Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Rueda Verdejo’

Portada-monolito-192x300

Es la decisión que ha tomado el pleno del Consejo Regulador hasta que se resuelva “por vía jurídica y no solo administrativa” sobre la sanción muy grave recibida por Pablo del Villar, presidente de la DO Rueda, a causa de la expulsión de tres catadores del comité de certificación del Consejo.

El acuerdo llega tras la petición en contrario realizada por la Junta de Castilla y León, a través de la directora general del Instituto Tecnológico Agraria (Itacyl) y viceconsejera de Agricultura, María Jesús Pascual. Dicen que Pablo del Villa debe dejar de ser vocal y Presidente de la DO por considerar “resolución firme” la sanción por falta muy grave (de 31.000 euros) que había recibido mediante resolución administrativa. A partir de aquí, la Junta pedía hace pocas semanas que se cumpla el Reglamento y se celebren nuevas elecciones en el seno de la entidad, al tiempo que pedía se nombre un vocal que sustituya a Del Villar y un presidente interino.

Agroinformacion.com06092012_201933Santiago Mora, director general del Consejo Regulador, puntualiza que la Junta no puede cesar a Del Villar sino que “a partir de la interpretación que desde el Gobierno autonómico hacen de la resolución, consideran que el Presidente ya está cesado a causa de esa sanción. Es decir, son discrepancias desde el punto de vista jurídico”. Pero, por el momento, “el Presidente no está cesado, mantiene su vocalía y los consejos se continúan celebrando”.

En todo caso, Mora reconoce que este conflicto sin fin no está para nada beneficiando a la DO “pues deberían hablar de nosotros por la buena campaña que hemos tenido, por los proyectos que tenemos en marcha y no por una cuestión que es más política que otra cosa”. Y cierto es que el posicionamiento de la Junta no ha hecho más que echar leña al fuego, “pero nosotros no dejamos de ser un ente público tutelado por al Junta”.

La cuestión es que para la institución la resolución administrativa recibida por Pablo del Villar es una resolución en firme que se debe ejecutar, mientras por parte de los servicios jurídicos del Consejo arguyen que “no es firme judicialmente y cabe recurso”. De hecho, la sanción fue recurrida hace meses ante lo contencioso, paralizando hasta ahora el supuesto cese, “y está en los tribunales pendiente de valoración y resolución por parte de un juez”. En esto apoyan la defensa de Del Villar, y es donde radica la diferencia determinante con el Gobierno regional. Así lo aclara Santiago Mora. “El Consejo ha valorado la comunicación recibida, se ha leído, discutido y, en principio, lo entienden de diferente manera y se deja todo como está. La resolución no es firme judicialmente y es ahí donde radica la duda pues los reglamentos del Consejo dicen claramente que esa resolución ha de ser firme por vía judicial”. Aunque dicho esto también reconoce que no saben qué pasará, pendientes ahora de que la Junta reaccione a partir de esta decisión.

A la espera de que se produzca, también hace un par de semanas, en las páginas de El Mundo de Valladolid, a través de nuestro compañero Fernando Lázaro, el abogado de la defensa pedía la nulidad de la resolución por incumplimiento de los procedimientos administrativos, y añadía que la sanción afectaba al Consejo Regulador y no al Presidente, además de que la notificación de la Junta debería ir firmada por la consejera, quien lo nombra, y no por la viceconsejera.

Respecto a los hechos denunciados, de los que nos hemos hecho eco en Proensa.com, recordemos que Pablo del Villar fue acusado el pasado año de graves injerencias en los órganos de control de Consejo Regulador, denunciando que se estaban certificando vinos “de baja calidad”, a la vez que se le responsabilizaba del despido del secretario del Consejo, Ramón Bocos, por ser crítico con la actitud de la nueva directiva, y de haber apartado, temporalmente, a tres catadores del panel de cata de Rueda por sus bajas puntuaciones.

FUENTE: proensa.com –   Por |19 de abril de 2015.

Anuncios

Read Full Post »

Rueda, segundo asalto

En alguna ocasión he dejado escrita en este Blog, y en alguna publicación en la que un servidor colaboraba, la opinión que nos merecía el rumbo que iban tomando en Rueda todo lo concerniente a la calidad de sus vinos, materializado en las nuevas plantaciones llevadas de un deseo de vender más y más, lo cual no deja de ser lícito, pero en la idea de una baja generalizada de la calidad, y una falta de respeto al consumidor de los vinos blancos de Rueda, por la falta de claridad en el etiquetado, que cada uno se había de resolver acudiendo a sus conocimientos, o, en última instancia a las estadísticas del Consejo Regulador, y que cada cual saque sus consecuencias.

No me duelen prendas si señalo que siempre fui defensor y consumidor de los vinos de Rueda, en particular determinadas marcas, claro está, y aún conservo con agrado el recuerdo de la primera presentación de vinos que hizo en el Hotel Villa de Bilbao el Consejo Regulador, con asistencia de no menos de 20 o 25 bodegueros, al poco tiempo de que se concediera a Rueda la Denominación de Origen. ¡Qué velada tan agradable, y qué vinos pudimos degustar!

Después he tenido oportunidad de visitar algunas bodegas, y departir en ocasiones con algunos de los bodegueros de la D. de O.

No hace mucho publique un artículo de Andrés Proensa sobre lops problemas que aquejan a la zona, y hoy vuelvo a repetir otro que abunda en parecidos temas. Nadas tengo contra persona alguna del sector del vino blanco de Rueda, pues mi única solvencia en el mundo del vino  es mi afición al conocimiento del mismo, empeño en el que llevo ya casi cuarenta años, sin haber pertenecido nunca a los “negocios” del vino. Solo desde mi condición de modesto comprador.

Y voy con lo anunciado:

imgres-5Madrid, 20 de enero de 2015. MS. – La tozuda realidad no deja de evidenciar que los consejos reguladores son auténticos reinos de taifas, como llevamos asegurando por estos lares hace tiempo. En los últimos tiempos parecen ir a más las denominaciones que hacen públicos sus ‘trapos sucios’ lo que denota cierto nerviosismo pues la cosa no está para tirar cohetes, sobre todo en lo que se refiere a algunas zonas vinícolas.

Antes del pasado verano saltaban las alarmas en el seno de Rueda a raíz de la denuncia puesta el pasado junio por Francisco Hurtado de Amézaga, director técnico de Marqués de Riscal, contra la nueva directiva del Consejo, con Pablo del Villar a la cabeza, acusándoles de graves injerencias en los órganos de control. Una actuación por la que, según Hurtado de Amézaga, se estaban certificando vinos “de baja calidad” con el consiguiente lastre que eso suponía para una zona que, además, había sido calificada en su añada 2013 de “bajo nivel” por destacados críticos internacionales. Sin olvidar la caída de precios que están protagonizando los vinos de Rueda.

Dicho esto, antes el tribunal encargado de la causa (Juzgado de la Social número 2 de Valladolid) ha declarado nulo el despido de Bocos porque atentaba a su libertad de expresión, aunque el pleno del Consejo Regulador ha decidido recurrir la sentencia.Apoyaba su denuncia en el despido de Ramón Bocos, secretario del Consejo durante 21 años, por ser crítico con la actitud de esa nueva directiva, y en el hecho de haber sido apartados, temporalmente, tres catadores del panel de cata de Rueda por el mismo motivo (sus bajas puntuaciones). Frente a estas acusaciones, a finales de noviembre Pablo del Villar presentaba ante el Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León (Itacyl), a través de su abogado, un recurso para defenderse de esas acusaciones de injerencia en el Comité de Certificación alegando que la decisión de apartar a los tres catadores no fue solo suya, “por lo que no se pueden denunciar unos hechos que no son ciertos”, y que “el instructor tampoco ha tenido en cuenta las declaraciones del director técnico y de la ex presidenta de dicho Comité –Mariví Pariente–, que eximen a Pablo del Villar de la supuesta injerencia en el órgano de control”, concluye.

Barrer para casa

Entre unos y otros queda patente el conflicto de intereses existente en el seno de la DO Rueda, y también que esto no ha terminado sino que acaba de empezar. Y tal vez el acelerado aumento de los vecinos de esta denominación (de 30 millones de botellas a 80 millones en el momento actual, este año se han recogido 95 millones de kilos de uva) está pidiendo diferentes actuaciones a gritos que, por ahora, el conflicto en ciernes está obstaculizando o silenciando.

Y así lo reconocía Pablo del Villar en nuestro encuentro, preocupado, declaraba, por hacer de su presidencia una etapa de cambios significativos aunque, de momento, el fuerte ruido generado por este grave asunto no se lo está poniendo fácil. No obstante, sí hizo referencia a cuestiones importantes para el devenir de la denominación que tiene en su agenda. Lo primero, ser capaces de recuperar la tipicidad de la autóctona verdejo antes de que la variedad, que ha definido históricamente esta zona, le pase por encima a la DO suponiéndole la competencia de otros verdejos llegados al abrigo de otras denominaciones de relevancia, aunque, por ahora, sean sus competitivos precios los que la mantienen en primer lugar cuando de blancos españoles se trata.

También considera determinante para Rueda empezar a ‘dar cancha’ a otro tipo de elaboraciones blancas, más complejas, con mayor crianza, con la pretensión de ‘pelear’ en otros mercados y otras horquillas de precio.

Y terminó con la posible zonificación del viñedo, algo que tienen en mente “pues el estudio de suelos lo hemos realizado, aunque está en el cajón, pendiente de ser aprobado por el pleno del Consejo Regulador… De todos modos, el problema reside en decirle a un viticultor de toda la vida que su viña no entra en territorio de máxima calidad”.

Del Villar se defiende

Son estas cuestiones lo más interesante por lo que concierne al futuro de Rueda, pero también es inevitable que Pablo del Villar intente aprovechar toda entrevista para defenderse de las acusaciones vertidas contra su persona y su gestión como presidente del Consejo Regulador. Eso sí, hace todo lo posible por ser políticamente correcto, o no decir lo que no debe, pero sus silencios dicen más que sus respuestas.

En resumen, niega los hechos denunciados alegando, en todo caso, que las decisiones relativas al despido de Ramón Bocos y la sanción a los tres catadores fueron aprobadas en el Pleno y nunca una decisión personal. “La salida del secretario se decide a partir de dos auditorías, una económica y otra de personal, realizadas en el Consejo por una consultora externa”.

En cuanto a los catadores sancionados, fueron readmitidos antes del despido de Bocos, con lo que quiere dar a entender que son dos hechos que nada tienen que ver.  “Los dejamos de convocar tras observar que sus puntuaciones diferían mucho de las de sus colegas, puntuaban sobre un 60 por ciento menos con lo que descalificaban los vinos provocando las quejas de algunas bodegas. Mariví Pariente, entonces presidenta del Comité de Certificación, nos comunica lo que está sucediendo y vemos apropiado que se les deje de llamar temporalmente (no son contratados sino que acuden de forma voluntaria)”.

La insistencia en la pluralidad de las decisiones tomadas es su argumento principal, y el hecho de acudir acompañado a las entrevistas por otro miembro del Consejo incide en esa idea, mecanismo por el que, además de mostrar sus apoyos, neutraliza las acusaciones de estar lavando su imagen a cargo de la entidad.

 

LA AUTORA:

Periodista freelance dedicada a la información del vino y la gastronomía desde hace más de catorce años, ha colaborado en los más variados medios de este país, tanto genéricos como corporativos y especializados, entre los que se cuentan Metrópoli (El Mundo), On Madrid (El País); Instyle; Restauradores; Restauración News; Ausbanc; Sobremesa o PlanetAVino, por citar algunos.

FUENTE: Quiosko. Va de vino. PROENSA.

 

Read Full Post »

vino-blanco

Los vinos blancos de Rueda han alcanzado un elevado nivel de aceptación en el mercado español, hasta el punto dimgres-39e que están en el tercer puesto de ventas en los sectores de Alimentación y HORECA, aunque sus habituales consumidores no conocen bien su origen y elaboración. A pesar de lo cual, la uva Verdejo como principal activo de “los ruedas” comienza a extenderse por otras zonas que nunca la tuvieron, entre ellas la D.O.C. Rioja; y dentro de ella bodegas conocidas compran vinos blancos en Rueda que luego venden junto a sus acreditados vinos tintos… y hasta blancos. No me hago a la idea de que bodegas de otras zonas compren y comercialicen vinos de Rioja, para venderlos junto a los suyos. Y aún se pueden citar grupos bodegueros que se instalan en las comarcas del “rueda”, con instalaciones y edificios de nueva construcción y compran fincas para hacerse con importante viñedo. Podíamos decir que hay intereses firmes de entrar en el “vino más de moda” como sea.

Lamentablemente junto a este “boom”, uno se entera que las grandes cadenas de alimentación pueden comprar vinos de Rueda a precios irrisorios, con apariencias de que hay un “todo vale”, con bajas de calidad, aumento de plantaciones y otras cuestiones que pueden “matar” el hasta hace poco floreciente negocio del vino en la D.O. Rueda.

En un artículo publicado en este blog no hace mucho tiempo, ya apuntaba algunas notas al respecto, entre ellas la actividad de la más importante cooperativa casi la cuarta parte del vino que se elabora en la D.O., que vendía sus marcas y las que le solicitaban con el apunte de “embotellado por…, para…”.

Catadores especializados de publicaciones relacionadas con el vino, que degustaron la añada 2013 de Rueda, expresan su sorpresa ante el bajo nivel medio observado. Algunas se plantean si tiene sentido continuar con catas específicas de Rueda como región de calidad destacada o si es preferible seleccionar, dentro de catas más amplias junto a productos de otras denominaciones, solamente los vinos de algunas bodegas que escapan a esa mediocridad general.

El diario “El Mundo” informaba recientemente, dentro de su prestigiada sección elmundovino dedicada a informar con solvencia y conocimiento sobre vinos, que varias bodegas de la D.O. Rueda, se quejaron al Consejo de que en la visita de Luis Gutiérrez (‘The Wine Advocate’ de Robert Parker), para catar los vinos del 2013, solamente hubiese seleccionado docena y media de ellas, lo cual asegura que el próximo informe sobre esta D.O. en esa publicación será inusualmente escueto.

Francisco Hurtado de Amézaga es director técnico de Marqués de Riscal, junto con Emile Peynaud, considerado como el padre de la enología moderna, se inventó hace cuatro decenios los vinos de Rueda modernos al instalarse allí y optar por la uva verdejo, propiciando la recuperación de una región entonces en pleno declive, con una gama de imbebibles vinos.

Con el conocimiento de lo que sucede con los vinos de Rueda, denuncia el “notable deterioro de la calidad media” de los vinos de Rueda y también la actuación del Consejo y de su presidente, Pablo del Villar, para acabar con las voces críticas del comité de cata que certifica que los vinos son aptos para lucir la contraetiqueta de Rueda, así como en el despido de Ramón Bocos, secretario del consejo durante los últimos 21 años, por “indisimulada venganza por denunciar las tropelías cometidas”. “Se ha matado al mensajero por cumplir con su deber”, subraya la denuncia. Y es que de confirmarse la injerencia en el comité de cata, infringiría la ley, ya que su dictamen es, o debe ser, completamente independiente del órgano de gestión del Consejo.

El escrito de Hurtado de Amézaga, entregado el pasado junio en la Junta, comienza aludiendo a la falta de calidad de los vinos de Rueda actualmente en el mercado. “No se trata de una mera opinión personal o de la empresa a la que represento, sino de una realidad que cada vez está resultando más difícil evitar que aflore a los medios especializados y a los medios de opinión”. Añadía el gran enólogo: “Algunos críticos especializados están expresando opiniones sobre la calidad de ciertos vinos de la DO Rueda existentes en los lineales que pueden causar mucho daño a la imagen de la denominación de origen”.

Hurtado de Amézaga también afirma en el escrito que determinados catadores “críticos” del comité de cata del consejo (cita el ejemplo de tres) han sido apartados por el elevado número de vinos que ‘emplazan’ (es decir, que no aprueban para su comercialización) por su falta de calidad. “En ningún momento se les ha comunicado a estos tres expertos su exclusión del comité de cata –procedimiento previo y por los motivos tasados en el Manual de Calidad (…)–, lo que arroja sospechas sobre la objetividad e imparcialidad del comité de cata”. Añade que, a pesar de que la añada 2013 ha sido una de las más difíciles en la calidad de los vinos de forma unánimemente reconocida, el porcentaje de vinos emplazados por falta de calidad es de tan sólo un 15%, similar al de otros años.

Aún existen más datos sobre las prácticas escandalosas e imprudentes permitidas  desde el Consejo, puestas de manifiesto por Francisco Hurtado de Amézaga, a quien se van uniendo otras voces que prevén el perjuicio que puede estallar de no poner remedio en ello. Pero con lo señalado puede ser suficiente para que el lector sepa cómo van las cosas por la D.O. Rueda, cuyo desarrollo incontrolado le puede acarrear pérdidas de prestigio, con el consiguiente rechazo de los sectores consumidores hacia tales prácticas.

Read Full Post »

La familia Martínez Bujanda inaugura nueva bodega de Rueda, Finca Montepedroso, después de una inversión de 4,5 millones de euros. «Es un sueño que hemos logrado entre todos», destacó el consejero delegado de Familia Martínez Bujanda.
El grupo riojano ha apostado por la Denominación de Origen Rueda porque considera que es «el sitio natural de la uva verdejo». Los consejeros delegados del grupo, los hermanos Carlos y Pilar Martínez Bujanda, fueron los encargados de recibir a los invitados durante el acto de la inauguración, entre los que destacaban el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero; el consejero riojano de la Presidencia, Emilio del Río; y el alcalde de Rueda, Juan Alonso Morales.
Carlos Martínez Bujanda agradeció los esfuerzos del alcalde de Rueda para ayudar al grupo a superar todos los pasos administrativos, los del propio Jesús Julio Carnero, cuando era secretario general de la Consejería de Fomento, y los del presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda, Javier de Íscar.
«Ahora nuestra esperanza para que se mantenga la herencia de la familia está puesta en Marta, Alfredo, Borja y Adrián», añadió el consejero delegado. De hecho, los dos primeros ya trabajan en el grupo.
Juan Alonso Morales subrayó que cuando la familia Martínez Bujanda apostó por Rueda acertó porque «las instalaciones son únicas, como únicas son todas las bodegas que han venido a Rueda».
Justo debajo de donde se ha ubicado Finca Montepedroso se sitúa precisamente la bodega de otro grupo riojano que confió en las expectativas futuras de la uva verdejo de Rueda haca más de 30 años, los Herederos del Marqués de Riscal.
Lauren Rosillo, director técnico de las cinco bodegas del grupo, abundó después en la idea de que, aunque tanto en La Mancha como en La Rioja se ha autorizado la elaboración con la variedad verdejo y se habían estudiado otras zonas vitivinícolas, la familia Martínez Bujanda eligió Rueda «porque es una zona magnífica para hacer este tipo de vino y para inundar los mercados internacionales con un blanco español».
Finca Montepedroso es un edificio sobrio y sencillo, integrado en el paisaje, rodeado de 25 hectáreas de viñedos de la variedad verdejo, con las que se elabora el vino. Unas modernas instalaciones sostenibles en las que el grupo riojano elaborará 120.000 botellas al año de un vino que apuesta por la calidad y huye de tirar los precios por el suelo.
FUENTE: larioja.com – 13.03.2012 –  NIEVES CABALLERO – VALLADOLID.

Read Full Post »

Confieso que me gustan los vinos blancos y que los tomo a lo largo de todo el año, lo mismo que los tintos. He probado vinos blancos de todo el mundo, incuídos los menos conocidos de  India, China, países del Norte de Africa, Europa Oriental, etc. Y se muy bien lo que cada variedad de uva produce, y los blancos que proceden de países tan acreditados como Alemania, Austria, Francia, Italia, …., y sin duda alguna los   españoles, que han adquirido una calidad contrastada hace no muchos años, aunque a algunas les queda camino por recorrer.

Me han gustado los de Rueda, desde la creación de la D. O. a comienzo de los ochenta, primero los elaborados con uva Verdejo y después los de la foránea Sauvignon Blanc. Dos vinos que me han dado muchas satisfacciones, no de una manera generalizado, sino eligiendo un poco determinadas bodegas y sus marcas, y siguiendo con interés las novedades que se presentaban en el mercado. Porque en el asunto del vino, inventos los hay cada dos por tres, pero muchas son absolutamente irrelevantes.

Desde hace algún tiempo mi interés por los vinos blancos de Rueda va en disminución, excepcto en algunas marcas con las que no sigo disfrutando como ha sido siempre. La uva Verdejo creo que está “colonizada” por la Sauvignon Blanc, y ésta presenta a veces aromas y gustos muu poco atractivos. Al parece puede haber motivo para ello, pero no es el objeto principal de mi comentario.

Desde el Consejo Regulador, secundado por las bodegas de producción, se ha atendido la demanda de uno de los vinos más vendidos en el mercado nacional, adecuando viñedo y elaboración, y al mismo tiempo han crecido las empresas y marcas comerciales. Sin embargo las ampliaciones del viñedo y la autorización de superar los rendimientos por hectárea  ¿han podido afectar a la calidad del vino? Veamos unos sencillos datos publicados por el propio C.R.: Año 2000: 5.667 ha. de cultivo, que crecen hasta las 11.013 en 2010 ha. de uva blanca. En el año 2000 la vendimia de uvas blancas es de 23,5 millones de kilos, que pasan a ser 74.2 millones en 2010. Lo que representa, sobre la base 100 en el 2000, que la superficie cultivada pasa a ser el 194,3% en 2010, mientras que la producción crece desde una base 100 hasta el 315,7% en el mismo período. Puede parecer excesivo el crecimiento de los rendimientos. Los datos son para las variedades blancas.

No me ha extrañado leer un artículo en el que se escribe:  “Actualmente, entre los consumidores, existen ciertas dudas sobre la verdadera identidad aromática de la variedad blanca Verdejo, con opiniones como que está perdiendo tipicidad, que sus aromas resultan demasiado artificiosos, que huele excesivamente a fruta tropical y domina la golosidad en el sabor.
Para aclarar estas incertidumbres, hemos preguntado a los que más saben sobre esta variedad: los enólogos de la D.O. Rueda, encargados de velar por la buena salud de sus viñedos para elaborar el mejor vino posible, según sus múltiples criterios. Y hay respuestas para todos los gustos.”

Y los enólogos han respondido y lo han hecho bien por la experiencia propia de cada uno de ellos y porque precisamente a sus vinos no se puede atribuir lo escrito hasta aquí:

Luis Hurtado de Amézaga, director técnico de la bodega Marqués de Riscal, nos cuenta que “la viña vieja y la joven presentan muchas diferencias, como es obvio. El viñedo centenario, del que todavía queda bastante en Rueda, revela mayor complejidad y sus aromas recuerdan el hinojo, la pera, las hierbas de monte y las flores blancas, con un escaparate aromático que, a veces, puede resultar bastante herbáceo, en el buen sentido.  Los vinos procedentes de viñas jóvenes suelen estar dominados por los aromas propios de la fermentación: algo vegetales, cítricos y, en ocasiones, tropicales. Esto teniendo en cuenta que, en ambos casos, se suelen utilizar levaduras seleccionadas muy neutras para respetar al máximo el carácter varietal dela Verdejo”. Y aclara que “cuando se utiliza otro tipo de levaduras (para potenciar los aromas), aparecen notas mucho más intensas que recuerdan la fruta tropical (maracuyá, mango), los cítricos (pomelo), el plátano o la piña en almíbar, etc. Se pierde el carácter varietal y el aroma recuerda más a la uva blanca Sauvignon Blanc, la foránea, que a la Verdejo”.

 “María Sevilla, de Bodegas Nieva, describe la identidad dela Verdejocomo la de una uva “con aromas de hinojo, de hierba recién cortada, algunos acentos de fruta tropical y, en el caso de nuestro privilegiado viñedo ubicado en Segovia, también podemos hallar notas minerales (pizarra o canto rodado)”.

“Martina Prieto Pariente, de la bodega José Pariente, nos explica otra versión: “Un verdejo tiene que ser, ante todo, afrutado, preferiblemente fiel a la gama de las frutas blancas (pera, melocotón), con guiños -nunca dominantes- de fruta de la pasión y corteza de cítricos sobre un fondo balsámico”.

“Y por último, para concluir esta exposición, Ricardo Sanz, que elabora en dos bodegas -Sitios de Bodega y Terna Bodegas- y que junto a su hermano Marcos Sanz dirige un proyecto en el viñedo basado en la agricultura ecológica que busca rescatar la pureza aromática del varietal, describe la Verdejo como una uva con “recuerdos de flores silvestres en las pedanías de los montes bajos, también de especias (tomillo, lavanda e hinojo), sensaciones verdes -en el buen sentido- y herbáceas (laurel y ortiga). A veces, en los viñedos viejos sobre suelo cascajoso aparecen notas balsámicas, de menta o té verde, con un fondo mineral que potencia el frescor del perfume en la copa. En cuanto a su fisonomía afrutada, prevalecen los recuerdos de fruta de pulpa blanca”, recalca.”

Después de todo lo cual, bueno será que quienes gusten de tomar a diario o esporádicamente; en el restaurante, el bar o en la cafetería; sus tragos de vino de Rueda, que examine lo que bebe y tome la distancia precisa para saber si lo consume por gusto, por simpe constumbre, o por la “cuadrilla” lo pide al llegar a la barra del bar. Los precios que se cobran no son para para “perdonar la vida” a vinos sin interés.

Read Full Post »

El Verdejo 2010 es la nueva añada de blanco, D.O. Rueda, elaborado con las más modernas tecnologías de Bodegas PROTOS en La Seca a partir de uva Verdejo seleccionada. Es importante destacar que este año, siguiendo la tendencia de los precedentes, se ha aumentado la producción, llegando a vendimiar aproximadamente 850.000 kg de uva de los que obtendremos 650.000 botellas de vino de alta calidad.

Modo de elaboración

Es un vino elaborado a partir de uva 100% Verdejo de viñedos de la DO Rueda, Vendimia nocturna de viñedos de más de 10 años, con una maceración pelicular durante 4-5 horas a temperatura de 10º C. Prensado en atmósfera inerte y desfangado estático a 10º C. Fermentación controlada a 13,5 º C.

Nota de cata

De un delicado color amarillo pajizo con matices verdosos, el Verdejo 2010 de PROTOS se caracteriza por ser un vino muy limpio y brillante. En nariz presenta un aroma intenso, fresco y muy potente, con notas tropicales y cítricas sobre un sutil fondo herbáceo de hinojo y de hierba fresca. En boca es un vino fresco, envolvente y muy sabroso, que conserva una acidez natural moderada que le da viveza. Es un vino redondo y con cuerpo, muy bien estructurado. Final de boca ligeramente amargo característico de la variedad Verdejo, que provoca que sea un vino con larga persistencia.

Read Full Post »