuando nos llevamos una copa de un vino espumoso a los labios, sepamos, de una vez por todas, que es lo que vamos a ingerir, y a disfrutar con tal bebida, si posible fuera. Mi experiencia de más de cuarenta años participando en catas de vinos, aleccionando a quienes quieren o han querido aprender junto a mí, res pródiga en frustraciones, entre otras causas por el tremendo desconocimiento que tantos y tantas bebedores y bebedoras muestran a la hora de degustar un vino «con burbujas». Como pregona un amigo, compañero en mesas de catas, visitador de bodegas, y buscador de novedades vinícolas: «a cualquier noche la llaman Navidad…» Y no debe a ser así, añado yo. Así que para ayudar a quienes consideran que cualquier bebida espumosa es cava o champán, o simplemente espumoso, les recomiendo la atenta lectura del siguiente artículo publicado en la Revista SOBREMESA, con fecha 7 de Diciembre, y del que es autor Luis Vida.

El cava y el champagne son iconos de celebración y lujo. Su brillo oscurece el de los espumosos de otros terruños, que pueden hacerse por métodos distintos del tradicional y ser interesantes por su origen, estilo y variedades.

El rol icónico del cava y su enorme importancia en el escenario español lo ponen en tensión cada vez que hay conflictos políticos y sacudidas en el mercado. Más de la mitad del espumoso en nuestro mercado lleva el sello de su Consejo Regulador. Nos bebimos en 2016 unos 88 millones de botellas, la mitad de ellas solo en las fiestas navideñas, mientras que la exportación se llevó el doble del consumo nacional, lo que nos sitúa como tercer productor de vinos espumosos del planeta tras Francia e Italia. Son unas cifras enormes para una Denominación nacida en 1986 con nuestra entrada en la Comunidad Económica Europea y que, aunque tiene su núcleo de producción y consumo en Cataluña, se extiende por las riberas del Ebro desde la Rioja Alavesa hasta Navarra y Aragón, por la costa mediterránea hasta Valencia y por el interior hasta Extremadura; es decir, por los territorios en los que se etiquetaba cava en los años 80. Los últimos en llegar no han querido o podido acogerse a la Denominación y sus espumosos llevan los sellos de los distintos consejos reguladores de sus zonas. La mayoría son de método tradicional y se diferencian del cava por trabajar con sus propias variedades de uva locales.

Burbujas variadas

La Denominación “alternativa” que destacó en un principio fue la castellana Rueda, que produce seis de cada 10 espumosos castellanos y ampara su elaboración desde hace más de tres décadas. Hoy viven un cierto declive dado el enorme éxito de los blancos tranquilos que se llevan el grueso de la uva, así que las 700.000 contraetiquetas que entregó el Consejo Regulador en 2006 se han quedado en la mitad. Los tipos brut y brut nature deben madurar un mínimo de nueve meses en botella y llevan un alto porcentaje de uva verdejo, que aporta un cuerpo pleno con sabores vegetales y tropicales distintivos, pero sin la finura ácida del cava. Los más conocidos y mejor posicionados son Palacio de Bornos, Viña Cantosán y Cuatro Rayas.

Otras bodegas castellanas han seguido su camino, con mención especial a la contumacia del bercianoPrada, que con su curiosa etiqueta Xamprada comercializa desde 1991 unas 30.000 botellas anuales de varios espumosos ecológicos hechos con variedades locales –mencía y godello– además de la ubicua chardonnay. Pero el premio a la etiqueta más extravagante de la zona se la lleva la Cooperativa de Vinos del Bierzo con su Don Perejón.

En la Ribera del Duero hay una bodega que hace cava: Peñalba López. Ya etiquetaban así antes del nacimiento de la D.O. y se mantienen en ella de forma excepcional. Los demás producen “espumosos de calidad”, también en comarcas como Cigales y Toro, donde Flor de Sauco es el primer tinto de la zona con burbujas. El grupo Matarromera es el principal productor castellano con varias etiquetas en el mercado.

En Castilla-La Mancha cuentan también con tradición y marcas como Cantares, Edoné y Mantolán con buen predicamento local. Incluso unas bodegas han registrado la Asociación Marca Diferenciada Cueva para los espumosos toledanos de chardonnay, macabeo y airén que hacen desde 1987 en Villanueva de Alcardete, la villa que aspira a ser el San Sadurní manchego.  También hay movimiento en Canarias con espumosos de listán blanco y malvasía en Tenerife y Lanzarote, e incluso un blanc de noirs –Paisaje de las Islas– elaborado con listán negro, la tinta local más abundante.

En Galicia recuperan tradiciones de la Belle Époque, cuando la Compañía Vinícola Gallega sacó a la venta su Champán Galicia (1920) y el arquitecto Vázquez Gulías –conocido por el proyecto del Gran Hotel La Toja y otros edificios emblemáticos– el Gran Champagne Gulías, que hacía con uvas de sus viñedos de Beariz y levaduras traídas desde Francia en barco. Los espumosos gallegos son florales y aromáticos, su mercado básicamente local y se elaboran hoy en 13 bodegas, la mayoría en Rías Baixas, donde se celebra este año la III Festa del Viño Espumoso de Salvaterra do Miño. El trabajo de los pioneros de los años 80-90, como el ribeiro Fin de Siglo y los varietales de Treixadura de la Cooperativa Viña Costeira, ha tenido continuidad y desde aquel primer albariño brut nature de 2006 –Burbujas de Baladiña– han ido llegando los actuales de Mar de Frades, Laxas, Adegas Galegas, Valtea, Martín Códax, Señorío de Rubiós y hasta un reserva con 21 meses en botella, Feitizo da Noite. La cuota de riesgo la aporta la zona de Valdeorras donde elaboran tintos y rosados espumosos de mencía, albarello y sousón y donde unabodega excavada en una cueva natural –Fragamoura– se dedica sólo a estos estilos. Y es que cuenta la historia que un “champagne” de la zona ya había ganado premios en la Exposición Internacional de París celebrada en 1888.

Los nobles exiliados

Hay quien no quiere ser cava. La agresiva política comercial de bajos precios de algunos grupos, unida a unas etiquetas demasiado genéricas que no distinguen por origen geográfico en una D.O. que incluye viñedos en el País Vasco, Cataluña, Aranda de Duero, Requena y Extremadura, han disuadido a un buen puñado de los cavistas punteros de usar este sello. Raventós i Blanc  ha creado su propia Marca de Calidad –Conca del Riu Anoia- mientras que otros, como Albet i Noya, Colet, Loxarel, AT Roca o Mas Comtal, se han sumado a la nueva Denominación Classic  Penedès, nacida en 2014 para acoger a los exiliados del cava. Su normativa impone que todos los vinos sean ecológicos (es la primera D.O. del mundo en hacer esto) y de la categoría reserva para arriba, ya que pasan un mínimo de 15 meses en rima. En un ágil movimiento, la D.O. Cava ha creado la figura del “Paraje Calificado” para detener con un sello de imagen y prestigio la sangría de aspirantes a grand cru que huyen ante la perspectiva de verse en los mercados junto a etiquetas de menos de dos euros.

La fascinante diversidad francesa

El abrumador peso de Champagne es un problema para otras regiones de larga tradición, como el Loira.  La principal zona productora tras la Champagne tiene denominaciones como Saumur, Anjou, Montlouis y, muy especialmente, Vouvray que hacen espumosos de carácter propio y precios atractivos a partir de variedades locales como chenin blanc y cabernet franc. Maduran un mínimo de nueve meses en botella con sus lías y pueden llegar a ser muy finos y complejos. Casas como Huet y François Pinon tienen muy buen nivel.

Al este, la mini Denominación Bugey Montagnieu (menos de dos hectáreas) interpreta en clave brut las variedades de la Saboya: Chardonnay, Mondeuse, Altesse… mientas que las AOC Blanquette de Limoux y Gaillac hacen lo propio con la mauzac del Languedoc y el sudoeste y el goloso Clairette de Die –que era todo un éxito en el siglo XIX servido de barril en Lyon y Grenoble– con la moscatel de grano menudo y otras del Ródano. Muchos de estos espumosos se elaboran por el método ancestral, reviven viejas tradiciones y dan protagonismo a raras e interesantes uvas locales.

En la estela del champagne están los crémant de las regiones de Burdeos, Alsacia, Loira, Borgoña, Limoux y Jura, todos ellos caracterizados por una presión de carbónico algo menor y por el uso de las variedades de sus terruños, pero siguen fieles al método tradicional por lo que cumplen en el mercado el rol de ser los “cavas” franceses.

Los apuros del cava: Prosecco

Los cavistas no podían imaginar que su pesadilla en los mercados anglosajones iba a ser un vino italiano casi desconocido hace un par de décadas, pero que hoy, según comenta algún experto, viene a ser moda a buen precio, “el Zara de los espumosos”. El prosecco procede del Véneto y de Friuli, en el noreste, y se elabora con un 85% mínimo de la blanca local glera por el método granvás o, como ellos dicen, “italiano”. Sus sensaciones son primarias con sabores cítricos y frutales de pera y albaricoque limpios y sencillos, sin la complejidad que dan levadura y tiempo al champagne y al cava con el que compiten en el mismo rango de precios. El prosecco ha multiplicado sus ventas por cuatro en el mercado de EE.UU. entre 2010 y 2015 mientras que el Reino Unido bebe dos veces y media más que Italia. Conviene buscar los de  la Denominación “Superiore” de la zona de Conegliano-Valdobbiabene y el Vigneto grand cru Cantizze.

Sekt, espumantes y sparkling wines

Alemania es la cuarta potencia espumosa mundial, después de Francia, Italia y España. Sus burbujeantes Sekt, elaborados en su mayoría por el método granvás, suman una de cuatro botellas de vino en su mercado interior.  No siempre se parte de vinos base germanos, por lo que merece la pena buscar los tipos brut y extra brut que lleven la mención Deutscher Sekt BA, que indica que toda la uva procede deuna de las 13 regiones vinícolas clasificadas o Anbaugebiete. Son espumosos aromáticos que pueden ser muy placenteros si se elaboran con variedades locales de buenos viñedos como pinot blanc y, especialmente, riesling, aunque las champanesas pinot y chardonnay son también frecuentes. La etiqueta Winzersekt se reserva a los vinos varietales de añada que se elaboran por el método tradicional y supone la categoría top del sekt.

Muy interesantes son también los casi desconocidos espumantes portugueses que se producen, históricamente, en las regiones de Bairrada, Varosa y Lamego aunque hoy la cosa está más repartida. Con gran presencia de las variedades autóctonas, algún blanc de noirs de sus grandes tintas –baga, touriga– y método tradicional generalizado, marcas como Murganheira, Vértice o Luis Pato son buenas opciones.

Y no nos olvidemos del renacer británico, con unos sparkling wines de plena moda que están de vuelta gracias al cambio climático. Se dice que hace varios siglos hubo otra época cálida en las Islas y que el viñedo abundaba en los condados de Kent y Sussex, de suelos calizos y blancos que recuerdan a los de la Champagne y producen hoy dos tercios del espumoso británico, muchas veces a partir de sus mismas variedades chardonnay, pinot noir y pinot meunier. El buque insignia es Nyetimber y sus espumosos de larga crianza, ya en la primera división mundial, están atrayendo mucha atención por el potencial de calidad que muestran.

Tres métodos para la burbuja

Los grandes espumosos se elaboran por el método tradicional (antes champenoise) que supone una segunda fermentación y una larga crianza en botella con la levadura. Produce una burbuja cremosa y fina y unos sabores complejos de repostería que no se consiguen por el método granvás, más barato y en el que la toma de espuma ocurre de forma más rápida en grandes depósitos. Su lado positivo es que mantiene nítido el carácter varietal de la uva. Los espumosos de método ancestral se embotellan sin acabar su única fermentación para que generen el carbónico al rematarla en botella.

Champagne andaluz

Hay movimiento en Jerez en torno a los espumosos. El suelo de albariza extremadamente calizo es muy semejante al de la Champagne y ya había tres casas en 1881, entre ellas el desaparecido icono Domecq, que elaboraban “champagne” gaditano a partir de la uva palomino fino. Hoy, bodegas como Barbadillo y Alba Viticultores han retomado la tradición. Y no olvidemos que otras comarcas andaluzas producen interesantes espumosos, como el “natural” Barranco Oscuro de las Alpujarras granadinas.

Read Full Post »

Serie de Vinos Blancos

1.- NIEPPORT DRY WHITE. Niepport Vinhos, S.A. Vila Nova de Gaia. Portugal. Alc.: 19,5% vol. Azúcar residual: 43,4 gr/litro. Uvas: Códega, Rabigato, Viosinho, Arinto y Gouveio. Fermentación en lagares abiertos, con adición de alcohol vínico. Enveje-cimiento en barricas de roble usado, durante tres años y medio. D.O. PORTO

2.- OBISPO GASCON. Palo Cortado. Bodega Barbadillo, s.a. Sanlúcar de Barrameda. Cádiz. Alc.: 21% vol. Uva: Palomino. Crianza por el sistema de soleras y criaderas. Soleras centenarias. D.O. JEREZ – XEREZ – SHERRY.

3- BENGOETXE BEREZIA. 2016. Caserío Bengoetxe. Olaberría. Gipuzkoa. Alc.: 12,5% vol. Uvas: 95% Hondarribi Zuri y Petit Corbu; 5% Gros Manseng. Crianza sobre lías durante 4 a 6 meses en depósito inox. a 9ºC. GETARIAKO TXAKOLINA.

4.- CUILLEROT. 2016. Celler del Roure. Moixent. Valencia. Alc.: 13% vol. Uvas: Verdil, Perdo Ximenez, Chardonnay y Macabeo. Fermentación: 60% del mosto en tinajas de barro y 40% restante en depósito inox. Crianza sobre lías durante 5
meses en tinajas de barro entre 500 y 3.000 litros. D.O. VALENCIA. Subzona Clariano.

Los vinos son diversos por las uvas, añadas. lugar de origen, método de elaboración, etc., por lo que las comparaciones no son muy fáciles. Sin embargo son «compatibles» en cata, pues no desentonan pese a sus diferencias. La gastronomía a base de bocados o pintxos, con diversos alimentos, texturas y sabores, constituyen el elemento de «unión» de unos vinos a otros.

Bien elaborados y presentados, distinguidos cada uno de ellos por las variedades y el modo de elaboración y crianza.

CALIFICACIONES: Nº. 1: Notable, 90 puntos. nº. 2: 91 Excelente. nº. 3: 86 Notable y 4º: 88 Notable

Serie de Vinos Tintos

Colección de seis vinos “Peña El Gato 2015” elaborados con Garnachas Centenarias por Juan Carlos Sancha, con uvas procedentes de pequeños viñedos de la zona de Baños de Río Tobía, en su mayor parte.

Viticultura ecológica. Cepas centenarias. Alc.: 15% vol. Variedad: Garnacha. Fermentación en barricas de 500 l. de roble francés Tronçais. El vino permanece en las barricas con sus lías, donde hace la crianza durante 11 meses. No hace fermentación maloláctica. La cata de estos vinos se asemeja a una “vertical”, en la que en lugar de cambiar las añadas, cambian los viñedos de origen.l

Los vinos de Bodegas Juan Carlos Sancha son el resultado de la excelente ubicación de los viñedos; su plantación muy densa (5,000 vides por hectárea); y los pobres suelos calcáreos de estos viñedos. Estos factores hacen que las vides “sufran”, produciendo menos uvas con mayor concentración de jugo, cualidades que contribuyen de manera importante a los vinos complejos y de alta calidad de la bodega.

Las viejas vides de Garnacha de las cuales proviene el vino de Peña El Gato, crecen a 650 metros de altitud. También contribuyen a la calidad de las uvas la ubicación de los viñedos en las laderas orientadas al sur, lo que permite una buena radiación solar y flujo de aire y reduce la susceptibilidad a las enfermedades de la vid.

Pocas veces podemos disfrutar de seis vinos elaborados con la variedad Garnacha, procedentes de seis viñedos singulares, de edades próximas a los 100 años, que han sido seleccionados por sus especiales características de orientación, exposición y tipo de suelo. Hablamos de viñedos históricos, irrepetibles, cultivados por más de tres generaciones de “heroicos” viticultores que han decidido mantener el cultivo de estos viñedos pese a su nula rentabilidad económica. La historia vitícola de Rioja expresada a través del terroir, esa mezcla de suelo y clima, que es la esencia de los grandes vinos.

Interesante la degustación de estos vinos, marcados por un carácter singular de calidad, dando brillo a una variedad mal tratada en pasados tiempos en Rioja, en beneficio de la Tempranillo, pero que Juan Carlos ha sabido recuperar, junto a un puñado de pequeñas bodegas, con un espléndido resultado, como podrá comprobar quien se decida a a probar los vinos de la serie  de la “Peña El Gato», bien sea botella a botella, o en colección completa. Quienes gustamos y disfrutamos del vino, hemos de agradecer el trabajo que llevan a cabo enólogos como Juan Carlos Sancha.

Todos los vinos se puntuaron entre 90 a 95 puntos, con un promedio general de los seis vinos valorados por  los once catadores de 92 puntos, equivalente a la Calificación de EXCELENTE.

Vino Dulce

 

NIEPPORT. LATE BOTTLED VINTAGE. 2012. Niepport Vinhos, S.A. Vila Nova de Gaia. Portugal. Alc.: 19,5% Vol. y 3,3 Beaumé. Azúcar Residual: 103 gr/dm3. Uvas: Touriga Nacional; Touriga Franca; Tinto Câo; Tinta Francisca, Tinta Amarela, Sousâo, Tinta Roriz y otras. DENOMINACION DE ORIGEN: PORTO

Un buen vino de Oporto, con buenos aromas y fino en el paladar. Equilibrado, con buen cuerpo, dulzor amable, buena estructura, con un grato final en boca.

Calificación: Excelente. 92 p.

Read Full Post »

La última operación fue la compra de la bodega barquense Virxe de Galir por la compañía riojana CVNE

 

Fachada de la bodega Virxen de Galir, en la localidad de Éntoma (O Barco).

La calidad de vinos como el mencía o el godello, pero especialmente de este último, desató una auténtica fiebre por hacerse con bodegas y viñas de la Denominación de Orixe Valdeorras. La última bodega que desembarcó en la comarca fue la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE), que, después de aproximadamente cuatro meses de negociaciones, acaba de adquirir la barquense Virxen de Galir, con sede en la localidad de Éntoma (O Barco).

“Estas variedades de uva -mencía y godello- tienen un gran reconocimiento nacional y están adquiriendo también una notable relevancia internacional”, afirmaron en la sociedad familiar riojana. Esta fue fundada hace casi 140 años, más concretamente en el año 1879, antigüedad que se traduce en un importante aporte de experiencia. Con sede en la localidad riojana de Haro, en la denominada Rioja Alta, CVNE pertenece a la Denominación de Origen Calificada Rioja. Hoy, cinco generaciones después de su creación, continúa en manos de los descendientes de los fundadores.

La Compañía Vinícola del Norte de España, además de estar considerada entre las bodegas que lideran el mercado nacional, también distribuye sus vinos por casi 90 países, que se reparten por cuatro continentes: Europa, América, Asia y Oceanía. “La compañía conjuga permanentemente la vigencia de las sabias tradiciones bodegueras con la introducción de las últimas innovaciones, que hacen que los caldos de esta bodega sean reconocidos ayer, hoy y mañana como vinos de gran calidad”, afirmaron en CVNE.

Virxen de Galir también es de origen familiar y su fundador, José Barros García, al igual que su hijo, continúan involucrados en el proyecto. “CVNE es la segunda bodega más importante de La Rioja”, aseguró el bodeguero barquense. Comentó que fueron los propios compradores los que se pusieron en contacto con la embotelladora de Éntoma y también que que la entidad riojana “se encuentra en un periodo de expansión”.

En todo caso, la bodega de la DO Valdeorras continuará elaborando los caldos que produce en estos momentos. Además, conservará las marcas actuales, según apuntó el fundador de Virxen de Galir, José Barros.

Las primeras bodegas que eligieron la DO Valdeorras para invertir también procedían de tierras riojanas. Rafael Palacios y la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez, llegaron a principios de siglo, antes de que se incorporase el resto de bodegas: Bodegas Avancia de Valdeorras, perteneciente al Grupo Jorge Ordóñez, de la DO Sierra de Málaga y presente en otras 13 denominaciones de origen del Estado; Grupo Vinigalicia, con instalaciones en Ribeiro, Rías Baixas y Ribeira Sacra; Viña Costeira, del Ribeiro; y, finalmente, Pago de los Capellanes, llegada de la Denominación Ribera de Duero.

El sector está convencido de que CVNE no será la última bodega de otra denominación en invertir en Valdeorras. Una prueba del bum de estos caldos está en los movimientos de compra de viñas, que se multiplicaron en los últimos meses.

“Hai gañas de investir polo que se leva feito”

El presidente del Consello Regulador de la DO Valdeorras, José Luis García Pando, atribuyó el interés despertado por los vinos de la comarca a la labor que, durante años, desarrollaron sus bodegueros y productores. “Hai gañas de investir na zona polo que se leva feito en moitos anos”, dijo. El titular del organismo vitivinícola considera que la llegada de bodegas de fuera será positiva en la mayoría de los casos: “Veñen ao ver que a zona ten potencial e poden facer negocio. Son empresas que buscan facer rendible o investimento e facer negocio”.

FUENTE: http://www.laregion.es/articulo/valdeorras/godello-desata-fiebre-vinas-bodegas-valdeorresas/20171216101303755155.html#

Read Full Post »

Nunca he sabido por qué las Fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes, con sus derivados de Olentzero y Papá Noel, provocan  tanto nerviosidad y ajetreo en nuestra sociedad, hasta el punto de que «necesitamos» un mes de anticipación para su debida preparación. Luego llega la realidad, y muchas reuniones familiares son un fiasco, muchas viandas elegidas con cariño y pagadas a precios elevados, acaban en el cubo de la basura, y así van cayendo los tópicos que año tras año repetimos sin parar mientes que a  lo largo del año tenemos oportunidades de reunirnos con familia y/o amigos, comer platos más adecuados y a precios más reducidos. Y otras cuestiones más que dejo a la remembranza de cada uno.

Por contra, me ha gustado el comentario que al respecto publica Eneko Etxa en su columna semanal del suplemento JANTOUR, que cada viernes se publica en EL CORREO. Corresponde el que comento el 8 del corriente ,mes.

»Estamos en diciembre, y se acercan las Navidades, comilonas y montones de excesos, tanto en la bebida y la comida, como en el gasto, sn contar con lo poco que esto beneficia nuestra salud y bienestar. Nos cebamos como si no hubiera un mañana y acudimos al mejor recetario heredado para poner en la mesa los ‘mejores’ productos sobre ese mantel especial guardado para la ocasión y esa vajilla del ajuar.”

»Es una época en la que, muchas veces, hay más estrés y esfuerzo que tranquilidad y alegría. Todo parece volverse loco, el mercado cambia los precios por causa de la sobredemanda, y aún aí seguimos consumiendo los mismos productos y las mismas cantidades exageradas. Y sin contar los malos ratos de muecas familias pensado y diseñando los menús para contentar a toda la tropa.”

«Desde estas líneas os propongo que este año cambiéis vuestra percepción del lujo, optando por comprar lo justo y necesario, utilizando productos que aparentemente son más humildes, y con ellos y con un poco de esfuerzo hagáis de estas fecha un festín con recetas ricas y elegantes a un precio más módico y sin derrochar, sobre todo, sin desechar la comida a la basura.2

«Ya no valen las excusas de ‘a mi amable encanta cocinar para nosotros y no nos deja entrar en la cocina’; no seáis curtes y curad porque a tu ama lo que le mola de verdad es lo mismo que a ti, que le cuiden, le mimen y no que la esclavicen.”

«Así que tratad de ser creativos y de sorprender a los vuestros con el ingrediente más importante, ese que no requiere de costo económico sino de fuerzo e ilusión por agradar a los demás, la mejor voluntad y las horas nate el fogón de la cocina casera.”

«No olvidéis ser participes, cocinillas y comensales agradecidos. Y si guisar no es lo tuyo, siempre se puede aprender o sino colaborar haciendo la compra o fregando, pero remangarse y currar para que todos lo pasemos de diez. ¡On egin!”

necesita más añadidos lo que escribe el ilustre cocinero. Así que aquí hago el punto final.

Read Full Post »

Hablamos con el presidente de Bodegas y Viñedos Artadi en la primera entrevista que concede tras la salida de su bodega de la DO Ca Rioja.

Hace año y medio que Artadi salió de la Denominación Origen Calificada Rioja, ¿cómo ha afectado la salida en todo este tiempo al grupo?

Va a ser la primera vez que hago declaraciones después de la salida. Hicimos muchísimas justo al salir pero a los dos o tres meses me dije que no quería más polémicas, ni echar más leña al fuego. Lo cierto es que nuestra salida de la DO Ca. Rioja ha afectado cero, no nos ha pasado nada. Sin ir más lejos, el año pasado crecimos un 8% y este año llevamos hasta junio un 12% más respecto al año pasado.

En este tiempo, de lo que nos hemos dado cuenta en la bodega es que tampoco es tan importante pertenecer a un Club o a otro, porque lo importante es la afición. Por otro lado, también hemos constatado que el Consejo como estamento regulador tiene un modelo de negocio establecido en su esquema empresarial, un modelo de hacer mucho volumen, de ir creciendo cada año más. Nosotros no estamos en este modelo de negocio, aunque evidentemente lo respetamos. Socioeconómicamente hasta puede ser entendible, pero es una filosofía y un modelo de negocio de economía de escala.

¿Se trata de un modelo de negocio del Consejo Regulador o de las bodegas que pertenecen al Consejo Regulador?

El Consejo es un ente vivo, configurado y constituido por las bodegas y son las bodegas las que tienen ese modelo de negocio, no todas evidentemente, pero son las grandes las que acaban dictando las normas, las que quieren hacer más y más cantidad.

Hay mucha gente que va arrastrada por esta política, bodegas pequeñas acaban yendo a rebufo de las grandes. Si alguna no se sintiese a gusto o pensara que fuera iba a estar mejor se hubiese salido ya. Pero como no se salen, continúan al rebufo de esa imagen, haciendo ver que esto es lo que funciona y, claro, el consejo sigue creciendo. Nosotros, que estábamos frontalmente en desacuerdo, nos hemos ido. Se trata de un desacuerdo con el modelo de negocio, no de renegar de la zona de producción, ni de mi pueblo o de mis viñas. Es renegar de un sistema administrativo que genera grandes volúmenes, que para salir adelante tiene que vender muchas botellas. De hecho, del año 1995 al 2016 la producción del Consejo Regulador ha pasado de 80 millones de botellas a 500 millones de botellas.

¿A día de hoy se plantean dar marcha atrás y volver a estar amparados por el Consejo de Rioja?

No, pero porque no ha cambiado el Consejo. Nosotros no volveremos atrás a no ser que de verdad se aprecie un cambio a un modelo que potencie el concepto de las añadas, de diferenciar las parcelas, las comarcas, los pueblos, los valles…… Si hay un cambio a un modelo como el de Borgoña, un modelo que genere autenticidad, que genere personalidad y vinos únicos, evidentemente nos lo podríamos cuestionar.

 

A día de hoy, hay una mayor sensibilidad para hacer alguna cosa dentro del Consejo, no lo dudo, pero creo que mucho de ello ha sido motivado por nuestra salida, entre otras cosas. Es ahora cuando nos presentan unos Viñedos Singulares. Pero ¿cómo puedes definir un viñedo singular? ¿Porque tiene muchos años? ¿Porque tiene pocos? Es la historia la que marca calidad. Estoy seguro de que en Petrus su viñedo tiene muy poca diferencia con la viña colindante, hay más cosas. Considero que la belleza o la excelencia no se puede reglamentar. ¿Cómo reglamentar lo que Christian Dior tenía en la cabeza? Puedes acotar una zona, decir que estamos en Medoc o en Margaux pero dentro de Margaux hay unos productores. Clasifiquemos los productores, las parcelas, pero desde un histórico. No entiendo que haya una oportunidad de clasificar como Viñedo Singular, es que todo es singular. Esa clasificación me parece un poco ambigua, no se ha dado un paso importante. Nosotros estamos haciendo viñedos singulares desde el año 2009.

¿Serán estos Viñedos Singulares el previo para futuros cambios dentro de la DO?

Ojalá, pero el problema es que no se hacen cambios porque desde el Consejo Regulador no se quieren hacer cambios, porque no es su modelo de negocio hacer cambios. El modelo de negocio no es hacer una peculiaridad de cada una de las parcelas, de cada una de las comarcas, parajes o pueblos. Ese no es el interés, el interés es la globalización. No se trata de hacer un vino de una parcela particular por una presión mediática y para un determinado consumidor…no hace falta reglamentar eso, las parcelas ya están ahí; si la Nieta ya es la Nieta, si lo que hace Miguel Ángel de Gregorio con su Calvario ya está reglamentado, si es él el que tiene que dar y el mercado el que lo tiene que refrendar. Ya hay un Calvario que está ahí desde hace muchos años o un Pisón que se hace desde el año 1991. Ahora hay que reglamentar eso que ha hecho el productor o el viticultor y que se ha consagrado con el tiempo. Yo no lo entiendo, es una cosa tan ambigua y tan falta de contenido -y lo digo con todos mis respetos-, que no lo comparto. Es como reglamentar el diseño de un nuevo Ferrari. La salida está en diferenciar las comarcas, las zonas, los parajes, los viñedos….pero reglamentarlos de forma global, no decirle a un señor tú tienes un viñedo singular y puedes poner en tu etiqueta Viñedo Singular porque tienes una viña que tiene 35 años y porque produces 5.500 Kg. por ha.

Se cumple ahora un año de la firma del Manifiesto del Club Matador, ¿siguen estando vigentes esas exigencias y recomendaciones?

En el Manifiesto, que yo firmé y seguiré firmando siempre, dejamos claro todo esto que comentaba, que hay que diferenciar los sitios. Y con esto ya es suficiente, hay que rebajar la legislación, hay que dejar que el viticultor y el bodeguero hagan que los sitios se manifiesten por sí solos y hay que trabajar por encontrar las excelencias de todos esos sitios, pero no reglamentariamente. Fue unpensemos un poco en la tierra, pensemos en la naturaleza de donde venimos, en las peculiaridades de cada una de las zonas vitivinícolas españolas, en las variedades autóctonas que nos hacen diferentes, legislemos mirando a la naturaleza, mirando a una realidad. No legislemos por unas necesidades económicas y empresariales. Sabemos que socio-económicamente éstas son importantes para poder vivir, pero también hay otros consumidores y productores que están necesitados de otras cosas como el sitio, el lugar, la cultura, el sistema de cultivo del viñedo, las variedades…todo esto hay que dejar ponerlo en una etiqueta y dejar hacer algo diferente. No estoy en contra de que haya una multinacional que haga 25 o 100 millones de botellas, lo que ella quiera. Pero cuando yo hago una cosita de una viñita pequeña, con un medio de cultivo, unas peculiaridades propias, una variedad… dejadme ponerlo a mí en mi etiqueta. El espíritu del Club Matador era reivindicar que las peculiaridades de este país en el patrimonio vitivinícola puedan estar recogidas en una reglamentación, en un consejo regulador, en un decreto del Ministerio de Agricultura, que a los que hacemos cosas pequeñas nos dejen trabajar esas cositas pequeñas. Si nosotros hacemos una viña de El Carretil, pues que ponga El Carretil, que ponga Laguardia, que ponga tempranillo, que nos identifiquemos y que para eso haya un paraguas.

A día de hoy, creo que no se ha evolucionado mucho. Allí se dejó patente por todas las fuerzas activas que los pueblos son importantes. Legislemos por los pueblos, por las comarcas y mantengamos este patrimonio vivo, no lo destruyamos, no hagamos producir y producir y en ese proyecto vayamos rompiendo todo lo demás.

¿Qué opina de aquellos que le echan en cara que al poco de firmar el Manifiesto hiciese público su interés por la denominación específica de Viñedos de Álava, algo más política y alejada del concepto puramente edafológico?

Estoy de acuerdo en que no es muy correcto hacer una división política si tenemos una división edafológica o comarcal natural. Estamos más a favor de hacer una división natural. Lo que pasa es que la estructura de España está, administrativamente, dividida en Comunidades. Es muy difícil trabajar de la mano de dos Comunidades cuando además los intereses son antagónicos, en este caso Álava y Rioja. Rioja tiene un modelo de negocio de grandes volúmenes, no estoy diciendo ninguna barbaridad, está ahí, hay empresas que facturan y venden millones y millones de botellas en Álava y en Rioja, en los dos sitios. Es así como el pequeño productor no tiene una estructura donde se ampare su posible modelo de negocio basado en pequeñas cantidades.

Estoy de acuerdo con esa crítica que se hace. Es muchísimo mejor haber hecho un planteamiento de división natural que un planteamiento de división política, pero hacer una división natural es imposible. Porque los intereses de las grandes bodegas, tanto en Álava como en Rioja, están enfrentados con la política y el modelo de negocio de las pequeñas.

Nosotros nos fuimos por la imposibilidad total y absoluta de que dentro de esa estructura se pudiese llegar a una conclusión. Hubo bodegueros amigos, importantes, que me pidieron que no me saliese, que era mejor trabajar desde dentro. Pero desde dentro no se puede trabajar, porque el Consejo Regulador tiene un sistema de elección basado en el número de botellas. Es decir, si tú produces un millón de botellas tienes un peso en el Consejo Regulador, pero si produces 100.000 botellas tienes otro. Tu capacidad está ligada a lo que tú produces. No votan las bodegas, ni los bodegueros, ni los viticultores, votan el número de botellas y el número de hectáreas. Nosotros estábamos en un Club en que tu voto no existe porque produces pocas botellas, por eso decidimos no pertenecer más a él porque nunca jamás iba a poder poner sobre la mesa mis inquietudes. ¿Ha cambiado algo? Pues no.

Dada la estructura multi-administrativa que tiene La Rioja, es lógico hacer una división natural. Nada tiene que ver Laguardia, con Haro, con Alfaro o Ausejo porque hay más de 150 Km. entre una cosa y otra. Son sociedades diferentes, culturas diferentes, sistemas de cultivo diferentes, variedades diferentes, suelos diferentes, climatologías diferentes… Si mandaran las personas habría voces que pedirían hacer todo esto de una forma natural. Por ejemplo, San Vicente de la Sonsierra es Rioja, Ávalos es Rioja, pero está en esa cornisa de la Sonsierra Alavesa-Riojana; pero claro dependen de otra comunidad. Entonces, ¿cómo se va a regular? Habría que hacer una hipotética nueva autonomía que se llamase la Sonsierra o la Rioja Alta o la Rioja Baja, pero eso es imposible.

¿En qué punto está Viñedos de Álava?

Yo no he estado nunca en Viñedos de Álava y no lo sé, creo que están trabajando en la elaboración de un pliego de condiciones para solicitar una nueva denominación de origen como Viñedos de Álava, pero yo no estoy ahí.

¿Consideraría entrar en esta denominación de origen en caso de que finalmente sea aprobada?

No conozco en profundidad ese pliego de condiciones, ni el reglamento que puede surgir de él porque no he participado en ningún foro de Viñedos de Álava, y además lo poco que conozco es lo que se comenta a pie de calle. Pero lo que oigo no me termina de convencer demasiado porque sería duplicar lo que yo en este momento estoy criticando. Sí que es cierto que puedo estar a favor de la idea porque es un movimiento de pequeños viticultores y es posible que en un futuro, si se hacen las cosas bien, pueda haber un enfoque diferente del que hay ahora dentro del Consejo Regulador de Rioja. Y si hay un Consejo Regulador de Viñedos de Álava en el que sus componentes son pequeños viticultores, donde sus inquietudes están mucho más cercanas a las nuestras, pues podríamos estar mucho más en sintonía o en concordancia con ellos. Pero ya digo, no he entrado, no conozco el pliego de condiciones y la información que me llega, evidentemente condicionada por escucharla fuera de contexto, me parece que es un poco copia de lo que se está haciendo.

¿Considera importante ligar el precio en función de la calidad de las añadas?

En Artadi ya lo hacemos, el precio va ligado a la calidad. Sin ir más lejos, en 2016 el precio se incrementará alrededor de un 30%. El problema que hay en este momento en España es que la calidad no está ligada al precio, el precio está ligado al segmento de mercado al que va dirigido. La marca está ligada a una categoría de mercado. Sin embargo, cuando llegas a un nivel en que lo único que te interesa comunicar a un mercado, desde el punto de vista del marketing o de comunicación, es la calidad, automáticamente para ser sólido en tu mensaje dices; mira esta añada es más floja y por eso tengo que bajar el precio. Nosotros hemos llegado a tener por ejemplo un Pisón a 100 euros y ha habido otros años en que el Pisón ha estado a 200. Creo que es la manera de ser honesto con el mercado.

En España el productor va a intentar que para esos cinco euros siempre le dé calidad suficiente. Y, ¿cómo lo hace? Pues mezcla añadas, vinos, zonas. Por ejemplo, el vino de Rioja en otro tiempo se hacía con un poco de Rioja Alta, otro poco de Rioja Baja y otro poco de Rioja Alavesa, y el productor era honesto porque en función de cómo habían ido el año en cada zona confeccionaba su vino para que llegase a su nivel calidad y el consumidor no se sintiese defraudado. Volvemos otra vez al comienzo de la entrevista, se trata de modelos de trabajo diferentes, modelos de culturas diferentes y modelos filosóficos diferentes. Antiguamente, en Rioja se hacía un tercer año o un cuarto año y no indicaban añada, pero intentaban llegar por todos los medios a un nivel de calidad acorde a su precio. López Heredia hacía también un sexto año. ¿Cuál era la preocupación de Don Pedro López Heredia? Que todos sus mercados tuviesen un estándar de calidad y que ese estándar de calidad fuese lo más alto posible en el sexto año para poder ponerle un precio y que sus consumidores siempre estuviesen satisfechos de lo que él iba a dar, y eso es honestidad. Hoy han cambiado un poco las tendencias y el amante de los vinos puede decir: “a mí no me hagas un revuelto de seis años de un vino con otro, yo quiero ver el vino más cercano a la añada, a la parcela, al productor, a la comarca, al pueblo”. Son modelos diferentes de negocio y de visión de esta actividad milenaria en este país. Nosotros, que somos un poco más bucólicos y pastoriles, nos metemos un poco más en las raíces de las parcelas, del cultivo manual, del cultivo ecológico o incluso biodinámico. Hay otro sector vitícola o bodeguero que es más industrial, que tiene volúmenes más grandes y que se ha metido en el tema de las añadas, pero la añada no acaba de ser un fiel reflejo de lo que ha sido, porque lógicamente es muy difícil para un bodeguero que produce 5 ó 10 millones de botellas, que sus botellas este año tengan un carácter y el siguiente año otro.

Por eso nosotros como pequeños viticultores y pequeños productores reclamamos que hubiese dos modelos de negocio, que se contemplasen en las administraciones, en las organizaciones empresariales, que hubiese posibilidad de reconocer uno u otro. Pero esto es muy difícil porque hay unos intereses y otros intereses, unas administraciones y otras administraciones y porque el sistema de representatividad está establecido en España en este momento de acuerdo con las interprofesionales, los que votan son las botellas, no son los bodegueros, ni los viticultores. Y entonces estamos un poco atados de pies y manos.

FUENTE:

Javier Luengo (@JavierGuiaPenin) el 20 jul. 2017

Read Full Post »

LOS VINOS CERVANTINOS

Centenario.oficial.847x400

En el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra

2252451

La Villa de Bilbao, en la Ordenanza de 1399, regula el comercio de vinos propios y extraños, y en ellas se citan los vinos blancos para enfermos. Desde el siglo XV, la Cofradía de S. Gregorio Nacianceno, que agrupaba a los productores del vino chacolin de la Villa, así como los pertenecientes a los dezmatorios de Begoña, Abando y Deusto, refiere en su documentación la permanente entrada de vinos de Esquivias, Yepes, Madrigal, Medina del Campo, Nava del Rey, etc, para subvenir al consumo de los vinos blancos que ya entonces gozaban de gran prestigio y reconocida calidad. En especial los denominados “para enfermos”, despachados en tres Tabernillas, y con el necesario permiso de los Fieles Regidores.

Con esta evocación deseo ofrecer homenaje y recuerdo a Miguel de Cervantes, sin duda uno de los escritores que más han sabido de vinos, y más los han tratado en sus obras literarias, novelas, obras de teatro, poesía, etc.

Y entre ellos, destaco precisamente los de Esquivias, por coincidir con aquellos que llegaban a la Villa Bilbao en carretas cargadas de odres, cueros y pellejos, y que con frecuencia se mencionan en los viejos archivos de la Villa de Bilbao. Sin duda son los más citados por Cervantes, tanto porque fueran sus preferidos, como por el buen conocimiento que de ellos tenía, pues su mujer, Catalina de Salazar, era natural de dicho pueblo toledano, con el añadido de que la familia de ésta era propietaria de viñedos.

Pero, sin duda, los dos vinos que prefirió Cervantes, por encima del néctar de los pagos de Esquivias, fueron los de Ciudad Real (blancos y tintos) y los blancos de San Martín de Valdeiglesias. Conviene precisar que, mientras el “vino del Santo” (“el mejor vino blanco de España”, en la autorizada opinión de Luis Zapata, y “medicina cordial contra la melancolía”, según el juicio científico del doctor Sorapán de Rieros) provenía exclusivamente del pueblo madrileño que le da el nombre, y se vendía como vino caro o precioso en las mejores tabernas de Madrid, Segovia, Valladolid y otras ciudades de Castilla. Por vino de Ciudad Real se entendía a finales del XVI no solo aquellos producidos en su término municipal; sino que con el nombre genérico de “vino de Ciudad Real” se daban a conocer también los de otros muchos lugares de La Mancha, que no gastaban nombre propio de producción de excelencia (denominación de origen, diríamos hoy), pero cuya calidad estaba igualmente contrastada.

En el prólogo del Persiles el Manco ensalza los “ilustrísimos” vinos de Esquivias, y también hace lisonjera mención de ellos. En las Novelas Ejemplares encontramos dos largas “cartas de vinos”: Una en El Coloquio de los Perros cuando escribe: “Pero ya entiendo y alcanzo tus marrullerías: ahora salta por el licor de Esquivias, famoso al par del de Ciudad Real, San Martín y Ribadavia“; y la segunda extensísima, y más significativa, en El Licenciado Vidriera: “Allí conocieron la suavidad del Treviano, el valor del Montefrascón, la fuerza del Asperino, la generosidad de los dos griegos Can-día y Soma (se refiere al origen de la uva), la grandeza del de las Cinco Viñas, la dulzura y apacibilidad de la señora Guarnacha, la rusticidad de la Chéntola, sin que entre todos estos señores osase parecer la bajeza del Romanesco, todos italianos; a los que añade los más apreciados españoles de la época, como los de Madrigal, Coca, Alaejos, y a la Imperial más que Real Ciudad, recámara del dios de la risa (Cervantes se refiere al Valdepeñas); Esquivias, a Alanís, a Cazalla, Guadalcanal y la Membrilla, sin que se le olvidase el de Ribadavia y de Descargamaría. Finalmente, más vinos nombró el huésped, y más les dio, que pudo tener en sus bodegas el mismo Baco.” No deja de sorprender esta extensa lista de vinos blancos, tintos y rosados de diferentes partes de España que el escritor sitúa en una modesta hostería de Nápoles.

Fue Cervantes lo que en sus tiempos se llamaba un “mojón”, y hoy diríamos un degustador fino, un catador o una buena “nariz”. Distinguía por el olor y el paladar, al igual que Celestina, las diferencias de gusto que dan a sus vinos las diversas tierras y vidueños de España, y hasta presumía de ello. Amaba el vino y, como a Sancho, le resultaba duro verse obligado a pasarse sin él: “Mas sucedióles otra desgracia, que Sancho tuvo por la peor de todas, y fue que no tenían vino que beber.” (Parte I, Cap. XIX).

Pero Cervantes sabía beber, y, desde luego, nunca llegó a contar-se “en el número de los que llaman desgraciados, que con alguna cosa que beban demasiado luego se les pone el rostro como si le hubiese jabelgado con vermellón y almagre”, por utilizar una expresión de su propia cosecha, que entresacamos de La ilustre fregona. Es más, no se le ocultaban al insigne novelista las des-gracias que suelen acompañar a los excesos etílicos; y así las re-presenta por boca de don Quijote, sirviéndose de esta máxima de universal e inmortal memoria, con la que el hidalgo encarece a Sancho la norma de la sobriedad:

Sé templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto ni cum-ple palabra.” (Parte II, Cap. XLIII) 

Read Full Post »

Older Posts »